Jamás perderemos nuestro valor

Muchas veces, en nuestras vidas, somos aplastados, nos caemos, nos pisotean y sentimos que no tenemos importancia.
Pero, no importa, jamás perderemos nuestro valor, sucios o limpios, aplastados o enteros, gordos o flacos, altos o bajos, ¡nada de eso importa!…
¡Nada de eso altera la importancia que tenemos!…
El precio de nuestras personas, no es por lo que aparentamos ser, ¡sí por lo que hacemos y somos!.