Controlar el temperamento

De tener capacidad para dirimir, pacífica y razonablemente, cualquier problema o situación, por irritantes que sean las provocaciones que haya que tolerar.
Quien sea incapaz de dominar sus propios impulsos y expresiones, no puede actuar como director de una empresa. El verdadero ejecutivo abdica el derecho a la ira.