La vida con Dios

La vida con Dios es vida de Fe.

Y “La Fe” no es sentir sino saber.

No es emoción sino convicción.

No es evidencia sino certeza.