Libera tus resultados

El gran enemigo de la felicidad es la preocupación, que viene de centrarse en los acontecimientos que están fuera de tu control. Una vez que hayas tomado las medidas adecuadas, no hay nada más que puedas hacer. Concéntrate en el trabajo a tu alcance, en lugar de una fantasear lo que podría suceder.

Apaga la televisión

Muchas familias dejan sus televisores encendidos como “ruido de fondo”, mientras que están haciendo otras cosas.
El objetivo de la TV es hacerte insatisfecho con tu vida de manera que compres más cosas.
¿Por qué exponerte a estar siendo convencido subliminalmente de ser un consumidor sin sentido?
Mejor escucha música o el silencio.