Ayudar a los vecinos

Aquellos que escogen estar en paz, deben buscar que sus vecinos estén en paz. Aquellos que quieren vivir bien, tienen que ayudar a los otros para que vivan bien.

Aquellos que quieren ser felices, tienen que ayudar a los otros a encontrar la felicidad, pues el bienestar de cada uno está ligado al bienestar de todos. Todos somos importantes unos para otros y para vivir bien, dependemos unos de los otros.

Espero que también consigas ayudar a tus vecinos a cultivar las mejores semillas, los mejores maíces y las mejores amistades.

Las mejores semillas

Un empresario agricultor participaba todos los años en la feria de agricultura de su cuidad. Siempre ganaba el trofeo: MAÍZ DEL AÑO. Su maíz era cada vez mejor.

En una ocasión, un reportero abordó al agricultor y quedó muy intrigado con la revelación del agricultor, de cómo acostumbraba cultivar su calificado y valioso producto.

El reportero descubrió que el agricultor compartía buena parte de las mejores semillas de su plantación de maíz con sus vecinos.

-¿Cómo puede usted compartir sus mejores semillas con sus vecinos, cuando ellos están compitiendo directamente con usted?

El agricultor respondió:

- ¿Usted no sabe? ¡Es simple!

Si mis vecinos cultivaran maíz inferior al mío, la polinización degradaría continuamente la calidad de mi maíz.

Si yo quiero cultivar maíz bueno, tengo que ayudarlos a cultivar el mejor maíz, cediendo a ellos las mejores semillas.

MORALEJAS:

Aquellos que escogen estar en paz, deben buscar que sus vecinos estén en paz.

Aquellos que quieren vivir bien, tienen que ayudar a los otros para que vivan bien.

Aquellos que quieren ser felices, tienen que ayudar a los otros a encontrar la felicidad, pues el bienestar de cada uno está ligado al bienestar de todos.

Todos somos importantes unos para otros y para vivir bien, dependemos unos de los otros.

Espero que también consigas ayudar a tus vecinos a cultivar las mejores semillas, los mejores maíces y las mejores amistades.

Detenernos unos segundos

Si no nos detenemos unos segundos a escuchar a uno de los mejores músicos del mundo cuando está tocando una de las más bellas partituras, ¿cuántas otras cosas extraordinarias nos estaremos perdiendo diariamente al no saber apreciarlas?

Se te olvidó vivir

Urgente, es que no se te vaya la vida en un solo, y que cuando mires atrás, seas ya un anciano que no puede echar tiempo atrás, que todo lo hizo urgente… que fue un gran empresario, un gran artista, un gran profesional, que llenó su agenda de urgencias, citas, proyectos, pero dentro de todo, lo más importante, se te olvidó VIVIR.

Feliz y lleno de vida

Urgente, es que le digas a las personas que quieres, hoy, no mañana, ¡cuánto los quieres!
Urgente es que te sepas hijo de Dios, y te des cuenta que él, te ama, y quiere verte sonreír feliz y lleno de vida.