Aprendí


De una forma positiva, aprendí que no importa lo que suceda, o  lo ruín que parezca el día de hoy, la vida continúa, y el mañana será mejor.

Aprendí que se puede conocer bien a una persona, por la  forma en que reacciona ante tres cosas:

Un día lluvioso, un equipaje perdido y las luces de un árbol de Navidad.

Aprendí que, no importa el tipo de relación que tengas con tus padres, sentirás su falta cuando ellos no estén.

Aprendí que la vida, a veces, nos da una segunda oportunidad.

Aprendí que si buscas la felicidad, te ilusionas; pero, si centras la atención en la  familia, en los amigos, en las necesidades de los demás, en el trabajo y en  intentar hacer lo mejor, la felicidad te encontrará.

Aprendí que siempre que decido algo con el corazón abierto, generalmente acierto.

Aprendí que cuando siento dolor, no necesito  ser un dolor para los demás.

Aprendí que diariamente necesito tocar a alguien.

A las personas les gusta un toque humano, sentir una mano amiga, recibir un abrazo afectuoso, o simplemente una palmada amistosa en la espalda.

Aprendí que aún tengo mucho que aprender.

Las personas se olvidarán de lo que dijiste…

Olvidarán lo que hiciste….

Pero  nunca olvidarán cómo las trataste.