Una persona buena


Lo que un ser humano debe ser y hacer para sentirse bien consigo mismo, con su familia, con sus más cercanos, así como con la sociedad.
La palabra bueno viene del latín bonus.
El adjetivo bueno hace referencia a aquello que tiene bondad y, por lo tanto, es útil, agradable, gustoso, divertido y apetecible.

Una persona buena es aquella que es:
positiva
saludable

se cuida a si misma
busca hacer el bien
es responsable
cumple su palabra
comparte con los que lo rodean y más alla
sabe escuchar
tiene apertura en sus pensamientos
tiene tolerancia y paciencia
sabe tomar decisiones
enseña
tiene iniciativa
pone el ejemplo
disfruta la vida
se cuestiona lo que sucede
absorbe lo bueno y lo aplica
tiene capacidad de aprender
evade el conflicto
propone soluciones
es pacífica y tiene paz
es equilibrada en su vida
respeta al prójimo
respeta y goza de la naturaleza
se relaciona con cortesía y amabilidad
tiene ambición y energia
sabe mantener la amistad
sabe amar
sabe dialogar y comunicarse
no tiene adicciones o malos vicios
sabe pedir perdon
perdona
no es rencorsa
quiere hacer equipo
sabe ser líder
cuida lo que tiene
es cariñosa
tiene capacidad de asombro
es capaz de adaptarse a los cambios
le gustan los niños y ancianos
le da su lugar a cada persona
sabe reconocer sus errores
cree en Dios y confía en El.

Padres


Padres:
Lo que tu hijo piense de si mismo le abrirá mas puertas que su boleta de calificaciones.
Ayudalo a cultivar una autoestima sana.
Reconoce sus esfuerzos.
Valida sus emociones.
Las emociones tienen poder.
El perdón, la gratitud y el amor transforman la vida.
Enséñale a perdonar rápido.
A dar las gracias todos los días.
Hazle saber que tu amor no tiene condiciones.
Ayudalo a encontrar su propia voz.
Lo que tiene para decir importa.
Cuando hable, escúchalo.
Cuando no hable, preguntale.
Dile “no” menos veces.
Evita criticarlo.
Que sepa que está bien equivocarse.
Cuéntale sobre tus propios errores.
Que tu hijo ame estar en casa.
Que sienta que alli juega con la ventaja de ser local.
Que sienta que pertenece, que nadie lo juzga.
Que su cuarto sea especial.
Deja de gastar tanto dinero en juguetes, pronto dejarán de importarle.
Cuelga fotos donde se vea haciendo algo bien y fotos donde se sienta querido.
Deja de enfocarte en sus limitaciones.
Mira todo lo que hacen bien.
Hazle saber que estás orgulloso.
Pídele consejos.
Dale la oportunidad de que se convierta en una autoridad en algo.
Ayúdalo a descubrir sus pasiones.
No lo sobreprotejas.
Eso lo hará sentir débil.
Su carácter se forjará aprendiendo a atravesar adversidades.
Mantente cerca pero no encima.
No hagas por ellos nada que puedan hacer por si mismos.
No les hagas la tarea, no pidas perdón por ellos.
No tomes sus decisiones.
Enséñale a relajarse.
A respirar pensando en un recuerdo agradable.
Muestrale que el dinero puede hacerlo feliz cuando lo pone al servicio de otros.
Que sienta la satisfacción de ayudar a los demás.
Date permiso para no ser el padre perfecto.
Confía en tus instintos y tomate el tiempo para aprender.
Te ha sido dada la tarea mas importante del mundo:
Prepárate de la mejor manera que puedas.
Lee libros.
Realiza cursos.
Aprende de otros.
No encares la crianza solo.
Fuimos diseñados para vivir en comunidad.
Uno de los mejores regalos que puedes darle a tu hijo es que se crie con muchas personas a su alrededor.
Abre las puertas de tu casa.
Invita a tus amigos mas seguido.
Que tu hijo pase tiempo con personas diferentes.
Que pase tiempo con la familia.
Date tiempo para ti.
Lo mejor que puedes hacer por tus hijos es trabajar sobre ti mismo:
Cuando estes más feliz y menos estresado, mejor padre serás.
Apaga el celular.
Te estas distrayendo del regalo mas grande que te dio la vida.
Recuerda que tu hijo no es tu prolongacion.
Deja de compararlo contigo o con otros.
Nunca hubo ni habrá un niño igual.
Y por sobretodas las cosas: Disfrútalo.
 Aunque te desafíe.
Aunque ponga tu paciencia a prueba mil veces.
Antes de que lo imagines crecerá y seguirá su propio camino.
Muéstrale el amor a Dios.

Carpintería


Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña asamblea. 
Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias. 
El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar. 
¿La causa? 
¡Hacía demasiado ruido! 
Y, además, se pasaba el tiempo golpeando.
 
El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo; 
dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.
 
Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. 
Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.
 
Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro, 
que siempre se excedía midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.
 
En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo. 
Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo. 
Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un precioso mueble.
 
Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación. 
Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo: 
“Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. 
Eso es lo que nos hace valiosos. 
Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos”.
 
La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, 
la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto.
 
Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad. 
Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.
 
Ocurre lo mismo con los seres humanos. 
Observen y lo comprobarán. 
Cuando en un grupo se buscan a menudo defectos en los demás, la situación se vuelve tensa y negativa. 
En cambio, al tratar con sinceridad de percibir los puntos fuertes de los demás, es cuando florecen los mejores logros humanos.
 
Es fácil encontrar defectos, cualquiera puede hacerlo, pero encontrar cualidades, 
eso es para espíritus superiores que son capaces de inspirar los éxitos humanos.

Ser feliz


Ser feliz, es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta.
Es besar a los hijos, mimar a los padres, tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran.
Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple, que vive dentro de cada uno de nosotros.
Es tener madurez para decir ‘me equivoqué’.
Es tener la osadía para decir ‘perdóname’.
Es tener sensibilidad para expresar ‘te necesito’.
Es tener capacidad de decir ‘te amo’.
Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz…
Que en tus primaveras seas amante de la alegría.
Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría.
Y que cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo.
Pues así serás más apasionado por la vida.
Y descubrirás que ser feliz no es tener una vida perfecta.
Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia.
Usar las pérdidas para refinar la paciencia.
Usar las fallas para esculpir la serenidad.
Usar el dolor para lapidar el placer.
Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.

Recomendaciones de la Biblia


Del Evangelio de Mateo:
  1. Ayunar es bueno.
  2. Cuidado con las tentaciones y los placeres.
  3. Solo adora a Dios.
  4. Arrepientete de tus pecados.
  5. Busca convertir a los demas hacia el bien.
  6. Todos los que sufren y padecen si se acercan a Dios seran aliviados.
  7. Es bueno ser manso, misericordioso, limpio de corazon, pacifico, sincero, honesto y congruente.
  8. No mates.
  9. No te enojes con los demas.
  10. No agredas, ni ofendas.
  11. Reconciliate con los demas.
  12. Paga todas tus deudas.
  13. No engañes.
  14. No repudies.
  15. Haz las paces con tus adversarios.
  16. No codicies.
  17. Si te agreden, no respondas agrediendo.
  18. No te pelees.
  19. Al que te pida dale.
  20. Ama a tus amigos y enemigos.
  21. No presumas.
  22. Haz las cosas con convicción, no para aparentar, ni para que otros te vean.
  23. Da limosna.
  24. Ora.
  25. No ores repitiendo sin sentido.
  26. Perdona a tus deudores.
  27. No te dejes llevar por las riquezas materiales, ama mas a Dios que a ellas.
  28. No te preocupes, Dios te ayudara a encontrar lo que buscas.
  29. Confia en Dios.
  30. No juzgues.
  31. Corrige primero tus defectos antes de ver los de los demas.
  32. Pide, busca, llama y ve detras de lo que necesites.
  33. Lo que quieras que los demas hagan por ti, hazlo por ellos.
  34. No te vayas solo por lo facil, ve por donde debes ir, aunque sea el camino dificil.
  35. Cuidado con los falsos profetas, no todos dicen la verdad, ni te guiaran bien, tu busca la verdad.
  36. Viendo las obras de los demas podrás saber como son.
  37. Se prudente.
  38. Ayuda a quien te pida ayuda.
  39. No temas, Dios esta siempre contigo.
  40. Cree, ten fe, hay milagros.
  41. No discrimines a nadie.
  42. Se sencillo.
  43. Honra a tu padre y a tu madre.
  44. Lo que sale de tu boca te puede contaminar mas.
  45. Ten fe en lo que quieres.
  46. Nunca menosprecies a los pequeños.
  47. Si te agrede u ofende alguien, habla con el.
  48. Juntate con otros para pedir.
  49. Perdona siempre.
  50. Ten misericordia de los demas.
  51. No cometas adulterio.
  52. No hurtes.
  53. No des falsos testimonios.
  54. Ama al prójimo como a ti mismo.
  55. No seas envidioso.
  56. Sirve a los demas.
  57. Pide en oración, creyendo y lo recibirás.
  58. Arrepientete y corrige tu camino.
  59. Ama a Dios con todo tu corazon, tu alma y tu mente.
  60. Usa los talentos que Dios te dio.
  61. Dale de comer al hambriento.
  62. Dale de beber al sediento.
  63. Visita al enfermo y a quien esta en la cárcel.

Agradece por todo


Mira cabron, pa´que dejes de andar jodido y jodiendo,  te voy a dar unos cuantos consejos  pa’que vivas bien, y no nomás sobrevivas ¡Mírame a mí!, que me sigo riendo:

Agradece por todo, no te quejes, dale gracias a Dios que estás, que sigues, que vives…mientras  a otra bola de pendejos,  ¡ya se las cargó la chingada!

Cuando puedas comer, come.
Cuando puedas dormir, duerme.
Cuando puedas disfrutar, disfruta.
Cuando puedas trabajar, trabaja.
Y si aún puedes, échate unos pinches tragos, juega dominó, haz el amor y chifla en la regadera.

Da gracias a Dios porque tienes salud.
No te la pases quejando.
No mijito, altas y bajas siempre han habido y siempre habrán.

Si en la noche no puedes dormir, y estás vuelta y vuelta en la pinche cama, ¡Pos’ párate! y ponte a hacer algo, arregla un cajón, escribe una carta, ponte a leer, a orar, si te quedas acostado, con los ojos pelones vas pensar ¡puras pendejadas! y lo peor es que después las haces.

Los problemas grandotes, que son del mundo y que salen en la tele, ésos mijo… mándalos a la chingada, no los vas a arreglar tú.

​N​i les entiendes, no te hagas pendejo.
Deja que los que pueden, los arreglen.

Pero tú arregla los que sí están en tus manos.
Si te dan, agarra todo.

Aprovéchalo, así sea un chingadazo, un beso o una pendejadita,  porque no sabes de qué forma te llegan; así que tú ¡Agarra y no te apendejes!

¡Ah!, pero eso si: ¡No agarres lo que no es tuyo! cada quien tiene lo suyo, lo que se gana y lo que se merece.

Lo que hagas, ¡hazlo con ganas!, y hazlo bien o no lo hagas.
Y olvídate de las envidias, tú a lo tuyo, porque nunca sabes cuando vas a valer madre.

Cuídate de los cabrones y aléjate de los pendejos… fíjate bien como son, porque hay un chingo, conócelos bien, pa’ que nunca seas como ellos.

Ayuda y escucha a tus amigos, no hables mal de nadie.

Sé orgulloso, pero no arrogante ni prepotente.
Sé humilde, pero no agachado.
Sé valiente, pero no imprudente.

Cuando ganes, sonríe, cuando pierdas, no armes un pedo, y si te da la gana… llora.
Se vale, pa’ que se te quite la impotencia.
Pero luego luego, afánate en otra cosa.

Nunca te preocupes por lo que no tienes, por lo que no puedes comprar, cuanto cabrón, que tiene todo, caen en el bote o en el hospital, son bien espantados e inseguros, tú tienes algo más valioso que es tu gente y tu salud…

Esos otros, tendrán todo pero ¡No tienen madre!

Manda a la chingada a la muerte, que sea ella la que se preocupe por no poder llevarte, y no tú porque ya te va a  llevar.

Mijo: Si la vida te da limones… pide tequila y sal…
¡No te pongas a hacer limonada! No seas pendejo..
Vive​.

Felipe Cubillos


Esto lo escribió Felipe Cubillos (1962-2011), empresario y millonario Chileno quién después de forjar una gran fortuna, se dedicó a la filantropía y después del terremoto montó una empresa para la reconstrucción de Chile. Falleció en accidente aéreo en la isla “Juan Fernández”.

1. Acerca de DIOS y el CIELO: creo que si actuamos haciendo el bien, podremos estar en la lista de espera si el Cielo existe; y si no existe, habremos tenido nuestro propio Cielo en ésta Tierra. A Dios no lo encontré sólo en el mar del sur, en las nubes, en las tormentas, en las olas, ni en la meta, ni en las partidas; estuvo siempre conmigo, dentro, muy dentro de mi.

2. Acerca de los HIJOS: definitivamente no son tuyos, son personas independientes, sólo quiérelos y ámalos, trata de educarlos con el ejemplo y enseñandolos a hacer lo correcto, si puedes, transmíteles que busquen sus propios sueños, no los tuyos. Y no esperes que te agradezcan todo lo que haces por ellos; ese agradecimiento vendrá muchos años después, quizás cuando tu ya te hayas convertido en abuelo, será entonces que sabrán lo que significa ser Padre o Madre. Pero si te llegan a decir que están orgullosos de ser tu hijo, date por recompensado con creces. Y si alguno de ellos debe partir antes que tú, que al menos te quede el consuelo de haberle dicho muchas veces cuánto lo amabas.

3. Acerca de tus PADRES: no dejes nunca de agradecerles el hecho de que te hayan traído a este mundo maravilloso y que te hayan dado tan sólo la posibilidad de vivir, sólo eso, vivir..!!!

4. Acerca del MAR, el VIENTO y la NATURALEZA: admírala, protégela y cuídala, es única y no tenemos otra. Y al mar y al viento, nunca trates de vencerlos, y menos desafiarlos, llevan todas las de ganar. Si quieres ser un navegante, acostúmbrate a vivir en crisis permanente.

5. Acerca del AMOR: da las gracias al universo si te despiertan cada mañana con un beso y una sonrisa, no pidas nada más. Y haz como las abejas y las mariposas, ellas no buscan la flor más linda del jardín, sino aquella que tiene el mayor contenido.

6. Acerca de la RIQUEZA: realmente no es necesaria; una vez que hayas financiado un flujo de caja para mantener a tu familia, trata de comprar más tiempo que dinero, más libertad que esclavitud. El tiempo vale mas que cualquier riqueza.

7. Acerca de la ANGUSTIA y la AMARGURA: cuando creas que algo no es posible, que los problemas te agobian, que ya no puedes, date un tiempo para ver las estrellas y espera despierto el amanecer, ahí descubrirás que siempre sale el sol, siempre..!!!

8. Acerca del TRIUNFO: si quieres triunfar debes estar dispuesto a fracasar mil veces y dispuesto a perder todo lo que has conseguido. Y no temas perderlo todo, pues si te lo has ganado bien, de seguro lo recuperarás y con creces.

9. Acerca del PRESENTE: vívelo intensamente, es el único instante que realmente importa; los que viven aferrados al pasado ya murieron; y los que viven soñando con el futuro, aún no han nacido. La vida es una sola, vívela…!!!

10. Acerca del ÉXITO y el FRACASO: reconócelos como dos impostores, pero aprende sobretodo de los fracasos, los propios y los de los demás, allí hay demasiado conocimiento que generalmente no usamos ni aprendemos.

11. Acerca de los AMIGOS: elige los que están contigo cuando estés derrotado y en el suelo; porque cuando estés en la gloria, te van a sobrar.“`

Finalmente te digo que no te aferres a lo material, aférrate a los sentimientos y los conocimientos, que te hagan elevar tu espíritu y crecer…

Un profesor


Profesor reprueba a la totalidad de la clase
 
En una universidad, un profesor de economía reprobó a toda la clase. 
 
Esa clase en particular, había insistido en que el socialismo realmente funcionaba: con un gobierno asistencial intermediando la riqueza, nadie sería pobre pero nadie sería rico, todo sería igual y justo.
 
Entonces, el profesor les dijo: 
 
Vamos a hacer un experimento socialista en esta clase. 
En vez de dinero, usaremos sus notas, las que obtengan de las pruebas. 
Todas las notas seran concedidas con base de la media de la clase. 
Todos recibirán las mismas notas, lo que en teoría, significa que nadie será reprobado, así como también que nadie recibirá un 10. 
 
Tras la primera prueba, el profesor calculó la media y  todos recibieron un 7.
 
Así, quien estudió con dedicación quedó indignado, pero los alumnos que no se esforzaron, quedaron muy felices con el resultado. 
 
Tras la aplicación de la segunda prueba, los estudiantes flojos estudiaron mucho menos -ellos esperaban sacar notas buenas de cualquier forma; y los que al inicio habían estudiado mucho, decidieron que ellos también aprovecharían el tratamiento propuesto para sus notas. Como resultado, la media de la segunda prueba fue de 4.
 
Por supuesto, a nadie le gustó…
 
Después de la tercera prueba, la media general fue de 1.
 
Si bien, las notas no volvieron a niveles más altos, los desacuerdos entre los estudiantes y la búsqueda de culpables, se llenaron de malas palabras, que pasaron a ser parte de la atmósfera de la sala de aquella clase. La búsqueda de “justicia” entre los estudiantes, había sido la causa principal de las quejas, mientras que el odio y el sentido de injusticia se convirtieron en parte común de ese grupo. 
 
Al final de todo, nadie quería estudiar más para beneficiar al resto de los estudiantes del curso….
 
Por tanto, todos los alumnos repetirían aquella materia…
 
Para su gran sorpresa, el profesor explicó: 
 
El experimento socialista fracasó, porque cuando la recompensa es grande, el esfuerzo por el éxito individual es grande; pero, cuando el gobierno quita todas las recompensas, tomando los logros de otros para darlos a los que no batallaron por ellas, entonces nadie más va querer hacer su mejor esfuerzo.  Tan simple, como por ejemplo Cuba, Corea del Norte y Venezuela…
 
1. No se puede llevar al más pobre a la prosperidad, quitando la prosperidad del más rico. 
 
2. Para cada uno que recibe sin haber tenido que trabajar, hay una persona trabajando sin recibir. 
 
3. El gobierno no consigue dar nada a nadie, sin que para ello tenga que quitar algo a otra persona. 
 
4. Al contrario de lo que predica el socialismo, es imposible multiplicar la riqueza intentando dividirla. 
 
5. Cuando la mitad de la población entiende la idea de que no necesita trabajar, la otra mitad entiende que no vale la pena trabajar para sustentar a la primera mitad. 
A partir de esta simple explicación, ya sabemos que el socialismo ni es bueno, ni funciona. Quienes opinan lo contrario, lo hacen por ignorancia, y cambiaran su opinión, cuando el dinero de los demás se acabe…

Hermoso texto de Pierre Teilhard de Chardin


1 de mayo, 1881 – 10 de abril de1955
Sacerdote Jesuita, teólogo, filósofo y paleontólogo francés que intentó construir una visión integrada de la ciencia y la teología:
* La religión no es sólo una, hay cientos.
* La espiritualidad es una.
* La religión es para los que duermen.
* La espiritualidad es para los que están despiertos.
* La religión es para aquellos que necesitan que alguien les diga qué hacer y quieren ser guiados.
* La espiritualidad es para aquellos que prestan atención a su voz interior.
* La religión tiene un conjunto de reglas dogmáticas.
* La espiritualidad invita a razonar sobre todo, a cuestionar todo.
* La religión amenaza y asusta.
* La espiritualidad da paz interior.
* La religión habla de pecado y culpa.
* La espiritualidad dice, “aprender del error” ..
* La religión reprime todo, en algunos casos es falsa.
* La espiritualidad trasciende todo, te hace realidad!
* La religión no es Dios.
* La espiritualidad es todo y, por tanto, es Dios.
* La religión inventa.
* La espiritualidad encuentra.
* La religión no pide ninguna pregunta.
* La espiritualidad cuestiona todo.
* La religión es humana, es una organización con reglas.
* La espiritualidad es Divina, sin reglas.
* La religión es la causa de las divisiones.
* La espiritualidad es la causa de la Unión.
* La religión sigue los preceptos de un libro sagrado.
* La espiritualidad busca lo sagrado en todos los libros.
* La religión se alimenta del miedo.
* La espiritualidad se alimenta de la confianza y la fe.
* La religión está viviendo en el pensamiento.
* La espiritualidad es vivir en la conciencia ..
* La religión se ocupa de hacer.
* La espiritualidad tiene que ver con el ser.
* La religión alimenta el ego.
* La espiritualidad nos hace trascender.
* La religión nos hace renunciar al mundo.
* La espiritualidad nos hace vivir en Dios.
* La religión es el culto.
* La espiritualidad es la meditación.
* La religión vive en el pasado y en el futuro.
* La espiritualidad vive en el presente.
* La religión enclaustra nuestra memoria.
* La espiritualidad libera nuestra conciencia.
* La religión cree en la vida eterna.
* La espiritualidad nos hace conscientes de la vida eterna.
* La religión promete después de la muerte.
* La  espiritualidad es encontrar a Dios en nuestro interior durante toda la vida.
“No somos seres humanos que pasan por una experiencia espiritual …
Somos seres espirituales que pasan por una experiencia humana … “”

Diálogo de Calidad


Esfuersate para hacerte entender.
Hasta sentirte entendido.

Entiende a los demás.
Ponte en sus zapatos.
Pregunta hasta saber bien.

Enfocate en temas de relevancia.
Prioriza lo más importante.

Habla con los expertos.
Estudia lo necesarios.

Buscar cómo multiplicar el valor.
Cuida la calidad.

No te defiendas, abrete.
No sobre enfatices.
Más objetivo que emocional.
Cimentado en información.
Utilizando datos.

Descubre junto con los demas.
Bordando sobre las ideas de otros.
Sin matar ideas.
Refuerza y retroalimenta.

Asertivo y ecuánime.
En un ambiente de confianza.
Con apertura.
Claridad de intención.
Con temple.

Una empresa positiva


Una empresa positiva siempre será una empresa productiva.

Es una realidad que hablar de empresas positivas es reconocer que sus colaboradores generan grandes resultados y que sus emociones, propósitos y motivación, inciden directamente en todo aquello que obtiene la organización; es una relación recíproca entre empresa y colaborador.

De hecho, hay estudios que aseguran que los trabajadores felices son 80% más productivos. Al final, ¿quién gana con esta situación? ¡Ganamos todos!

Por esto he enumerado las características de una organización positiva y de su personal, ya que,  creo  que es importante que las tengamos en cuenta en GC1 para siempre buscar una mejora continua que nos lleve poco a poco a la excelencia.

Características de las organizaciones positivas:

  1. Buscan ganar y tener resultados
  2. Son sanas, estables y ordenadas.
  3. Son sanas, estables y ordenadas.
  4. Son resistentes y se recuperan rápido de los problemas.
  5. Operan con muy buena comunicación en todas direcciones, abierta y transparente.

Características de su personal:

  1. Trabajan con buen humor
  2. Auto-eficaces y auto-eficientes.
  3. Muy comprometidos con su tarea y la organización.
  4. Operan en confianza.
  5. Son tenaces.
  6. Rinden mucho.
  7. Tienen resultados excelentes.
  8. Mucho respeto por sus clientes externos e internos.
  9. Son muy responsables.
  10. Se ponen retos y los logran.
  11. Muy libres en su operación.
  12. Se enfocan en sus fortalezas.
  13. Hacen de lo ordinario cosas extraordinarias.
  14. Manejan bien el balance de sus vidas.
  15. Crean relaciones de largo plazo.
  16. Aprenden constantemente.
  17. Mejoran continuamente.
  18. Tienen propósito de vida.
  19. Escuchan activamente.
  20. Ven lo que otros no ven.
  21. Se cuestionan y corrigen.
  22. Son muy agradecidos.

Características de su personal


  1. Trabajan con buen humor.
  2. Auto-eficaces y auto-eficientes.
  3. Muy comprometidos con su tarea y la organización.
  4. Operan en confianza.
  5. Son tenaces.
  6. Rinden mucho.
  7. Tienen resultados excelentes.
  8. Mucho respeto por sus clientes externos e internos.
  9. Son muy responsables.
  10. Se ponen retos y los logran.
  11. Muy libres en su operación.
  12. Se enfocan en sus fortalezas.
  13. Hacen de lo ordinario cosas extraordinarias.
  14. Manejan bien el balance de sus vidas.
  15. Crean relaciones de largo plazo.
  16. Aprenden constantemente.
  17. Mejoran continuamente.
  18. Tienen propósito de vida.
  19. Escuchan activamente.
  20. Ven lo que otros no ven.
  21. Se cuestionan y corrigen.
  22. Son muy agradecidos.

El ​E​jecutivo al M​inuto


Libro: El ​E​jecutivo al M​inuto.

Autor: Ken Blanchard y Spencer Johnson.
Género: Liderazgo.

“Las personas que se sienten satisfechas de sí mismas obtienen buenos resultados”.
Breve historia que nos muestra de forma amena algunas enseñanzas para aplicar en nuestro trabajo. Nos ilustra la manera de cómo el ejecutivo debe lograr alcanzar el principal objetivo de la ​empresa: la eficiencia por medio de la colaboración de su equipo.

El ejecutivo al minuto nos comparte sus tres secretos para lograr dicho objetivo:

1.- La ​P​revisión de Objetivos
En muchas organizaciones se produce una confusión entre lo que se hace y lo que se debería hacer.

Para ello podemos aplicar lo siguiente:
– Haz una lista con los objetivos en una hoja y que no tome más de 1 minuto.
– Conoce bien los medios adecuados para llevar a cabo la tarea.
– Cerciórate que la puesta en práctica de la tarea concuerde con el objetivo.

2.- Elogios
Por lo general no elogiamos a nuestros Colaboradores por el trabajo bien hecho, ya que pensamos que esto es parte de su trabajo.

Lo que debemos aplicar para ayudar a la gente a alcanzar su máxima eficacia, es lo siguiente:
Sorprende al empleado cuando esté trabajando ​bien​ y no sólo lo sorprendas cuando haga algo mal.
– Tómate sólo 1 minuto para elogiar el trabajo bien hecho.
Recuerda que cuanto más constantes son los éxitos de un equipo, mayor es su desarrollo y el de su líder.
Cuando uno lleva un tiempo sorprendiéndose a sí mismo mientras realiza un buen trabajo, empieza a sentir un cierto modo de autoelogio.

3.- Las reprimendas
La reprimenda debe basarse en el respeto que existe entre el Colaborador y el Jefe, por lo que es importante enfocarse solamente en el comportamiento inapropiado y no en la persona.
Concéntrate en sólo criticar el aspecto del comportamiento que te interesa corregir, siempre respetando a la persona.

La reprimenda debe tomar sólo un minuto.
Recuerda que no sólo somos nuestra conducta, somos, además la persona que dirige esa conducta.
 “El mejor minuto del día es el que invierto en mi equipo”

15 “enfermedades” del liderazgo (Según el Papa)


El papa Francisco se ha dado a conocer como una figura moderna que busca acercarse a los hombres y mujeres modernos haciendo reformas importantes.

Hace un par de años, el Papa se dirigió a la Curia Romana – los cardenales y demás oficiales que están a cargo del gobierno de la Iglesia Católica – para darles un mensaje fuerte sobre el liderazgo. En su discurso, el sumo pontífice dijo que las personas en puestos de gran responsabilidad son responsables a “enfermedades” como la arrogancia, la miopía y la intolerancia, y que cuando estos padecimientos no se atienden, pueden debilitar a toda una organización.

Gary Hammel de Harvard Business Review hizo una traducción de
este discurso del papa a un lenguaje emprendedor para comprender
las debilidades a las que se exponen los líderes modernos.

  1. La enfermedad de creer que somos inmortales: muchos líderes
    modernos llegan a creer que son infalibles e indispensables por lo
    que dejan de hacerse los “chequeos” necesarios para saber cómo
    va su salud. Algunos líderes pueden sucumbir a la patología del
    narcisismo y al complejo de superioridad, lo que hace que se
    sientan con más derechos que el resto de las personas de su
    organización. El antídoto para esta plaga es la humildad, el saber
    decir “soy un sirviente más que solo cumple con su deber”.
  2. La enfermedad de estar siempre ocupados: se trata de aquellos
    líderes que se sumergen en el trabajo y se olvidan de descansar, ya
    que esto ayuda a la generación de estrés y agitación. El tiempo de
    descanso para las personas que han cumplido con su labor, no solo
    es necesario, debe ser tomado en serio.
  3. La enfermedad de la “petrificación emocional”: se encuentra en
    aquellos líderes que tienen un “corazón de piedra” porque a través
    del tiempo se han hundido en papeleo. Son aquellos que pierden la
    sensibilidad humana al dedicarse solo a cumplir con metas duras.
    Es importante llorar con quienes lloran y reír con quienes ríen.
  4. La enfermedad del exceso de planeación: se trata de un mal que
    aqueja a los líderes que creen que para que las cosas funcionen
    deben estar perfectamente planeadas. Según el Papa Francisco, las
    cosas deben planearse bien sin caer en el riesgo de perder la
    espontaneidad.
  5. La enfermedad de la coordinación pobre: se da cuando los
    miembros de una comunidad empiezan a creer que no necesitan de
    los demás. Cuando el pie dice al brazo: “Yo no te necesito “, o la
    mano dice a la cabeza: “Yo estoy a cargo”, se crean incomodidad y
    estrechez de miras.
  6. La enfermedad del “Alzheimer” del liderazgo: consiste en olvidar
    a las personas que nos han ayudado, dado mentoría y soporte en
    nuestros propios caminos debido a que se quedan atrapados en las
    obsesiones del presente.
  7. La enfermedad de la rivalidad y la vanagloria: se presenta
    cuando las apariencias, títulos y beneficios son el objetivo primario
    de nuestro trabajo como líderes. Es “no hacer cosas
    desinteresadas” y dejar de pensar en el bienestar de los demás.
  8. La enfermedad de la “esquizofrenia emocional”: es la condición
    que aqueja a las personas que se encierran en los trámites
    burocráticos y pierden contacto con la realidad de las personas a
    las que está dirigiendo.
  9. La enfermedad del chisme: este padecimiento surge primero con
    charlas pequeñas sobre un colega que después pueden
    degenerarse en el asesinato del buen nombre de una persona. Es
    una enfermedad de las personas débiles que carecen de la valentía
    de hablar directamente y prefieren hacerlo a las espaldas de las
    personas.
  10. La enfermedad de idealizar a los superiores: es aquella
    enfermedad que surge en quienes buscan agradar a sus jefes
    directos solo para ganar favores. Son las personas que honran al
    oportunismo en lugar de luchar por el bien de una organización.
    Solo piensan en lo que pueden obtener y no en lo que tienen que
    dar, pues son letalmente egoístas.
  11. La enfermedad de la indiferencia: se presenta cuando los
    líderes solo piensan en ellos mismos y pierden su sinceridad. Se da
    cuando las personas no ponen sus conocimientos al servicio de
    otros, cuando los celos y el egoísmo te roban del gozo de ver a tus
    colegas y de ayudarles.
  12. La enfermedad de “la cara seria”: se trata del mal que aqueja a
    aquellos líderes que creen que siempre deben tener una cara severa
    para ser tomados en serio. El Papa Francisco indica que, al contrario
    de lo que se pretende, mostrar un pesimismo estéril
    frecuentemente es una muestra de inseguridad. Un líder debe ser
    sereno, cortés, entusiasta y alegre para transmitir buena energía a
    su paso.
  13. La enfermedad del acaparamiento: ocurre cuando el líder trata
    de llenar un vacío existencial con bienes materiales. Es un ejercicio
    estéril porque ningún tesoro puede compensar lo que hace falta en
    el interior de la persona.
  14. La enfermedad de los grupos de poder: se presenta cuando una
    organización tiene grupos dentro de sí misma que concentran el
    poder y no lo ponen al servicio de las personas. Suelen surgir como
    medios para dirigir una organización, pero terminan convirtiéndose
    en un cáncer que impide su crecimiento.
  15. La enfermedad de la extravagancia: por último, este mal surge
    cuando los líderes buscan acumular más y más poder y estar
    presentes en las conversaciones de todos – porque los hace sentir
    glamurosos e importantes – y están dispuestos a hacer lo que haga falta para obtenerlo.

El Pianista


La sala de conciertos estaba completa; es más, se observaban en la parte de atrás algunos asistentes de pie, urgiendo la presencia del artista; los boletos se habían agotado un mes antes de su presentación; uno de los mejores pianistas del mundo era el protagonista de tan grande expectación.

A la hora en punto de iniciar, apareció en el escenario. La ovación no se dejó esperar, se hizo un profundo silencio, y sin más se escucharon las primeras notas de la Polonesa de Chopin. Conforme iba avanzando en su magistral ejecución vimos la transformación del artista; la pasión iba creciendo, su rostro manifestaba una profunda concentración que se reflejaba en cada nota con una emoción que más pareciera estar tocando con el corazón que con las manos. El sudor cubrió su frente, su cabellera se fundía con el ritmo de su música. Con el violento movimiento final se cerró la magistral ejecución; los aplausos fueron desbordantes, el público de pie lanzaba gritos de júbilo y de felicitación. El artista tuvo que volver al escenario en cinco ocasiones más para recibir el tributo de sus admiradores.

Ya una vez en su camerino, los más importantes personajes de la ciudad tuvieron el privilegio de saludarlo personalmente, y entre ellos, se encontraba una distinguida dama que hizo el siguiente comentario:

– Maestro, ha tocado en forma por demás magistral, yo daría la mitad de mi vida por ejecutar un concierto como usted lo ha hecho hoy.

El artista humildemente le contestó:

– Yo, ya lo he hecho señora.

La admiradora agregó:

– Sé que se ha preparado durante muchos años, pero explíqueme, ¿de dónde le sale toda la fuerza que usted transmite?

– De la pasión que siento por lo que hago. Ella es la impulsora que me hace lograr todo en plenitud. Nunca he podido ejecutar una pieza si primero no la siento y cuando logro despertar esa musa mágica dentro de mí que es la pasión, sé que toco, porque la siento en el alma. De hecho, no creo que nada grande se pueda lograr sin ella; es la fuerza que nos ha permitido tener magistrales obras de arte, iniciar grandes proyectos, es la impulsora de la creatividad, es la fuente de energía más poderosa que radica en el corazón de todos los seres humanos.

Atrevámonos a reconocer en nosotros la pasión que tenemos dentro para realizar la mejor obra de arte en nuestra vida, siendo lo que somos, teniendo lo que tenemos y aún faltándonos lo que nos falta, por la pasión podemos brillar y hacer la diferencia en nuestro hogar, en la fuente laboral, en la sociedad.

Si reconocemos esa pasión en nuestro interior podríamos hacernos diferentes y dar lo mejor siempre y no cada vez que nos sintamos alegres solamente. Ser mejor cada día no depende de nuestro estado de ánimo, depende de lo que nos creamos capaces de alcanzar aún a pesar de nuestras limitaciones. La pasión activa el deseo, el ser mejor lo culmina nuestra decisión.