Parques Alegres


En México hay más de 100,000 parques públicos, casi 1 por cada 1,000 habitantes. Deportivos, recreativos, con juegos infantiles, áreas verdes, bosques, albercas, fuentes, grandes, chicos, etc.

Desde hace más de 40 años, los desarrolladores de vivienda, donan el 15% de la tierra de los fraccionamientos para ser usado en parques. Muchos de esos terrenos solo son un lote baldío.

Otros tienen toda la infraestructura propia para un parque, canchas deportivas, arboles, juegos infantiles, pista para caminar, bancas, baños, etc.

A veces el desarrollador entrega el parque con instalaciones, pero otras solo terreno. En cualquiera de los casos, los vecinos deben apoderarse del parque, encargarse del mantenimiento y mejoras. Los ayuntamientos no tienen suficiente capacidad, ni económica, ni de gestión para hacerse cargo de todos los 100,000 parques.

Un pequeño grupo de vecinos puede hacer maravillas en un parque, como lo han demostrados miles de ellos en todo el país.

Parques Alegres (parquesalegres.org) es un sitio en internet que recopila las experiencias exitosas de todos estos comités de parques, para ser usada por todos los demás comités del país.

Da información sobre cómo obtener ingresos de gobierno, de empresas, conseguir voluntarios, mantener áreas verdes, sembrar árboles, organizar torneos deportivos, etc. Juntate con tus vecinos, ayuda a mantener tu parque.

Un buen parque eleva el valor de todas las casas alrededor, ahuyenta a los delincuentes, es lugar de reunión de vecinos, sana diversion para niños y adolescentes.

Un parque alegre eleva la calidad de vida de toda tu colonia.

Vivir sin efectivo


Los billetes y monedas son cosa del pasado, anticuados, impracticos y riesgosos.
Ahora se puede vivir mejor con solo una tarjeta y un celular.
Se puede pagar con una tarjeta o celular en todos los comercios y negocios del mundo.
Es muy facil transferir dinero por celular de nuestra cuenta a cualquier cuenta bancaria de cualquier empresa o persona en el mundo. Incluso es facil recibir dinero en nuestra cuenta desde una tarjeta o banco.
Todas las transacciones con dinero se pueden hacer con estos dos instrumentos.
Traer billetes es arriesgarse a que nos roben, ser lastimados, heridos o asesinados en un asalto.
Hay que estar visitando el cajero automatico o el banco, con sus consabidas colas, riesgo y tiempo perdido.
Al usar una tarjeta, puedes recibir un mensaje en tu celular confirmando el monto del gasto que acabas de hacer, estaras seguro que te cargaron bien.
En tu celular puedes saber todas las transacciones que has hecho, tu saldo, etc.
Asi tendras conciencia de en que gastas y te ayudara a ahorrar.
Con tarjeta y celular puedes comprar por internet.
Puedes pedir al banco que pague la cuenta mensual de luz, agua, cablevision, celular, etc. para que no tengas que molestarte en acordarte y hacer esos pagos.
Si se te extravia tu tarjeta o celular, no hay problema nadie los puede usar sin tus contraseñas.
En caso que lleguen a cargarte, el banco te descargara todo lo que tu no hallas realizado.
Olvidate de los billetes y monedas, modernizate y vive mejor.

Abuelos


¿QUÉ ES UN ABUELO?
(Las respuestas a esta pregunta, fueron escritas por niños de 2do grado y de 8 años).

1-Los abuelos son una señora y un señor a los que le gustan mucho los niños chiquitos.

2-Un abuelo es una abuela, pero hombre.

3-Los abuelos son gente que no tienen nada que hacer; solo están ocupados cuando nosotros los vamos a visitar.

4-Los abuelos son tan viejitos que no deben correr.

5-Los abuelos son personas con las que es divertido salir de compras.

6-Cuando salimos a pasear con ellos, se detienen para enseñarnos cosas bonitas… como hojas de diferentes formas, un ciempiés de muchos colores o la casa del lobo.

7-Los abuelos no nos dicen “Apurale”.

8-Por lo general, las abuelas son unas señoras bien gordas, pero, así y todo, se agachan para amarrarnos los zapatos.

9-Son unos señores que para leer usan anteojos, siempre los pierden y cuando me he quedado a dormir con ellos usan unas ropas muy cómicas.

10-Algunos abuelos tienen papás; esos si son bien viejitos! La mamá de mi abuelita se puede quitar las encías y los dientes …a la vez.

11-Nos responden preguntas como : “¿Por qué Dios no está casado?” o “¿Por qué es que los perros persiguen a los gatos?”

12-No les importa contarnos el mismo cuento varias veces y les encanta leernos historias.

13-Todo el mundo debe tener unos abuelos. Son las únicas personas grandes que siempre están contentas de estar con nosotros.

14-Ellos saben que antes dormir podemos comer “algún dulce”, les encanta rezar con nosotros y nos besan y consienten aunque nos hayamos portado mal.

15-Mi abuela vive en el aeropuerto; cuando la necesitamos, vamos allá y la buscamos; y cuando queremos que regrese a su casa la volvemos a llevar.

16-Mis abuelos son de lo mejor; nos dejan correr, saltar en la cama y si mis papás nos quieren regañar, ellos los regañan a ellos.

17-Mis abuelos son personas mayores, muy divertidos y muy pacientes; pero me parece que mi papá quiere que sean también sus abuelos porque los abraza mucho. Voy a decirle que se consiga los suyos.

Comparte sabiduría


¿Qué mejor que pedir sabiduría a las personas con más experiencia de vida?
Hemos entrevistado a adultos mayores en todo el mundo con 3,500 años de experiencia en total.

Les hicimos la pregunta:

“Si le pudieras decir una cosa a los jóvenes ¿qué sería?”

Sigue tus sueños y probablemente los alcanzarás.

Haz lo que quieras, lo que piensan los demás no debería importar.

Haz lo que tú quieras y tendrás éxito, harás un mejor trabajo que si te obligas a hacer otra cosa.

Deberías ser honesto en tu vida y en tu trabajo, no hagas dinero culpable.

Deben ser verdaderos, creo que esa es la palabra.

Tienes que ser tú mismo y ser honesto.

Sin carácter, no tendrás éxito.

No uses drogas.

La vida es más corta de lo que crees y mientras más envejeces más rápido avanza.

Soy viejo, sé de lo que estoy hablando.

Eres único, nunca ha habido alguien cómo tú antes y nunca lo habrá.

No importa lo que piensen los demás, conviértete en esa originalidad.

Si algunos días llueve, no te preocupes, algunos días el sol brilla, no te preocupes, sea lo que sea, va a cambiar, así que disfrútalo.

Si eres positivo y te alejas de las personas aburridas entonces la vida será genial.

Diría que debes disfrutar de ti mismo, disfruta de ti mismo, eso es lo que todos debemos hacer.

Espero que seas una persona que se preocupa por lo demás en vez de ser alguien que solo toma beneficios.

¿Qué te dice tu instinto?

Vayan más despacio

Si, hay más en la vida que solo tomar velocidad, vayan más lento.

Le dije a mi hijo cuando creció, que todos somos daltónicos, todos somos iguales, somos humanos, sin importar el color de la piel.

Busca la paz en ti mismo y en el mundo, nada más importa.

La mejor moneda, que puedes gastar libremente y con la que obtienes mucho más de lo que gastes, es el amor, gástalo.

Comparte la sabiduría.

Remordimiento de los agonizantes


Por muchos años trabaje en el área de cuidados paliativos. Mis pacientes eran aquellos enviados a casa para morir allí. Compartimos momentos increíblemente especiales.
Yo estuve con ellos las últimas semanas de sus vidas.

La gente crece un montón cuando se enfrentan con su propia mortalidad, yo aprendí a no subestimar jamás la capacidad de crecimiento de los demás. Algunos cambios eran fenomenales. Cada uno de ellos experimentaba negación, temor, enojo, remordimientos, más negación y finalmente aceptación.

Sin embargo todos los pacientes encontraban su paz antes de partir ¡todos!
Cuando les preguntaba si tenían algún remordimiento o si hubieran hecho algo de manera diferente, surgían los mismos temas una y otra vez.

Aquí están los cinco remordimientos más comunes.

  1. Desearía haber tenido el coraje de vivir una vida verdadera conmigo mismo, no la vida que otros esperaban que yo viviera.

Este era el más común de los remordimientos.
Cuando la gente comprende que su vida está terminando y miran atrás con claridad, es fácil ver cuántos sueños no han sido cumplidos.

La mayor parte de la gente no había honrado ni siquiera la mitad de sus sueños y tenía que morir sabiendo que se debía a las elecciones que ellos hicieron y a las que no tomaron. Es muy importante intentar y honrar al menos algunos de los sueños que surgen en el camino.

Desde el momento en que pierdes tu salud, ya es demasiado tarde. La salud trae una libertad que pocos comprenden hasta que ya no la tienen.

       2. Desearía no haber trabajado tanto.

Esto lo dicen todos los pacientes masculinos que cuide.
Se perdieron la juventud de sus hijos y la compañía de sus parejas.

Las mujeres también tienen este remordimiento.
Pero como la mayoría pertenecía a la generación más vieja, muchas de las pacientes no habían sido proveedoras del pan en sus hogares. Todos los hombres que cuide lamentaban haber pasado tanto de sus vidas ganándose la vida.

Si hubieran simplificado su estilo de vida y hubieran hecho elecciones conscientes en la vida, podría haber sido posible no necesitar tanto ingreso como lo creían
necesario.

Y al crear más espacio en sus vidas, hubieran sido más felices y hubieran estado más abiertos a nuevas oportunidades, que hubieran sido mejores para su nuevo
estilo de vida.

  1. Desearía haber tenido el coraje de expresar mis sentimientos

Muchas personas reprimieron sus sentimientos para mantener la paz con otros. Muchas enfermedades surgieron como resultado de su amargura y resentimiento.
Como resultado, llevaron una existencia mediocre y nunca se convirtieron en aquello que eran verdaderamente capaces de ser. No podemos controlar las reacciones de los otros.

Sin embargo, aunque la gente puede reaccionar cuando tú cambias la forma en que te comportas, si hablas honestamente, al final eso eleva la relación a
un nivel totalmente nuevo y más saludable.

Ya sea que ocurra eso o que abandones una relación insalubre de tu vida, en cualquiera de los dos casos tú ganas.

  1. Desearía haber estado más en contacto con mis amigos

A menudo ellos no habían comprendido verdaderamente todos los beneficios que proporcionan los viejos amigos hasta que están en sus últimas semanas de vida y ya
no era posible dar marcha atrás.

Muchos se habían recortado tanto en sus propias vidas que habían dejado de lado el oro de los viejos amigos. Habían muchos remordimientos muy profundos sobre no haber dado a los viejos amigos el tiempo y esfuerzo que ellos merecían. Cuando estaban muriendo todos extrañaban a sus amigos.

Es muy común en todos los que llevan un estilo de vida muy ocupado, ir dejando de lado a los amigos.
Pero cuando te enfrentas a una muerte que se te acerca, los detalles de la vida física se van desvaneciendo.

La gente desea tener sus asuntos financieros en orden si es posible.
Pero no es el dinero o el status lo que tiene verdadera importancia para ellos.
Desean tener las cosas en orden más por beneficio de los que aman.
Pero generalmente ellos están demasiado enfermos y preocupados como para poder ocuparse de estas tareas.

Al final todo se resumen en el amor y las relaciones.
Es todo lo que queda en las últimas semanas, el amor y las relaciones.

  1. Desearía haberme permitido a mi mismo ser más feliz

Esto es un remordimiento sorprendentemente común, muchos no comprenden hasta el final que la felicidad es una elección.

Ellos habían permanecido atrapados en los viejos patrones y hábitos. El así llamado “confort” había inundado sus emociones así como la psicología de sus vidas.

El miedo al cambio los hacía presumir ante los otros y ante sí mismos, de que estaban contentos. Cuando en lo profundo dentro de ellos estaba el deseo de reír con ganas y poner un poco de zoncera en sus vidas.

Cuando estás en tu lecho de muerte, lo que otros piensen de ti esta a una larga distancia de tu mente. Cuan maravilloso seria dejarse ir y sonreír nuevamente, sin pretensiones ni exigencias, ¡mucho antes de morir!

Sinergia positiva


Evita a toda costa participar como oyente o locutor de cualquier conversación o discusión en la que se difundan chismes, rumores o “noticias”, relacionadas con la delincuencia organizada (secuestros, extorsiones, levantones, asesinatos, robos, etc.). Este tipo de discusiones o foros, en nada te ayudarán a vivir mejor, por el contrario, sólo incrementarán el grado de estrés social e individual. No converses sobre estos temas en familia y menos ante la presencia de miembros más vulnerables (niños y adultos mayores).

Se responsable

Nunca transmitas por ningún medio (verbal, cadenas de internet o cualquiera otro) los rumores y chismes de historias macabras y muy tristes en donde terceras personas ajenas a tu círculo inmediato han perdido la vida o su patrimonio. No logras nada bueno al formar parte de cadenas de Internet en donde se difunden este tipo de “historias reales”, sólo contribuyes a crear un ambiente como el que ahora vivimos.

En verdad sólo estás ayudando a que las cosas para ti y los demás sean más complicadas. Debes de saber que la delincuencia organizada también comete actos de terrorismo cibernético al crear este tipo de mensajes en las redes sociales. Recuerda que el fenómeno sociológico denominado Pigmaleón, se traduce o explica en una profecía auto cumplida, es una expectativa que incita a las personas a actuar en formas que hacen que la expectativa se vuelva cierta.

Piensa y actúa negativamente y seguramente te sucederá. El pensamiento negativo al igual que el positivo, sin darnos cuenta se traducen en acciones y conductas impulsadas por el subconsciente que hacen que lo malo o lo bueno suceda.

Sé discreto

Baja tu perfil económico, demostrar o hacer creer (presumir) a los demás que tienes mucho dinero, no te traerá nada bueno, sólo llamarás la atención de aquellos que no te conviene que crean o sepan que eres rico. Es mejor vivir con tu modestia, tu riqueza, así lograrás que ésta se conserve y crezca y si en verdad no eres tan rico como pretendes hacer creer a los demás, entonces ponte a trabajar y quizá lo logres, no pierdas el tiempo presumiendo lo que no tienes, pues ya ves que la primera recomendación en estos tiempos difíciles es hacerles creer a los de más que no lo tienes.

Se amable

Ama a tu país como a tu familia, se más amable, trata a todos con más cortesía de la que acostumbras, sé generoso, mientras más gestos de este tipo tengas durante el día, más personas se contagiarán de ello, es un ejercicio exponencial que surte efectos muy positivos. El poder de una sonrisa y un gesto amable repetido por millones, genera un ambiente de mayor cordialidad y disminuye el estrés social.

Se Honesto

Una de las causas más importantes de padecer una crisis como la de hoy es la corrupción, no la relativices. Desde el acto más simple hasta el más complejo son igual de graves y sus consecuencias son serias. No compres piratería y tampoco pretendas un beneficio económico profesional dándole la vuelta a la ley, encontrar atajos legales es muy fácil, en los actos de corrupción más escandalosos es necesario que participe el gobernante y el gobernado.

La corrupción es un ejercicio de ida y vuelta, no participes en ella, de lo contrario no te quejes, así, no esperes vivir mejor. No participes de ninguna manera en la cadena económica en donde se ve involucrado el dinero mal habido, recházalo.

Se inteligente

No leas ni veas la nota roja y menos la difundas, si conoces personalmente una historia de crimen, no la comentes a menos que estés dispuesto a denunciarla; de otra manera te convertirás en cómplice por omisión. Aléjate del escándalo, ya todos conocemos muchas historias criminales, nada aportas a tus amigos, familiares y sociedad, divulgándola a menos que con ello logres un consejo útil que ayude a evitar ser una posible víctima. Estudia, edúcate, lee y aprende.

Alimenta tu espíritu.

Incrementa tu fe, piensa en Dios, no importa cómo lo concibas. El ejemplo es la mejor enseñanza. La bondad es una virtud que crece y se multiplica, sólo si la practicamos todos los días. Nuestro estado y ciudad vibra, vive y crece muy rápido. En esa dinámica estamos expuestos a que lo bueno y también lo malo se multipliquen. De nosotros depende lo que suceda. La tranquilidad deseada llegará, esta crisis pasará más rápido sólo si tú estás dispuesto a ello. Esta crisis como muchas otras que hemos vivido será superada. Depende de nosotros.

Haz lo que te corresponde

Como buen ciudadano(a) y verás cómo nos irá mejor a todos, hazlo por tu país, por tu ciudad, por tu familia.

Puntos claves


Puntos claves:

  1. Inicia por la primera impresión, tu persona, tu sitio, tu tienda, la imagen de tu negocio. Ahí puedes perder a la mayor cantidad de clientes.
  2. Se agradable, busca caer bien, con sinceridad, sin rollos, sin exageraciones.
  3. Viste conforme a tu estilo y a la ocasión.
  4. Da tu primero, la bienvenida, el saludo, las gracias, una sonrisa, un obsequio, folleto, información, etc.
  5. Se honesto, no engañes, ni mientas, ni ocultes. Di solo la verdad. Nada falso. Todo comprobable.
  6. Tu causa (lo que vendes) debe ser:
    1. Profunda: Muchas características importantes.
    2. Inteligente: Soluciona problemas de modo novedoso.
    3. Benéfica: Para el cliente tiene buenas ventajas y beneficios.
    4. Completa: Soporte, apoyo, servicios adicionales, etc.
    5. Funcional: Fácil de usar o comprar.
  7. Ten solo empleados contentos. Solo estos atraen clientes, los demás los repelen.
  8. Todos los clientes son diferentes que tu, acéptalos y disfrútalos.
  9. No sofoques con tus valores y opiniones.
  10. Descubre intereses comunes, gustos, deportes, películas, etc.
  11. Busca que todos ganen, el, tu, su empresa y la tuya.
  12. Evita decir no, solo di si. Si se puede.
  13. Se transparente y revela tus intereses e intenciones.
  14. Tu mensaje debe ser simple, breve y entendible.
  15. Deja al cliente que pruebe tu producto.
  16. Pide a los clientes que te hagan el favor de apoyar tu producto y hablar bien de el.
  17. Tus clientes le hacen mas caso a sus amigos que a ti, que a los técnicos y que a los eruditos.
  18. Entiende los porqués de los rechazos y busca las respuestas apropiadas.
  19. Menciona y muestra que otros clientes están muy contentos con tu producto.
  20. Tu oferta debe verse exclusiva para tu cliente, el tiene la oportunidad antes que muchos otros.
  21. Los números no convencen, usa imágenes y comentarios de clientes.
  22. Las personas se resisten con frecuencia a todo lo que vale la pena.
  23. Ofrece reciprocidad, recomendar, hablar bien de su negocio, comprarle, etc.
  24. Crea la comunidad alrededor de tu causa, usuarios, consultores, aliados.
  25. Usa la tecnología para empujar y lograr respuestas masivamente.
  26. Genera drama: Casos, anécdotas, comentarios, videos, fotos, graficas.

No abarrotes tu sitio, usa mensajes breves y simples, y armonía en todo.

4 leyes de la espiritualidad de la India


En la India se enseñan las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad”.

La primera dice: “La persona que llega es la persona correcta“, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”.

Nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto“.

Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última: “Cuando algo termina, termina”.

Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegue a nuestras vidas hoy; ¡es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado!

Un vaso de leche


Un día, un muchacho pobre que vendía mercancías de puerta en puerta para pagar sus estudios, encontró que sólo le quedaba una simple moneda de diez centavos, y tenía hambre. Decidió que pediría comida en la próxima casa.

Sin embargo, sus nervios lo traicionaron cuando una encantadora mujer joven le abrió la puerta. En lugar de comida pidió un vaso de agua.
Ella pensó que el joven parecía hambriento, así que le trajo un gran vaso de leche. Él lo bebió despacio, y entonces le preguntó: “¿Cuánto le debo?”

“No me debes nada” contestó ella. “Mi madre siempre nos ha enseñado a nunca aceptar pago por una caridad”.

Él dijo “Entonces, te lo agradezco de todo corazón”.

Cuando Howard Kelly se fue de la casa, no sólo se sintió físicamente más fuerte, sino que también su fe en DIOS y en los hombres era más fuerte. Él había estado listo para rendirse y dejarlo todo.

Años después, esa joven mujer enfermó gravemente. Los doctores locales estaban confundidos. Finalmente la enviaron a la gran ciudad, donde llamaron a especialistas para estudiar su rara enfermedad. Se llamó al Dr. Howard Kelly para consultarle. Cuando oyó el nombre del pueblo de donde ella vino, una extraña luz lleno sus ojos. Inmediatamente subió del vestíbulo del hospital a su cuarto. Vestido con su bata de doctor entró a verla. La reconoció en seguida.

Regresó al cuarto de observación determinado a hacer lo mejor para salvar su vida. Desde ese día prestó atención especial al caso. Después de una larga lucha, ganó la
batalla. El Dr. Kelly pidió a la oficina de administración del hospital que le enviaran la factura total de los gastos para aprobarla. Él la revisó y entonces escribió algo en el borde y le envió la factura al cuarto de la paciente. Ella temía abrirla, porque sabía que le tomaría el resto de su vida para pagar todos los gastos.
Finalmente la abrió, y algo llamó su atención en el borde de la factura. Leyó estas palabras…. “Pagado por completo hace muchos años con un vaso de leche – (firmado)
Dr. Howard Kelly”.

El punto negro


Cierto día, un profesor entra al salón de clases y le dice a los alumnos, que se preparen para una prueba sorpresa.
Todos se pusieron nerviosos, asustados por el examen que vendría, mientras el profesor iba entregando la hoja del examen con la parte frontal para abajo, de modo que no vieran lo que contenía hasta él decir en que constaba la prueba.
Una vez que entregó todas las hojas, les pidió que dieran vuelta a la hoja y vieran el contenido. Para sorpresa de todos era una hoja en blanco que tenía en el medio un punto negro.
Viendo la cara de sorpresa de todos sus alumnos, el profesor les dijo:

– Ahora van a escribir una redacción sobre lo que están viendo.
Todos los jóvenes, confundidos, se pusieron a pensar y a escribir sobre lo que veían.
Terminado el tiempo, el maestro recoge las hojas, las coloca en el frente del escritorio y comienza a leer las redacciones en voz alta.
Todas, sin excepción se referían al punto negro de diferentes maneras.
Terminada la lectura, el profesor comenzó a hablar:
– Este test no es para darles una nota, les servirá como lección de vida.

Nadie habló de la hoja en blanco, todos centraron su atención en el punto negro.

Esto mismo pasa en nuestra vida, en ella tenemos una hoja en blanco entera, para ver, disfrutar y aprovechar, pero nos centramos en los puntos negros.
La vida es un regalo, nos es dada con cariño y amor, siempre tenemos sobrados motivos para festejar, por su renovación, por los amigos que nos apoyan, el empleo que nos da el sustento, los milagros que suceden diariamente, y no obstante insistimos en mirar el punto negro, ya sea el problema de salud que nos afecta, la falta de dinero, la difícil relación con un familiar, la decepción con un amigo…
Los puntos negros son mínimos en comparación con todo lo que diariamente tenemos, pero ellos ocupan nuestra mente, en todo momento.
Saquen su atención de los puntos negros, aprovechen cada bendición, cada momento que el Creador nos da, tranquilícense y sean felices.

5 aspectos de la vida que la gente lamenta antes de morir


Bronnie Ware pasó años trabajando en cuidados paliativos, atendiendo a pacientes terminales en sus últimas 12 semanas de vida. Le impactó tanto que decidió contar su experiencia en un blog llamado Inspiration and Chai, donde reprodujo los últimos deseos de sus pacientes. Lo plasmó en un libro titulado ‘Los cinco mejores lamentos de los que van a morir’.

Ninguna que les importaba irse sin haber probado experiencias vibrantes o no haber cumplido con escribir un libro o plantar un árbol. Habla de la claridad y la visión que tiene la gente al final de sus vidas, y cómo podemos aprender de su sabiduría.

Estas son “confesiones sinceras y reales de las personas que cuidé en su lecho de muerte”.

1. Ojalá hubiera vivido a mi manera
Muchos se quejaban de no haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a sí mismos, sino a lo que los demás esperan de ellos.
“Cuando se dan cuenta que su vida está a punto de terminar y miran hacia atrás, es fácil ver cuántos sueños se han quedado en el camino. La mayoría no había cumplido aún ni la mitad de sus sueños y tenía que morir sabiendo que era debido a las decisiones que habían tomado”.

2. Ojalá no hubiera trabajado tan duro
Esta era la frase más repetida por los pacientes de sexo masculino. Casi todos los hombres que cuidó sufrían por haberse perdido la infancia de sus hijos, la juventud de sus hijos y lamentaban no haber disfrutado más de la compañía de su pareja. Sentían que habían malgastado tanto sus vidas; comprendieron tarde que no se debe basar la existencia solo en el trabajo. ”

3. Ojalá hubiera tenido el coraje de expresar mis sentimientos
A menudo las personas renuncian a sus sueños e ideales por el bien de los demás. Ocultan sus sentimientos con el fin de mantener la paz de su entorno. Como resultado, se conforman con una existencia mediocre y nunca llegan a ser lo que en realidad quieren ser o lo que realmente son capaces de hacer. “El origen de muchas enfermedades tiene relación con la amargura, la frustración y el resentimiento que esto conlleva”.

4. Ojalá hubiera mantenido el contacto con mis amigos
“Casi todos se acordaban de sus viejos amigos y recordaban con pesar los mejores momentos vividos a su lado, lamentando no haber sido capaces de mantener esa amistad con el paso de los años. Querían despedirse de ellos, pero no siempre fue posible localizarlos”.
“A veces nos sentimos tan absorbidos por nuestras propias vidas, que es como si estuviéramos atrapados y renunciamos a uno de los mayores tesoros de la vida, la amistad. He sido testigo de la profunda pena y arrepentimiento que esto ha ocasionado a mis pacientes, les atormentaba no haber dedicado a sus verdaderos amigos el tiempo que merecían. Todo el mundo echa de menos a sus amigos cuando se están muriendo”.

5. No he sabido ser feliz
Otra revelación sorprendente: muchos de los pacientes no se dan cuenta hasta el final de sus vidas de que la felicidad es una elección. Se quedan atascados en viejos patrones y hábitos. El llamado ‘confort de familiaridad’ interfiere con su salud emocional.

Uno de los principios claves es entender que lo único que necesito para ser feliz es una actitud agradecida ante la vida. La queja es un imán para la desgracia. Nos quejamos tanto de lo poco que nos hace falta que dejamos de agradecer lo mucho que tenemos. Que es fácil agradecer cuando las cosas están bien. Cualquiera lo hace. Pero la verdadera gratuidad se forja cuando las cosas están complicadas.

El miedo al cambio les lleva a pensar que están contentos con lo que tienen, cuando en el fondo anhelaban hacer otras cosas, como reírse más y hacer tonterías.

¿Te sientes identificado con alguna de estas frases?
¿Cambiaras algo de tu vida?

Pasión en el trabajo


1. Contrate a las personas adecuadas
Contrate por la pasión. Primero el compromiso, segundo la experiencia y tercero las credenciales. No hay escasez de currículos impresionantes por ahí, pero usted debe tratar de encontrar personas que están interesadas en las mismas cosas que usted. Haga las preguntas correctas: ¿Qué te gusta de tu carrera elegida? ¿Qué te inspira? ¿Qué cursos en la escuela te gustaron? Usted debe tener una idea clara de lo que el empleado cree.
2. Comuníquese
Una vez que tiene las personas adecuadas, debe sentarse regularmente con ellos y discutir lo que va bien y lo qué no. Es muy importante felicitar sus victorias, pero es igual de importante analizar sus pérdidas. Una cultura fértil es aquella que reconoce cuando las cosas no funcionan y se ajusta a solucionar el problema. Las personas necesitan sentirse seguras y en confianza, para entender que pueden hablar libremente sin temor a repercusión.
El arte de la comunicación tiende a poner presión sobre el habla, pero escuchar es igualmente importante. Las grandes culturas crecen alrededor de la gente que escucha, no sólo entre sí, también a sus clientes y partes interesadas. Es importante escuchar lo que está sucediendo fuera de sus paredes. ¿Qué está diciendo el mercado? ¿Cuál es el espíritu de la época? ¿Qué desarrollos y tendencias están pasando?
3. Cuidado con las malas hierbas
Una cultura de pasión puede verse comprometida por personas equivocadas. Unas de las hierbas más malas y destructivas en las empresas son los quejosos. Los llorones no son necesariamente públicos con sus quejas. No se levantan en las reuniones y dicen todo lo que piensan que está mal con la empresa. En cambio, se mueven a través de la organización, hablando en privado, sembrando la duda, estrangulando la pasión. A veces esto es simplemente la naturaleza de la bestia, que se quejó en su último trabajo y se queja en este. Estas personas no son una buena opción. Su pasión no es la suya. La crítica constructiva es saludable, pero la implacable queja es tóxica.
4. Trabaja duro
Para obtener pasión se requiere de una ética de trabajo. Es fácil hacer lo que te gusta. En la economía global se puede medir quien tiene una ética de trabajo superior, quien es líder en productividad. No muchas industrias hoy en día crecen en una semana laboral de solo cuarenta horas. Una cultura en la que todos entienden que las horas extras se requieren a veces, funciona si este sacrificio es reconocido.
5. Sea ambicioso
“No haga planes pequeños: no tienen la magia para agitar la sangre de los hombres.” Estas palabras fueron pronunciadas por Daniel Burnham, el arquitecto de Chicago cuya visión recrea la ciudad después del gran incendio de 1871. El resultado de su ambición es una ciudad extraordinaria de América. La ambición es a veces vista como algo negativo en estos días, pero sin ella nos estancamos. Se necesita una cultura que apoye pasos grandes y poderosas creencias. Usted puede ver estas cualidades en las ciudades que se han transformado. Las ciudades son los ejemplos más visibles de las culturas de éxito y fracaso. Bilbao y Barcelona lo hicieron y se convirtieron en la envidia del mundo y principales destinos turísticos. Pittsburgh se reinvento a sí mismo, cuando la industria del acero se secó. Pero Detroit no fue capaz de hacer lo mismo cuando la industria automotriz se desplomó.
6. Celebre las diferencias
Al elegir a los estudiantes para un programa, la mayoría de las universidades consideran algo más que calificaciones. Si usted tuviera una docena de aplicados, que están en el mismo nivel socio-económico y de la misma área geográfica, no podrá obtener mucho, ni debates interesantes o ni interacción. Las grandes culturas se basan en una diversidad de antecedentes, experiencias e intereses. Estas diferencias generan la energía que es fundamental para cualquier empresa.
7. Crear el espacio
Hace años, los científicos que trabajan en los laboratorios estaban a menudo en refugios subterráneos y rara vez veían a sus colegas, el secreto era muy apreciado. Ahora la innovación es muy apreciada. En edificios de última generación de investigación y académicos, los arquitectos tratan de promover la mayor interacción posible. Diseñan espacios donde las personas de diferentes disciplinas se reúnen, ya sea en un área de trabajo o en el espacio de ocio común. Su razonamiento es simple: es la interacción la que ayuda a sacar ideas revolucionarias. Charla creativa e ingeniería en el café. Recursos humanos y marketing chocan entre sí en el gimnasio. Mire su espacio y pregunte, “¿Promueve la interacción y la conectividad?”.
8. Tome la visión a largo plazo
Si su cultura es dependiente de los ingresos de este trimestre o la meta de ventas de este mes, entonces se ve obstaculizada por el pensamiento a corto plazo. Tendemos a sobreestimar lo que podemos hacer en un año, pero a subestimar lo que podemos hacer en cinco años. La cultura tiene que mirar hacia adelante, no sólo en meses, sino en años e incluso décadas.

Bailando para la lluvia


En una mañana agitada, eran las 8:30, cuando un señor de unos 80 años, llegó al hospital para que le sacaran los puntos de un pulgar. El señor dijo que estaba apurado y que tenía una cita a las 9:00 am.
Comprobé sus señales vitales y le pedí que tomara asiento, sabiendo que quizás pasaría más de una hora antes de que alguien pudiera atenderlo.

Lo vi mirando su reloj y decidí, que ya que no estaba ocupado con otro paciente, podría examinar su herida. Durante el examen, comprobé que estaba curado, entonces le pedí a uno de los doctores, algunos elementos para quitarle las suturas y curar su herida.

Mientras le realizaba las curaciones, le pregunté si tenía una cita con otro médico esa mañana, ya que lo veía tan apurado. Me dijo que no, que necesitaba ir al geriátrico para desayunar con su esposa. Le pregunté sobre la salud de ella. Me respondió que ella hacía tiempo que padecía de Alzheimer.
Le pregunté si ella se enfadaría si llegaba un poco tarde. Me respondió que hacia tiempo que ella no sabía quien era él, que hacía cinco años que ella no podía ya reconocerlo.
Me sorprendió, y entonces le pregunté, ‘¿Y usted sigue yendo cada mañana, aun cuando ella no sabe quien es usted?’

El sonrió, me acarició la mano y contestó:
‘Ella no sabe quien soy, pero yo aún se quien es ella.’
Se me erizó la piel, y tuve que contener las lágrimas mientras él se iba, y pensé,
‘Ese es el tipo de Amor que quiero en mi Vida.’

El Amor Verdadero es la aceptación de todo lo que es, ha sido, será y no será.
La vida no se tratar de cómo sobrevivir a una tempestad, ¡sino cómo bailar bajo la lluvia!

Estrategias de gestión de relaciones


– Ser abiertos y curiosos: 

Algunos lectores se preguntarán:
“¿Tengo que ser abierto y curioso en la oficina? ¿No basta con que me dedique al proyecto?”.
No, no basta. Parte de nuestro trabajo es establecer, desarrollar y mantener relaciones.
Esto es lo que nos permite ser exitosos.

– Mejorar nuestro estilo comunicacional: 

¿Somos directos, indirectos, serios, discretos, intensos, curiosos, etc.?
Los demás experimentan constantemente nuestro estilo comunicacional, es importante que lo depuremos.

– No dar señales ambiguas: 

Nuestros sentimientos se expresan a través de nuestro lenguaje corporal.
Por tanto, felicitar a alguien sin poner cara de felicidad es una señal ambigua.
Esto puede frustrar y confundir a los demás.
Debemos aprender a expresar bien las emociones que estamos sintiendo.

– Recordar las palabras “mágicas”: 

Estamos viviendo en una época en la que cada vez expresamos menos nuestro agradecimiento y nuestro aprecio por los demás.
Es importante que nos habituemos a decir “gracias”, “por favor” y “lo siento” en los momentos en que sea adecuado y de forma correcta.

– Asumir las críticas de manera positiva: 

Quizá no haya otra tarea más difícil que esta.
Pero es importante que tomemos en cuenta la opinión de los demás y la pongamos en práctica.
Esta es una buena manera de afianzar nuestras relaciones.

– Generar confianza: 

Con comunicaciones directas y un comportamiento coherente, entre otras.
La confianza es fundamental para afianzar nuestras relaciones.

– Contar con una política de “puertas abiertas”: 

Permitir que todos los empleados tengan acceso a cualquier otro empleado independientemente de su nivel.
Esto permitirá mejorar las relaciones en toda la organización.

– Enojarnos a propósito: 

Enojarnos es fácil, pero debemos aprender a enojarnos con la persona adecuada, a un nivel adecuado, en el momento adecuado, por la razón adecuada y de la manera adecuada.
Si expresamos nuestro enojo de la manera adecuada, lograremos expresar la gravedad de la situación sin dañar las relaciones y sin lastimar.
Lograremos el producir el efecto que deseamos.

– No tratar de evitar lo inevitable: 

Marge y usted trabajan en el mismo departamento, pero usted no soporta a Marge.
Y, para colmo, los acaban de poner a los dos al mando de un proyecto.
¿Qué hacer? Aceptar la situación y aplicar las estrategias de inteligencia emocional para seguir adelante.

– Reconocer los sentimientos de los demás: 

Todos tenemos el derecho de experimentar emociones.
Por tanto, cualquier gesto de ayuda podamos hacer a una persona que no se encuentra bien, afianzará nuestra relación.

– Complementar las emociones o la situación de la persona:

No significa actuar de la misma manera que el, sino responder de forma que demostremos nuestro interés en lo que siente.

– Demostrar nuestro interés: 

Siempre estamos rodeados de personas que hacen un gran trabajo.
Y es importante que les demostremos nuestro interés inmediatamente, no la semana entrante.
Basta con una tarjeta de agradecimiento, unas palabras o algo por el estilo.

– No sólo llevarlas a cabo sino también explicar nuestras decisiones: 

En vez de hacer cambios y esperar que los demás los acepten, debemos explicar por qué son necesarios dichos cambios.
Si podemos pedir consejo y opinión de antemano, mucho mejor.
La gente apreciará esta transparencia aunque los cambios tengan repercusiones negativas.

– Nuestra retroalimentación debe ser directa y constructiva: 

Requiere que apliquemos tres tipos de habilidades de la IE:
* Autoconciencia: para identificar lo que sentimos hacia la retroalimentación. ¿Nos sentimos cómodos con el proceso?
* Autogestión: para saber lo que haremos con la información que obtuvimos en el paso anterior.
* Conciencia social: para pensar en la persona que recibirá el consejo.

– A tal intención tal repercusiones: 

De nada sirve bromear sobre una situación grave si las consecuencias de tal acto serán desastrosas.
Es preciso que las repercusiones de nuestros actos sean cónsonas con la intención detrás de las mismas.

– Ofrecer una afirmación de consuelo cuando la conversación se trunque: 

A veces las conversaciones le dan el paso a los desacuerdos.
En estos casos, es importante que digamos algo como “¡Qué situación tan difícil!”.
Las afirmaciones de consuelo son neutras y sirven de apoyo a ambas partes.

– Enfrentar una conversación difícil:

* Buscar puntos de acuerdo.
* Tratar de entender la versión de la otra persona.
* Evitar la urgencia de planificar un “regreso” o apurar una despedida.
* Tratar de que la otra persona también entienda nuestra versión.
* Buscar de nuevo puntos de acuerdo que permitan terminar la conversación.
* Hacerle seguimiento a la situación.

Estrategias de conciencia social


– Saludar a los demás por su nombre: 

Nuestro nombre es parte integral de nuestra personalidad.

Por tanto, dirigirnos a los demás por su nombre es una de las maneras más sencillas de crear compromiso mutuo.

– Observar el lenguaje corporal: 

No solo lo que dice, sino como lo dice.

Es importante que seamos expertos en lenguaje corporal, pues esto nos permitirá comportarnos de acuerdo con cada situación.

– El momento oportuno es lo más importante: 

No pedimos un aumento cuando el negocio va mal ni pedimos un favor cuando la otra persona está estresada.

Es importante que hagamos cada cosa en el momento oportuno. Paciencia.

– Idear una pregunta de emergencia: 

A veces las conversaciones no fluyen como esperábamos; diez segundos de silencio parecen una eternidad;

Y la otra persona sólo responde con monosílabos.

Es hora de hacer una pregunta abierta que nos permita salirnos de una situación incómoda. “¿Qué opinas de […]?”.

– No tomar notas en las reuniones: 

El cerebro no funciona muy bien cuando tiene que hacer varias tareas a la vez.

Por tanto, o escuchamos lo que dicen los demás o tomamos notas.

El problema es que al tomar nota perdemos detalles importantes de la interacción entre los presentes.

– Planificar nuestros encuentros sociales: 

La próxima vez que tengamos un evento, debemos analizar quiénes serán los asistentes

Y preparar una lista de cosas por hacer o de puntos por discutir.

De lo contrario, es probable que perdamos la oportunidad de, por ejemplo, pedir una tarjeta personal.

– Limpiar nuestra mente: 

Cuando estamos con otras personas, debemos estar “presentes” y evitar distracciones, sobre todo las que tenemos en la mente.

Cuando estemos conversando, es importante que no interrumpamos a la otra persona antes de que esta haya terminado.

Asimismo, debemos dejar de formular nuestras respuestas mientras los demás hablan.

– Vivir el momento: 

Constantemente nos preocupamos por el pasado y nos estresamos con el futuro.

Por tanto, debemos habituarnos a vivir en el presente.

– Hacer una gira de 15 minutos: 

Si estamos todo el tiempo pendientes de la próxima reunión, el próximo plan, el próximo paciente, etc., nos estamos perdiendo de mucho.

Por tanto, es importante que hagamos un paseo en nuestro lugar de trabajo y veamos los alrededores.

Esto nos permitirá sintonizarnos con los sentimientos de los demás.

– El CE en las películas: 

Estas son una gran fuente de conductas deseables e indeseables.

Cuando vemos una película en busca de reacciones sociales, no estamos haciendo otra cosa
que aprendiendo a comportarnos socialmente sin estar involucrados emocionalmente.

– Aprender a escuchar: 

Escuchar no sólo implica oír palabras sino, además, escuchar el tono, la velocidad, el volumen de la voz.

¿Qué nos están diciendo? ¿Qué mensaje escondido hay detrás?

– Observar a los demás: 

Una buena manera de captar el humor de las personas es observarlas mientras hacen cosas en,

Por ejemplo, el mercado o una tienda.

Observar a los demás es una manera segura de aprender sobre las señales,

Las interacciones y los motivos de las personas sin tener nosotros mismos que interactuar.

– Entender las reglas del juego cultural: 

Para interactuar con los demás debemos aprender las variadas normas sociales.

Esto sólo se consigue observando y preguntando sobre las diversas costumbres de los demás.

– Evaluar nuestra precisión: 

Hasta las personas más sociables tienen sus malos días.

Quizá hay demasiada gente o el ritmo de trabajo es demasiado rápido.

En estos casos, lo mejor es simplemente preguntar.

Siempre habrá una ocasión en que tendremos que confirmar si nuestras observaciones son correctas.

– Ponernos en sus zapatos: 

Es un ejercicio esencial para entender mejor a los demás, mejorar nuestras comunicaciones e identificar problemas antes de que exploten.

– Ver todo el panorama: 

Solemos ver el mundo a través de nuestras propias limitaciones.

Esto quiere decir que sólo vemos una parte del panorama.

Así pues, un buen ejercicio es pedirles a los demás que nos den su opinión.

Esto es importante porque las opiniones ajenas también influyen en nuestra manera de ver el mundo.

– Captar el humor que reina en el lugar: 

Una vez que hayamos aprendido a identificar las emociones de los demás, estaremos listos para identificar el humor que reina en todo el lugar.