Esta vida se va a ir rápido


Esta vida se va a ir rápido:
No pelees  con la gente.
No critiques.
No te quejes.
No pierda el sueño por las cuentas.
No dejes de besar a tus amores.
Ten tus perros más cerca.
No guardes las copas por mucho tiempo.
Utiliza la nueva vajilla.
Gasta tus tenis favoritos.
Repite tus ropas favoritas.
Escapate de vez en cuando.
Llama ahora.
Perdona ahora.
Perdona más.
Abraza más.
Vive más intensamente y deja el resto en las manos de Dios.

El vieto y el sol


El sol y el viento discutían sobre cuál de dos era más fuerte, y su riña, fue tan larga dado a que ninguno de los dos quería ceder. Al poco rato, vieron a un hombre caminando tranquilamente, y ambos acordaron en probar sus fuerzas utilizándolas contra él.
El viento dijo: “Vas a ver como con sólo echarme sobre ese hombre, le quitaré sus ropas.” Y luego, empezó soplar a más no poder. Sin embargo, cuantos más esfuerzos hacía, el hombre más oprimía su capa, y seguía caminando. El viento, muy molesto descargó lluvia y nieve, pero el Hombre no se detuvo, y se aferró aun más a su capa. El viento, comprendió su derrota y se detuvo.
Ahora, era el turno del Sol, quien se puso a sonreír, recalentó la tierra y el pobre hombre, que se regocijaba con aquel dulce calor, se quitó la capa y se la puso sobre el hombro. Ante esto, el Sol le dijo al Viento:
“Ya ves que solo con bondad, ¿se consigue mucho que con la violencia?”
Moraleja: Es mucho más poderosa una suave persuasión, que un acto de violencia.

Ley de la atracción


Estás pensando en deudas, estás esperando deudas.
Así que la deuda ha de aparecer para que no pienses que estás loco. 
Cada día confirmas tu pensamiento:
¿Voy a tener una deuda? Sí, la deuda está allí.
¿Por qué? Porque esperabas que así fuera.
De modo que se ha manifestado, porque la ley de la atracción siempre obedece a tus pensamientos.
Hazte un favor: ¡espera un cheque!.

Nada tiene que ver


Nada tiene que ver con el valor de la persona, el tamaño del automóvil o de la casa, o el número de amigos y de los clubes a que se pertenece, los lujos y el rótulo de la puerta del despacho y si estas cosas significan para uno más que la tarea bien y calladamente cumplida y los conocimientos y el refinamiento espiritual para adquirirlos, entonces se precisa un cambio de actitud o de trabajo.

Una empresa positiva


Una empresa positiva siempre será una empresa productiva.

Es una realidad que hablar de empresas positivas es reconocer que sus colaboradores generan grandes resultados y que sus emociones, propósitos y motivación, inciden directamente en todo aquello que obtiene la organización; es una relación recíproca entre empresa y colaborador.

De hecho, hay estudios que aseguran que los trabajadores felices son 80% más productivos. Al final, ¿quién gana con esta situación? ¡Ganamos todos!

Por esto he enumerado las características de una organización positiva y de su personal, ya que,  creo  que es importante que las tengamos en cuenta en GC1 para siempre buscar una mejora continua que nos lleve poco a poco a la excelencia.