Conoce el secreto de los malabaristas; te permitirá hacer volar lo que tú quieras.


El otro día encontré en una calle a tres malabaristas que tenían al público embelesado. Un gran círculo de personas los rodeaba y les aplaudía frenéticamente. Las monedas y los billetes llenaban sus sombreros. Realmente hacían cosas que desafiaban a la ley de la gravedad. Todos estábamos absortos, con la boca abierta y los ojos como platos, tratando de comprender cómo podían hacer todos aquellos juegos malabares de una forma tan perfecta. Realmente era algo maravilloso e increíble.

No hay ningún misterio en que los malabaristas hagan juegos malabares.

Cualquier persona puede aprender a hacer juegos malabares. Hacer bailar mal tres pelotas se consigue con dos horas de práctica. Hacer bailar bien doce pelotas se consigue con muchas horas de práctica. Los malabaristas practican el proceso, no el resultado final. Empiezan poco a poco. Primero dos pelotas. Después tres pelotas, cuatro, cinco… Practicar el proceso de aprendizaje de los juegos malabares siempre tiene resultados. Siempre.

Ningún gerente de empresa puede manejar resultados por manejar resultados. Un gerente sabio sabe que sus empleados consiguen resultados controlando la actividad que produce resultados. Maneja el proceso que lleva hacia los resultados.

El proceso de conseguir resultados es practicar la habilidad que lleva hacia esos resultados. Si aumentas la práctica de la habilidad, aumentarás la habilidad. Y cuando aumentas la habilidad, aumentarás los resultados. No hay forma de que falles, los resultados vendrás por sí solos.

Práctica, repetición y ensayo. El gran secreto de cómo conseguir resultados.

El gran secreto para conseguir resultados es ponerte objetivos de entrenamiento, no objetivos de resultados. Ponte objetivos de entrenamiento, 5 horas, 50 horas, 500 horas. Registra tus horas de entrenamiento, registra el proceso, registra el desarrollo de tu habilidad, igual que un gimnasta registra su progreso o un piloto registra las horas de vuelo.