Control


Así como las nubes son la fuente principal de la lluvia, así el control de tus pensamientos es la fuente de tu prosperidad duradera. Tú eres tu propio amigo o tu propio enemigo. Si no te salvas a ti mismo con pensamientos amables, no hay otro remedio.