Cuando te das cuenta


Cuando te das cuenta que, para producir, necesitas obtener autorización de quien no produce nada.
Cuando compruebas que el dinero es para quien negocia, no con bienes sino con favores.
Cuando te das cuenta que muchos son ricos por soborno e influencia, mas que por el trabajo, y que las leyes no nos protegen de ellos, mas por el contrario, son ellos los que están protegidos.
Cuando te das cuenta que la corrupción es recompensada y la honestidad se convierte en auto sacrificio.
Entonces podría afirmar, sin temor a equivocarme, que tu sociedad está condenada.