Deja el orgullo en casa


Deja el orgullo en casa, te impide corregir y mejorar. Tu mayor aliado: la humildad. Un “me equivoqué” y un “no sé” son muestras de inteligencia.