Dios no manda cosas imposibles


Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar lo que manda,
te invita a hacer lo que puedas y pedir lo que no puedas y te ayuda para que puedas.