El progreso


En nuestro tiempo deberíamos vivir y trabajar de tal modo que, aquello que recibimos como semilla, podamos entregarlo a la próxima generación como flor, y lo que nos llegó ya florecido, como fruto. En esto consiste el progreso.