Hablarlo con la almohada


Algunas situaciones nos llenan de tal ansiedad que tratamos inmediatamente de hacer lo necesario para superarlas. Pero con frecuencia todo lo que necesitamos para controlar la situación es esperar un día, una semana o un mes.