La educación


El verbo educar es originario del latín y quiere decir extraer de dentro. Por lo tanto, la educación no se constituye en mero establecimiento de informaciones, pero si en trabajar las potencialidades interiores del ser, a fin de que florezcan, a semejanza de bella y perfumada flor.