Las 5 S’s


El movimiento de las 5´s es una orientación hacia la calidad total que se originó en el Japón hace mas de 40 años y que esta incluida dentro de lo que se conoce como mejoramiento continuo o gemba kaizen.

Surgió a partir de la segunda guerra mundial, sugerida por la Unión Japonesa de Científicos e Ingenieros como parte de un movimiento de mejora de la calidad y sus objetivos principales eran eliminar obstáculos que impidan una producción eficiente, lo que trajo también una mejora de la higiene y seguridad durante los procesos productivos.

Su rango de aplicación abarca desde un puesto ubicado en una línea de montaje de automóviles hasta el escritorio de una secretaria administrativa.

Se llama estrategia de las 5S porque representan principios expresados con cinco palabras japonesas que comienza con S. Cada palabra tiene un significado importante para la creación de un lugar digno y seguro donde trabajar.

Estas cinco palabras son:

  1. Clasificar (Seiri): Seleccionar entre lo necesario y no necesario.
  2. Orden (Seiton): Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar.
  3. Limpieza (Seiso): No limpiar de más, evitar que se ensucie.
  4. Estandarización (Seiketsu): Todo siempre igual.
  5. Disciplina (Shitsuke): Autodisciplina.

Las cinco “S” son el fundamento del modelo de productividad industrial creado en Japón y hoy aplicado en empresas en todo el mundo. No es que las 5S sean características exclusivas de la cultura japonesa. Los no japoneses practicamos las cinco “S” en nuestra vida personal.

Practicamos el Seiri y Seiton cuando mantenemos en lugares apropiados e identificados los elementos como herramientas, extintores, basura, toallas, libretas, reglas, llaves, etc. Cuando nuestro entorno de trabajo está desorganizado y sin limpieza perdemos eficiencia y la moral en el trabajo se reduce.

Chequeo de las 5´S.

Usualmente se lleva a cabo en toda la empresa, en sus distintos departamentos.

Se pasa por cada área, inspeccionando que esté limpio, ordenado, estandarizado, clasificado los objetos que se encuentran en el escritorio, que no esté sucio y que no haya basura tirada, que el personal del área no esté consumiendo alimentos, así como también que cuenten con una imagen personal adecuada. Procurando que siempre se cuente con las instalaciones en buen estado; mejorando con ello la calidad del servicio hacia los clientes.

Es fundamental conseguir la implicación de todos, a todos los niveles, trabajando en equipos pequeños y perseverar hasta llegar al final, no quedarse a medio camino.

Cada mando es responsable del nivel de orden y limpieza de su sección. El operario de su puesto. Para ello es necesario:

• Informar, formar y difundir sistemáticamente.

• Un sitio bien señalado para cada elemento y cada elemento en su sitio.

• Eliminar los focos de suciedad, las causas de las averías, etc.

• Fijar las normas y respetarlas.

Debemos analizar los problemas o desviaciones para definir sus causas e implantar acciones correctoras.