No supongas


No des nada por supuesto.

Si tienes duda, aclárala.

Si sospechas, pregunta.

Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo enredan tu alma y NO TIENEN FUNDAMENTO.

Honra tus PALABRAS. Lo que sale de tu boca: ERES TÚ.

Si no honras tus  palabras, no te estás honrando a ti mismo; si no te honras a  ti mismo,  no te amas.

Honrar tus palabras es honrarte a ti mismo, es ser COHERENTE con lo que piensas y con lo que haces. Esto te hace auténtico y te hace respetable  ante los demás.

Has SIEMPRE lo MEJOR que PUEDAS.

Si siempre haces lo mejor que puedas, nunca podrás recriminarte nada o arrepentirte de nada.

No tomes nada PERSONAL, ni la peor ofensa, ni el peor desaire, ni la más grave herida.