Concentrarnos en las oportunidades


A veces no es posible cambiar una situación, pero no significa que debamos rendirnos. Cuando sentimos que no tenemos control sobre una situación, nos desmoralizamos. Debemos destinar nuestras energías a aquello que sí podemos controlar.