Preguntarnos por qué hacemos lo que hacemos


¿Recuerda la primera vez que reaccionó así? ¿Hay algún parecido con otra situación? Mientras más entendamos por qué hacemos lo que hacemos, estaremos mejor equipados para evitar que las emociones se roben el espectáculo.