El vieto y el sol


El sol y el viento discutían sobre cuál de dos era más fuerte, y su riña, fue tan larga dado a que ninguno de los dos quería ceder. Al poco rato, vieron a un hombre caminando tranquilamente, y ambos acordaron en probar sus fuerzas utilizándolas contra él.
El viento dijo: “Vas a ver como con sólo echarme sobre ese hombre, le quitaré sus ropas.” Y luego, empezó soplar a más no poder. Sin embargo, cuantos más esfuerzos hacía, el hombre más oprimía su capa, y seguía caminando. El viento, muy molesto descargó lluvia y nieve, pero el Hombre no se detuvo, y se aferró aun más a su capa. El viento, comprendió su derrota y se detuvo.
Ahora, era el turno del Sol, quien se puso a sonreír, recalentó la tierra y el pobre hombre, que se regocijaba con aquel dulce calor, se quitó la capa y se la puso sobre el hombro. Ante esto, el Sol le dijo al Viento:
“Ya ves que solo con bondad, ¿se consigue mucho que con la violencia?”
Moraleja: Es mucho más poderosa una suave persuasión, que un acto de violencia.

Espíritu


Alimenta tu espíritu, incrementa tu fe, piensa en Dios, no importa cómo lo concibas. El ejemplo es la mejor enseñanza. La bondad es una virtud que crece y se multiplica, sólo si la practicamos todos los días. Nuestro estado y ciudad vibra, vive y crece muy rápido. En esa dinámica estamos expuestos a que lo bueno y también lo malo se multipliquen. De nosotros depende lo que suceda. La tranquilidad deseada llegará, esta crisis pasará más rápido sólo si tú estás dispuesto a ello. Esta crisis como muchas otras que hemos vivido será superada. Depende de nosotros.