Se inteligente


No leas ni veas la nota roja y menos la difundas, si conoces personalmente una historia de crimen, no la comentes a menos que estés dispuesto a denunciarla; de otra manera te convertirás en cómplice por omisión. Aléjate del escándalo, ya todos conocemos muchas historias criminales, nada aportas a tus amigos, familiares y sociedad, divulgándola a menos que con ello logres un consejo útil que ayude a evitar ser una posible víctima. Estudia, edúcate, lee y aprende.

Sinergia positiva


Evita a toda costa participar como oyente o locutor de cualquier conversación o discusión en la que se difundan chismes, rumores o “noticias”, relacionadas con la delincuencia organizada (secuestros, extorsiones, levantones, asesinatos, robos, etc.). Este tipo de discusiones o foros, en nada te ayudarán a vivir mejor, por el contrario, sólo incrementarán el grado de estrés social e individual. No converses sobre estos temas en familia y menos ante la presencia de miembros más vulnerables (niños y adultos mayores).

Se responsable

Nunca transmitas por ningún medio (verbal, cadenas de internet o cualquiera otro) los rumores y chismes de historias macabras y muy tristes en donde terceras personas ajenas a tu círculo inmediato han perdido la vida o su patrimonio. No logras nada bueno al formar parte de cadenas de Internet en donde se difunden este tipo de “historias reales”, sólo contribuyes a crear un ambiente como el que ahora vivimos.

En verdad sólo estás ayudando a que las cosas para ti y los demás sean más complicadas. Debes de saber que la delincuencia organizada también comete actos de terrorismo cibernético al crear este tipo de mensajes en las redes sociales. Recuerda que el fenómeno sociológico denominado Pigmaleón, se traduce o explica en una profecía auto cumplida, es una expectativa que incita a las personas a actuar en formas que hacen que la expectativa se vuelva cierta.

Piensa y actúa negativamente y seguramente te sucederá. El pensamiento negativo al igual que el positivo, sin darnos cuenta se traducen en acciones y conductas impulsadas por el subconsciente que hacen que lo malo o lo bueno suceda.

Sé discreto

Baja tu perfil económico, demostrar o hacer creer (presumir) a los demás que tienes mucho dinero, no te traerá nada bueno, sólo llamarás la atención de aquellos que no te conviene que crean o sepan que eres rico. Es mejor vivir con tu modestia, tu riqueza, así lograrás que ésta se conserve y crezca y si en verdad no eres tan rico como pretendes hacer creer a los demás, entonces ponte a trabajar y quizá lo logres, no pierdas el tiempo presumiendo lo que no tienes, pues ya ves que la primera recomendación en estos tiempos difíciles es hacerles creer a los de más que no lo tienes.

Se amable

Ama a tu país como a tu familia, se más amable, trata a todos con más cortesía de la que acostumbras, sé generoso, mientras más gestos de este tipo tengas durante el día, más personas se contagiarán de ello, es un ejercicio exponencial que surte efectos muy positivos. El poder de una sonrisa y un gesto amable repetido por millones, genera un ambiente de mayor cordialidad y disminuye el estrés social.

Se Honesto

Una de las causas más importantes de padecer una crisis como la de hoy es la corrupción, no la relativices. Desde el acto más simple hasta el más complejo son igual de graves y sus consecuencias son serias. No compres piratería y tampoco pretendas un beneficio económico profesional dándole la vuelta a la ley, encontrar atajos legales es muy fácil, en los actos de corrupción más escandalosos es necesario que participe el gobernante y el gobernado.

La corrupción es un ejercicio de ida y vuelta, no participes en ella, de lo contrario no te quejes, así, no esperes vivir mejor. No participes de ninguna manera en la cadena económica en donde se ve involucrado el dinero mal habido, recházalo.

Se inteligente

No leas ni veas la nota roja y menos la difundas, si conoces personalmente una historia de crimen, no la comentes a menos que estés dispuesto a denunciarla; de otra manera te convertirás en cómplice por omisión. Aléjate del escándalo, ya todos conocemos muchas historias criminales, nada aportas a tus amigos, familiares y sociedad, divulgándola a menos que con ello logres un consejo útil que ayude a evitar ser una posible víctima. Estudia, edúcate, lee y aprende.

Alimenta tu espíritu.

Incrementa tu fe, piensa en Dios, no importa cómo lo concibas. El ejemplo es la mejor enseñanza. La bondad es una virtud que crece y se multiplica, sólo si la practicamos todos los días. Nuestro estado y ciudad vibra, vive y crece muy rápido. En esa dinámica estamos expuestos a que lo bueno y también lo malo se multipliquen. De nosotros depende lo que suceda. La tranquilidad deseada llegará, esta crisis pasará más rápido sólo si tú estás dispuesto a ello. Esta crisis como muchas otras que hemos vivido será superada. Depende de nosotros.

Haz lo que te corresponde

Como buen ciudadano(a) y verás cómo nos irá mejor a todos, hazlo por tu país, por tu ciudad, por tu familia.

Factores del éxito


Por lo general, se cree que los factores del éxito de una persona son la educación, la experiencia y la inteligencia. Pero, hay otro factor mucho más importante. Con frecuencia vemos a personas brillantes pasando trabajo, mientras que las personas menos “agraciadas” florecen. Dicho factor es la inteligencia emocional.

 

La educación


El verbo educar es originario del latín y quiere decir extraer de dentro. Por lo tanto, la educación no se constituye en mero establecimiento de informaciones, pero si en trabajar las potencialidades interiores del ser, a fin de que florezcan, a semejanza de bella y perfumada flor.

El poder de la educación


Se cuenta que el legislador Licurgo fue invitado a dar una exposición al respecto de educación.  Aceptó la invitación, tiempo después se ubicó a la tribuna y enseguida entraron sus criados portando cuatro jaulas.
En cada una había un animal, siendo estas dos liebres y dos perros.

A una señal previamente establecida, uno de los criados abrió la puerta de una de las jaulas y una pequeña liebre, salió a correr, espantada.
Luego, el otro criado abrió la jaula en que estaba el perro y éste salió en desesperada carrera a la captura de la liebre.
La alcanzó con destreza, destrozándola rápidamente.

La escena fue dantesca y golpeó a todos.
Una gran conmoción tomó cuenta de la asamblea y los corazones parecían saltar del pecho.
Nadie conseguía entender lo que Licurgo deseaba con tal agresión.

Volvió a repetir la señal establecida y la otra liebre fue libertada.
A seguir, el otro perro.
El público apenas contenía la respiración.
Algunos más sensibles, llevaron las manos a los ojos para no ver la repetición de la muerte bárbara del indefenso animalito que corría.

En el primer instante, el perro embistió contra la liebre.
Sin embargo, en vez de destrozarla la tocó con la pata y ella cayó.
Luego se irguió y se puso a jugar.
Para sorpresa de todos, los dos demostraron tranquila convivencia, saltando de un lado para otro.

Entonces, Licurgo habló:
Señores, acabáis de presenciar una demostración de lo que puede la educación. De la misma matriz, fueron alimentadas igualmente y recibieron los mismos cuidados.  Así, igualmente, los perros.
La diferencia entre ellos reside, simplemente, en la educación.
La educación, basada en una concepción de la vida, transformaría la cara del mundo.
Debemos educar a nuestros hijos, esclarecer su inteligencia, pero, ante todo, debemos hablar a sus corazones, enseñándoles a despojarse de sus imperfecciones.

Recordemos que la sabiduría consiste en volvernos mejores.

El verbo educar es originario del latín y quiere decir extraer de dentro.
Por lo tanto, la educación no se constituye en mero establecimiento de informaciones, pero si en trabajar las potencialidades interiores del ser, a fin de que florezcan, a semejanza de bella y perfumada flor.

Una persona elegante y educada


Una persona elegante y una persona educada, que sabe cómo comportarse en público, que no habla lo que no es, lo que se ve mal, que no se involucra en el chisme, que sabe cómo comportarse cuando se come; viste con modestia, no habla en voz demasiado alta, devuelve las cosas a quien le presta, no invade el espacio de otros, escucha con atención y respeto, sabe cómo decir “perdón”, “por favor”, “gracias” y “lo siento” – palabras mágicas y elegantes que no se deben olvidar en nuestro vocabulario.

La Paz mundial


Hoy, todo mundo habla de la importancia de la paz y se desea la paz, pero pocos realmente trabajan por hacerla realidad. El fundamento de la verdadera paz inicia en un respeto absoluto por la dignidad del ser humano, por eso es necesario que cada persona sea educada para que conozca y aprecie su valor como persona, de tal modo que empiece por respetarse a sí misma y a tener un actuar verdaderamente humano.

Lic. Alfredo Pallares

Educador sinaloense, Doctor Honoris Causa de la Organización de las Américas para la Excelencia Académica.

Si eres soberbio…


Si eres soberbio, más vale que ames la soledad. Los soberbios casi siempre acaban muy solos.

No confundas la felicidad con el deseo enfermizo de ser siempre tú quien diga la última palabra. La soberbia mata, sobre todo a la persona que la padece.

 

Lucha por educarte para que no seas inferior a los demás. Y después, lucha por seguirte educando – de verdad – para que tampoco te sientas superior.

Difícilmente encontraremos señal más clara de soberbia que la de quien considera imposible lo que no sabe explicar.

 

Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganar el aplauso de los débiles. Si me das fortuna, no me quites la razón. Si me das éxito, no permitas que olvide que la humildad es virtud que da fortaleza. Si me das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame a ver siempre la otra cara de la moneda. No me dejes inculpar a los demás por no pensar como yo. Enséñame a quererlos como a mí mismo.

Si triunfo, no me dejes caer en el orgullo, ni tampoco en la desesperación si fracaso. Más bien, recuérdame que el fracaso es la experiencia que antecede al triunfo.

Enséñame que perdonar es una manifestación de grandeza y que la venganza es señal de bajeza. Si me quitas el éxito, déjame fuerza para aprender del fracaso. Si ofendo a alguien, dame el valor necesario para pedir perdón. Y si me ofenden, dame el valor para saber perdonar.

M. Ghandi

Discurso de Bill Gates en una escuela.


Muy conciso, todos esperaban que fuera a hacer un discurso de una hora o más, habló menos de 5 minutos, le aplaudieron más de 10 minutos sin parar, dió las gracias y se fue enseguida en su helicóptero.*

 

Regla 1

La vida no es fácil, acostúmbrate a ello

 

Regla 2

El mundo no está preocupado por  tu autoestima.

El mundo espera que  hagas algo útil por él ANTES de sentirte bien contigo mismo.

 

Regla 3

No ganarás 20.000 al mes nada más salir de la escuela.

No serás vicepresidente de una empresa con coche y teléfono a tu disposición, antes de conseguir comprar tu propio coche y teléfono.

 

Regla 4

Si crees que tu profesor es duro, espera a tener un Jefe.

Él no tendrá piedad de ti.

 

Regla 5

Vender papel usado o trabajar los festivos no es ser lo último en la escala social

Tus abuelos tenían una palabra diferente para eso: lo llamaban  oportunidad.

 

Regla 6

Si fracasas, no es culpa de tus padres. Por tanto no te lamentes de sus errores, aprende de ellos.

 

Regla 7

Antes de  nacer tú, tus padres no eran tan críticos como ahora. Ellos se volvieron así por pagar tus cuentas, lavar tus ropas y oírte decir que son “ridículos”. Por tanto, antes de salvar el planeta para la próxima generación, queriendo remediar los errores de la generación de tus padres, intenta limpiar tu propia habitación.

 

Regla 8

La escuela puede haber eliminado la distinción entre vencedores y perdedores, pero la vida no es así. En algunas escuelas no repites el curso y tienes las oportunidades que necesites hasta aprobar.

Esto no se parece en nada a la vida real. Si fallas, estás despedido, ¡¡¡PUERTA !!!

Así que acierta a la primera.

 

Regla 9

La vida no está dividida en trimestres.

Tú no tendrás siempre los veranos libres y es poco probable que otros empleados te ayuden a cumplir tus tareas al final de cada período.

 

Regla 10

La televisión NO es la vida real.

En la vida real, las personas tienen que dejar el bar o la discoteca e ir a trabajar.

 

Regla 11

Sé legal con los chapones (aquellos estudiantes que los demás juzgan que son  bobos). Existe una gran probabilidad de que tengas que trabajar PARA uno de ellos.

Recomendaciones sobre atención y servicio


Contrata gente amable.

Ve a la cara y sonríe.

Hay que sonreír, la sonrisa  genera atracción  y conquista.

Si no sabe sonreír no tiene mucho que hacer en atención y servicio al cliente.

El 85% de la gente  es visual, se anticipan a sentir lo que  ve.

La gente compra lo que ve, te comprarán  si eres amble, con buena imagen y con gran sonrisa.

Nadie tolera a un “jetón” ya sea tu  pareja, jefe o vendedor.

Un cliente molesto jamás regresa  y es el peor medio de mercadotécnia.

A través de las quejas y críticas, se detectan nuevas oportunidades de mejora.

Hay que ponerse del lado del cliente, crear empatia y entender sus quejas o malestares.

Las palabras mas poderosas son: “por favor y gracias”.

Debes representar con orgullo tu empresa, nunca hablar mal de tus compañeros, productos y servicios  pues sólo estarás proyectándote a ti mismo.

La actitud marca la diferencia en el trato con los clientes, de esta manera se logran los  resultados.

Con el cliente te comunicas con todos tus actos, con el saludo, la mirada, la palabra y la sonrisa.

Con el respeto transmites el sentido de importancia, que te importe el cliente:

Si rebasas la expectativa del cliente  te paga con gusto, te recomienda y nunca lo olvida.

Hay que entusiasmar  al cliente con el poder de la palabra. No es tan difícil cautivar al  cliente.

Las ventas abren las puertas y el servicio las mantiene abiertas.

El primer contacto con el cliente es el mas importante: guardia,

recepcionista, el vendedor, etc.

Los que venden no son tus productos sino las personas. El cliente va a donde tratan bien  y al verlo  llegar, se entusiasman por servirle.

Hay que ser siempre amable con todos nunca ser prepotente con los colaboradores para ser pleno.

Trata bien a tus empleados para que ellos traten bien a los clientes, y los empleados aprendan de ti.

El cliente como todo ser humano no tolera el engaño se debe cumplir toda promesa realizada al cliente. Hay que tener cuidado con lo que se ofrece.

Parte del éxito depende de la motivación de los colaboradores, empresas de primera tienen  empleados de primera y esto se logra con capacitación y motivación.

La gente respeta más al que enseña que al que manda. Por eso hay que capacitar y ser esmerado con esfuerzo. El líder busca comprender para enseñar más. Comenta e instruye  con equilibrio al colaborador (a su gente). Ante clientes prepotentes hay que ser francas y buscar el equilibrio del  “ganar- ganar”.

Persevera


¡Persevera! nada en el mundo puede reemplazar la perseverancia. El talento no lo hará, nada más común que los fracasados con talento. El genio tampoco lo hará, la genialidad sin recompensa es muy común. La educación tampoco sustituye a la perseverancia, todos conocemos a ruinas humanas instruidas.