La definición del éxito


Reír mucho, ganar respeto de personas inteligentes y el aprecio de los niños, ganar la aprobación de críticos honestos, apreciar la belleza, encontrar lo mejor en el interior de los otros, dar todo de uno mismo, dejar el mundo un poco mejor, haber jugado y reído con entusiasmo, y cantado con alegría.

Tercera Ley Espiritual del Éxito.


“Lo que siembras es lo que cosechas”

1.        Cuando realizas acciones que traen felicidad y éxito a otros, la consecuencia es felicidad y éxito para ti.
2.        La acción esta pegada a la consecuencia.
3.        Te puedo insultar u ofender, pero tu decides tomar la acción de ofenderte o de no ofenderte.
4.        Reaccionamos de forma automática a los estímulos del ambiente. Nos olvidamos que podemos elegir la forma de reaccionar.
5.        Detente un momento y analiza las alternativas que tienes para reaccionar a algo.
6.        Mide las consecuencias de la alternativa que quieras tomar.
7.        ¿Esta elección que estas haciendo te traerá felicidad a ti y a los afectados?: Si la respuesta es SI, adelante.
8.        Si te sientes adisgusto con una decisión que tomaste, probablemente no sea la mejor. Tu cuerpo debe enviarte un mensaje de comfort en las buenas decisiones.
9.        “Solo el corazón sabe la respuesta correcta”. El corazón no solo es pasional, es intuitivo y holístico, toma en cuenta todo.
10.      Tu futuro se gesta en las decisiones que vas tomando. Mientras mas conscientes de tus sentimientos sean estas, mejor futuro tendrás.
11.      La contabilidad del universo es perfecta, todo se paga.
12.      Aprende los mensajes que te da la naturaleza. Si te accidentas, probablemente debas proceder con mas cuidado en eso.
13.      La oración te conecta con tu yo y te hace apreciar mejor las recomendaciones divinas.
14.      Siendo mas conciente en tus decisiones generas acciones que te evolucionan a ti y a los demás a tu alrededor.
Resumen:
1.        Se conciente de las decisiones que tomas.
2.        Analiza cuales son las consecuencias de tus acciones.
3.        Guíate por tu corazón.

Tres cosas


Hay tres cosas en la vida que una vez que pasan nunca regresan:

1. El tiempo

2. Las palabras

3. Las oportunidades

 

Hay tres cosas en la vida que pueden destruir a una persona:

1. El enojo

2. El orgullo

3. No perdonar

 

Hay tres cosas en la vida que usted nunca debe de perder:

1. La esperanza

2. La paz

3. La honestidad

 

Hay tres cosas en la vida de mayor valor:

1. El amor

2. La bondad

3. La familia y los amigos

 

Hay tres cosas en la vida que no son seguras:

1. La fortuna

2. El éxito

3. Los sueños

 

Hay tres cosas en la vida que forman a una persona:

1. El compromiso

2. El trabajo duro

3. La sinceridad

¿Cómo puedes como jefe influir en el desempeño de tus Colaboradores?


1- Si los ayudas, si eres justo y positivo en tu asesoramiento, logras que el desempeño de tus colaboradores se eleve en un 32%.

2- Si haces énfasis en sus puntos fuertes y les ayudas a desarrollarlos, el desempeño se eleva un 36%. Y si lo haces sobre los negativos, su desempeño baja -26.8%.

3- Si les aclaras sus expectativas, mejoran en un 36%.

4- Si los colocas en puestos adecuados donde estén motivados,  mejoran en un 28%.

5- Si le das/ofreces soluciones cuando no las tienen, mejoran en un 19%.

6- Si resaltas mas lo positivo y filtras correctamente/adeacuadamente lo negativo, mejoran su desempeño.

7- Si logras vincular a tus colaboradores con la organización y su éxito, mejoran su desempeño.

8- Si permites un cultura abierta, de habilidad de escucha, platica semanal, mejoran su desempeño.

9- Si vinculas/recomiendas gente entre si de la misma organización (interés intra-orgaizacional) , mejoran su desempeño.

10- Hacerles ver que crees en ellos, que los quieres desarrollar, mejora su desempeño.

Sr. Winston Churchill


Primer Ministro de Inglaterra. Premio Nobel de Literatura 1953.

“Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema.”

“La falla de nuestra época consiste en que sus  hombres no quieren ser útiles sino importantes”.

“Las actitudes son más importantes que las aptitudes”.

“Tu creas tu propio universo durante el camino”

“Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad; un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”.

“Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar”.

“Pasé más de la mitad de mi vida preocupándome por cosas que jamás iban a ocurrir”.

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”.

“Personalmente siempre estoy dispuesto a aprender, aunque no siempre me gusta que me den lecciones”.

 

Cuando Churchill cumplió 80 años un periodista menor de 30 fue a fotografiarlo y le dijo:- Sir Winston, espero fotografiarlo nuevamente cuando usted cumpla 90 años.

Churchill respondió:

¿Por qué no? ¡Ud. parece bastante saludable!

 

Shaw: “Estimado Winston Churchil y muy digno primer ministro: Tengo el honor de  invitarlo al estreno de mi obra Pigmalión. Venga y traiga un amigo… si lo tiene”.

Firmado  Bernard Shaw.

Respuesta: “Agradezco al ilustre escritor la honrosa invitación. Infelizmente no podré concurrir a la primera presentación. Iré a la segunda… si la hay”.

Firmado  Winston Churchill.

 

Sucedió en el Parlamento inglés. Fue durante uno de los discursos de Churchill en el que una diputada de la oposición, pidió la palabra.

Todos sabían que a Churchill no le gustaba que interrumpiesen sus discursos. Pero la palabra le fue dada a la diputada y ella dijo en tono alto y claro:

Sr. Ministro, si Vuestra Excelencia fuese mi marido, yo pondría veneno en su café!’

Churchill, con mucha calma, se quitó los lentes, y en aquel silencio en el que todos estaban esperando la respuesta exclamó:

¡Y si yo fuese su marido, me tomaba ese café!

¿Qué es el éxito?


Para todos aquellos que han alzanzado el éxito y para quienes estamos en el camino para alcanzarlo.

¿Que es el Éxito?

En la Revista PODER de Noviembre del 2002 donde el Mexicano Carlos Slim, el hombre mas rico de América Latina dice en la entrevista que le hace Issac Lee sobre el éxito:

“Yo creo que el éxito no está en lo económico. Yo creo que una persona no es de éxito porque le va bien en los negocios o le va bien profesionalmente o saca 10 en la escuela. Creo que eso es lo que menos vale. Lo que vale es tener los pies en la tierra, la familia – el concepto de familia-, los amigos (Pero los verdaderos amigos….ese que cuando te recuerda te llama, cuando sabe que estas mal en cualquier circunstancia te llama para saber si se te ofrece algo, ese que cuando te ve te da un abrazo sincero, ese que cuando te ve le da gusto saber que existes). Apreciar las cosas que tienen valor VERDADERO!, no material, no físico necesariamente”. Pienso que a este concepto bien le puedo añadir una reflexión que me regaló mi madre:

“El Éxito no tiene que ver con lo que mucha gente se imagina. No se debe a los títulos nobles y académicos que tienes, ni a la sangre heredada o la escuela donde estudiaste. No se debe a las dimensiones de tu casa o de cuantos carros quepan en tu cochera. No se trata si eres jefe o subordinado; o si eres miembro prominente de clubes sociales. No tiene que ver con el poder que ejerces o si eres un buen administrador o hablas bonito, si las luces te siguen cuando lo haces. No es la tecnología que empleas. No se debe a la ropa, o si después de tu nombre pones las siglas deslumbrantes que definen tu status social. No se trata de si eres emprendedor, hablas varios idiomas, si eres atractivo, joven o viejo.

El Éxito…….. Se debe a cuanta gente te sonríe, a cuantas gentes amas y cuantos admiran tu sinceridad y la sencillez de tu espíritu.

Se trata de si te recuerdan cuando te vas. Se refiere a cuanta gente ayudas, a cuanta evitas dañar y si guardas o no rencor en tu corazón.

Se trata de que en tus triunfos estén incluidos tus sueños.

De si tus logros no hieren a tus semejantes.

Es acerca de tu inclusión con otros, no de tu control sobre los demás.

Es sobre si usaste tu cabeza tanto como tu corazón, si fuiste egoísta o generoso, si amaste la naturaleza y a los niños y te preocupas de los ancianos.

Es acerca de tu bondad, tu deseo de servir, tu capacidad de escuchar y tu valor sobre la conducta. No es acerca de cuantos te siguen si no de cuantos realmente te aman. No es acerca de transmitir, si no cuantos te creen si eres feliz o finges estarlo. Se trata del equilibrio de la justicia que cunduce al bien tener y al bien estar. Se trata de tu conciencia tranquila, tu dignidad invicta y tu deseo de ser más, no de tener más

ESTO ES EL ÉXITO.

¿En qué te enfocas?


Al inicio de una conferencia sobre estrés, el disertante colgó frente al público una gran hoja de papel blanco. Con un marcador negro dibujó luego una mancha irregular

“¿Qué ven aquí?”, preguntó.

Uno tras otro, los presentes fueron contestando: “Una mancha negra”.

“Eso supuse”, dijo el orador. “Ninguno de ustedes se enfocó en la hoja blanca, aunque tiene una superficie mucho mayor. Precisamente de eso hablaremos esta noche”.

¿Cuál es la conversación en la que te enfocas más asiduamente? , ¿en todo lo que tienes o en lo poco que te falta?, ¿en todo lo que sabes o en lo mucho que no dominas?, ¿en todo lo que puedes o en lo que te gustaría pero no te sale?

 

Depende cuál sea la conversación en la que te enfoques, será el estado de ánimo que estarás transitando.

 

“La emoción que sientes no existe por si sola sino por la explicación que tu le das”. Y de acuerdo con el estado de ánimo que estés transitando, será la predisposición a la acción que tendrás. Y de acuerdo con tu manera de accionar los resultados que estarás obteniendo. ¿Qué, no te gustan los resultados? La clave es la conversación.

 

Veamos, piensa en tu situación, en la conversación que te separa de tus resultados. Piensa en tus mejores razones, en esas que estás seguro nadie puede dar vuelta y ahora te pido que leas lo siguiente:

 

Después de la primera prueba artística de Fred Astaire, el informe de  director de pruebas de la M.G .M. fechado en 1933, decía: “¡No sabe actuar!”

¿Qué te parece que hizo Fred Astaire después de semejante declaración?

Imagínalo por sus resultados.

 

Louis May Alocott, la autora de Mujercitas, era impulsada por su familia a conseguir trabajo como mucama o costurera. ¿Escuchó los juicios de su familia o lo que decía su conversación interna?

 

Beethoven tocaba mal el violín y su profesor consideraba que no tenía futuro como compositor. Como era sordo no pudo escuchar esta crítica, ¡qué suerte!

 

Los padres del famoso cantante Enrico Caruso querían que fuera ingeniero. Su profesor decía que no tenía voz y que no podía cantar. ¿Qué lo habrá motivado a seguir intentándolo?

 

Charles Darwin, padre de la teoría de la evolución abandonó la carrera médica mientras el padre le decía: “Lo único que te interesa es capturar ratas”. ¿De qué otra manera hubiera podido entender su interés por las ratas?

 

El director de un diario despidió a Walt Disney por falta de ideas. Walt Disney quebró varias veces antes de construir Disneylandia.

¿Alguna vez pensaste que para concretar eso alguien antes tuvo que soñar en supergrande, casi te diría delirar conciente?

 

Albert Einstein no habló hasta los cuatro años y no leyó hasta los siete. Su maestra lo describió como mentalmente lento, insociable y encerrado siempre en sueños tontos.

 

¿Alguna vez alguien dijo que tus sueños son tontos?

 

Henry Ford fracasó y quebró cinco veces hasta que finalmente tuvo éxito. ¿Te parece que Ford pensó que era un fracasado o simplemente consideró a sus errores como espacios de aprendizaje?

 

Winston Churchill no aprobó sexto grado. Llegó a Primer Ministro recién a los sesenta y dos años, luego de una vida de derrotas y reveses e hizo sus mayores contribuciones cuando era un hombre mayor.

 

¿Todavía estas a tiempo?

 

Dieciocho editores rechazaron el cuento de Richard Bach Juan Salvador Gaviota, antes de que Macmillan lo publicara finalmente en 1970. Cinco años después había vendido más de siete millones de ejemplares solamente en los Estados Unidos.

 

¿No te pasa que a veces te das cuenta que los otros son los que se la pierden?

 

Después de haber leído esto, ¿todavía te parecen válidas tus explicaciones y tus razones para no alcanzar tus resultados?

 

“Una de las cosas más valiosas que he aprendido es que no siempre tengo que tener razón.”

JEFFREY B. SWARTZ.

 

¿En que te vas a enfocar? ¿Qué te puede llevar hacia los resultados extraordinarios?

 

“Tu puedes tener excusas o puedes tener resultados. Lamentablemente lo que no puedes tener son las dos cosas a la vez.”

No es lo que dicen los demás, tampoco tus circunstancias, sólo tu conversación.

 

Es tu hoja en blanco donde cada día puedes escribir lo que quieres y si lo que tienes escrito no te gusta, sabes que puedes dar vuelta la hoja.

 

“La persona que realmente quiere hacer algo encuentra la forma de hacerlo.

Los demás encuentran razones y excusas.”

 

El valor te pone en contacto con la conversación interna y te asiste a desarticular la manera que ella te frena. También te asiste abriéndote al aprendizaje para adecuarte a los cambios del contexto mientras amplías la interpretación que haces para ver las cosas de otra manera. Te posiciona para comprometerte con tus objetivos mientras planificas y accionas hacia las metas aprovechando tus recursos y tus talentos personales para transformar en oportunidades los problemas dándole más sentido a lo que haces.

 

¿Cuándo le vas a poner algo de valor a tu vida?

¿Cuándo quieres estar parado en tus sueños?

“Nadie que haya alcanzado el éxito lo ha hecho dando excusas

Recomendaciones sobre atención y servicio


Contrata gente amable.

Ve a la cara y sonríe.

Hay que sonreír, la sonrisa  genera atracción  y conquista.

Si no sabe sonreír no tiene mucho que hacer en atención y servicio al cliente.

El 85% de la gente  es visual, se anticipan a sentir lo que  ve.

La gente compra lo que ve, te comprarán  si eres amble, con buena imagen y con gran sonrisa.

Nadie tolera a un “jetón” ya sea tu  pareja, jefe o vendedor.

Un cliente molesto jamás regresa  y es el peor medio de mercadotécnia.

A través de las quejas y críticas, se detectan nuevas oportunidades de mejora.

Hay que ponerse del lado del cliente, crear empatia y entender sus quejas o malestares.

Las palabras mas poderosas son: “por favor y gracias”.

Debes representar con orgullo tu empresa, nunca hablar mal de tus compañeros, productos y servicios  pues sólo estarás proyectándote a ti mismo.

La actitud marca la diferencia en el trato con los clientes, de esta manera se logran los  resultados.

Con el cliente te comunicas con todos tus actos, con el saludo, la mirada, la palabra y la sonrisa.

Con el respeto transmites el sentido de importancia, que te importe el cliente:

Si rebasas la expectativa del cliente  te paga con gusto, te recomienda y nunca lo olvida.

Hay que entusiasmar  al cliente con el poder de la palabra. No es tan difícil cautivar al  cliente.

Las ventas abren las puertas y el servicio las mantiene abiertas.

El primer contacto con el cliente es el mas importante: guardia,

recepcionista, el vendedor, etc.

Los que venden no son tus productos sino las personas. El cliente va a donde tratan bien  y al verlo  llegar, se entusiasman por servirle.

Hay que ser siempre amable con todos nunca ser prepotente con los colaboradores para ser pleno.

Trata bien a tus empleados para que ellos traten bien a los clientes, y los empleados aprendan de ti.

El cliente como todo ser humano no tolera el engaño se debe cumplir toda promesa realizada al cliente. Hay que tener cuidado con lo que se ofrece.

Parte del éxito depende de la motivación de los colaboradores, empresas de primera tienen  empleados de primera y esto se logra con capacitación y motivación.

La gente respeta más al que enseña que al que manda. Por eso hay que capacitar y ser esmerado con esfuerzo. El líder busca comprender para enseñar más. Comenta e instruye  con equilibrio al colaborador (a su gente). Ante clientes prepotentes hay que ser francas y buscar el equilibrio del  “ganar- ganar”.

Dios mio…


Ayúdame a decir la verdad en la cara de los fuertes, y a no mentir para congraciarme con los débiles.

Si me das dinero, no tomes mi felicidad, y si me das fuerzas, no quites mi raciocinio.

Si me das éxito no me quites la humildad. Si me das humildad, no quites mi dignidad.

Ayúdame a conocer la otra cara de la imagen, y no me dejes acusar a mis adversarios, tachándoles porque no comparten mi criterio.

Enséñame a amar a los demás y mí mismo, y a juzgarlos como lo hago conmigo.

No me dejes embriagar con el éxito cuando lo logre, ni desesperarme si fracaso.

Más bien, hazme siempre recordar que el fracaso es la prueba que antecede al éxito.

Enséñame que la tolerancia es el más alto grado de la fuerza y que el deseo de venganza es la primera manifestación de la debilidad.

Si me despojas del dinero, déjame la esperanza, y si me despojas del éxito, déjame la fuerza de voluntad para poder vencer el fracaso.

Si me despojas del don de la salud déjame la gracia de la fe.

Si hago daño a la gente, dame la fuerza de la disculpa, y si la gente me hace daño, dame la fuerza del perdón.

Dios mío…  si te olvido ¡no me olvides!

¿Tú de qué eres esclavo?


¿De las heridas que recibiste cuando eras pequeño?,  ¿de tus traumas de la  infancia?, ¿de lo que alguien más decidió que fueras?, ¿de una relación que  no te satisface?, ¿ de un trabajo que no disfrutas?, ¿de la rutina de tu vida?

¡Ya libérate! tira ya ese costal que llevas en la espalda, en el guardas el resentimiento, el rencor y la culpa. Deja ya de culpar a otros y a tu pasado por lo que no marcha bien en tu vida. Cada día tienes la oportunidad de empezar otra vez. Cada mañana, al abrir los ojos, naces de nuevo, recibes otra oportunidad para cambiar lo que no te gusta y para mejorar tu vida. La responsabilidad es toda tuya. Tu felicidad no depende de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tu pasado, depende solo de ti.

¿Qué es lo que te tiene paralizado?, ¿el miedo al rechazo?, ¿al éxito?, ¿al fracaso?, ¿al que dirán?, ¿a la crítica?, ¿a cometer errores?, ¿a estar solo?

¡Rompe ya las cadenas que tu mismo te has impuesto! A lo único que le  debes tener miedo es a no ser tú mismo, a dejar pasar tu vida sin hacer lo que quieres, a desaprovechar esta oportunidad de mostrarte a otros, de decir lo que piensas, de compartir lo que tienes. Tú eres parte de la vida y como todos, puedes caminar con la frente en alto. Los errores del pasado ya  han sido olvidados y los errores del futuro serán perdonados. Date cuenta de  que nadie lleva un registro de tus faltas, solo tú mismo. Ese juez que te  reprocha, ese verdugo que te castiga, ese mal amigo que siempre te critica, ¡eres tú mismo! Ya déjate en paz, ya perdónate.

FRASE 2: HOY ES EL DIA DE PERDONAR

¿Cuándo vas a demostrar tu amor a tus seres queridos?, ¿Cuándo te queden  unos minutos de vida?, ¿Cuándo les queden a ellos unos minutos de vida?

El amor que no demuestres hoy, se perderá para siempre. Recuerda que la vida es tan corta y tan frágil que no tenemos tiempo que perder en rencores y estúpidas discusiones. Hoy es el día de perdonar las ofensas del pasado y de arreglar las viejas rencillas. Entrégate a los que amas sin esperar cambiarlos, acéptalos tal como son y respeta el don más valioso que han recibido: Su libertad.

Disfruta de tus relaciones sin hacer dramas. Si pretendes que todos hagan  lo que tú quieres o que sean como tú has decidido, si pretendes controlar a los que te rodean, llenarás tu vida de conflicto. Permite a otros  que tomen sus propias decisiones como has de tomar las tuyas, tratando siempre de lograr lo que es mejor para todos. Así podrás llenar tu vida de armonía.

FRASE 3: ¿QUE ESPERAS?

¿Qué estás esperando para empezar a disfrutar de tu vida? ¿Que se arreglen todos tus problemas?, ¿Que se te quiten todos tus traumas?, ¿Que por fin alguien reconozca tu valía?, ¿Que llegue el amor de tu vida?, ¿Que regrese el que se fue?, ¿Que todo te salga como tú quieres?, ¿Que se acabe la crisis económica?, ¿Que te suceda un milagro?, ¿Que por arte de magia todo sea  hermoso y perfecto?.

¡Despierta ya hermano!, ¡Despierta ya hermana!, ¡Esta es la vida! La vida no es lo que sucede cuando todos tus planes se cumplen, ni lo que  pasará cuando tengas eso que tanto deseas. La vida es lo que está pasando en este preciso instante. Tú vida en este momento es leer este párrafo,  donde quiera que lo estés haciendo y con las circunstancias que te rodean ahora. En este momento tu corazón lleva sangre a todas las células de tu  cuerpo y tus pulmones llevan oxígeno a donde se necesita. En este momento algo que no podemos comprender, te mantiene vivo y te permite, ver, pensar, expresarte, moverte, reír, ¡hasta llorar si quieres!

No te acostumbres a la vida, no te acostumbres a despertar todos los días y estar aburrido, o malhumorado, o preocupado. Abre tus ojos y agradece todas las bendiciones que puedes ver, agradece tu capacidad de oír el canto de los pájaros, tu música preferida, la risa de tus hijitos. Pon tus manos en tu pecho y siente tu corazón latir con fuerza diciéndote: “Estoy vivo, estoy vivo, estoy vivo”.

Yo se que la vida no es perfecta, que está llena de situaciones difíciles.

Tal vez, así es como se supone que sea. Tal vez por eso se te han brindado todas las herramientas que necesitas para enfrentarla: Una gran fortaleza que te permite soportar las pérdidas, la libertad de elegir como reaccionar ante lo que sucede, el amor y el apoyo de tus seres queridos.

Se también que tú no eres perfecto, nadie lo es. Y sin embargo, millones  de circunstancias se han reunido para que existas. Fuiste formado a partir  de un diseño maravilloso y compartes con toda la humanidad sus virtudes y defectos. Así está escrito en tus genes, en los genes de todos los seres  humanos que han existido y en todos los que existirán

Tus pasiones, tus miedos, tus heridas, tus debilidades, tus secretos y tu  agresión, los compartes con todos tus hermanos. ¡Bienvenido a la raza humana! Esos supuestos defectos son parte de tu libertad, parte de tu humanidad  Si te preguntas ¿Quién soy yo para decirte todo esto? Te contestaré que no  soy nadie, soy simplemente una versión diferente de lo que tú eres. Otro ser humano más entre miles de millones, pero uno que ha decidido ser libre y recuperar todo el poder de su vida.

Espero que tú también decidas hacerlo.