La corrupción


La corrupción es un ejercicio de ida y vuelta, no participes en ella, de lo contrario no te quejes, así, no esperes vivir mejor. No participes de ninguna manera en la cadena económica en donde se ve involucrado el dinero mal habido, recházalo.

El arte de no enfermarse


Si no quiere enfermarse hable de sus sentimientos.

Emociones y sentimientos que son escondidos, reprimidos, terminan en  enfermedades como: gastritis, úlcera, dolores lumbares, dolor en la columna.

Con el tiempo, la represión de los sentimientos degenera hasta el cáncer.

Entonces, vamos a sincerar, confidenciar, compartir nuestra intimidad, nuestros “secretos”, nuestros errores!… El diálogo, el hablar, la palabra, es un poderoso remedio y una excelente terapia!

Si no quiere enfermarse tome decisiones.

La persona indecisa permanece en duda, en la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones. La historia humana es hecha de decisiones. Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajas y valores para ganar otros. Las personas indecisas son víctimas de dolencias nerviosas, gástricas y problemas de la piel.

 

Si no quiere enfermarse busque soluciones.

Personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas.

Prefieren la lamentación, la murmuración, el pesimismo. Mejor es encender un fósforo que lamentar la oscuridad. Una abeja es pequeña, pero produce lo más dulce que existe. Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.

 

Si no quiere enfermarse no viva de  apariencias.

Quien esconde la realidad finge, hace poses, quiere siempre dar la impresión de estar bien, quiere mostrarse perfecto, bonachón, etc., está acumulando toneladas de peso… Una estatua de bronce con pies de barro.

Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con mucho barniz y poca raíz. Su destino es la farmacia, el hospital, el dolor.

 

Si no quiere enfermarse acéptese.

El rechazo de sí mismo, la ausencia de autoestima, hace que nos volvamos ajenos de nosotros mismos. Ser uno mismo es el núcleo de una vida saludable.

Quienes no se aceptan a si mismos, son envidiosos, celosos, imitadores, competitivos, destructivos. Aceptarse, aceptar ser aceptado, aceptar  las críticas, es sabiduría, buen sentido y terapia.

 

Si no quiere enfermarse confíe.

 

Quien no confía, no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas. Sin confianza, no hay relacionamiento. La desconfianza es falta de fe en sí, en los otros y en Dios.

Si no quiere enfermarse no viva siempre triste.

El buen humor, la risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y traen larga vida. La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive.

“El buen humor nos salva de las manos del doctor”. La alegría es salud y terapia.

Discurso de Bill Gates en una escuela.


Muy conciso, todos esperaban que fuera a hacer un discurso de una hora o más, habló menos de 5 minutos, le aplaudieron más de 10 minutos sin parar, dió las gracias y se fue enseguida en su helicóptero.*

 

Regla 1

La vida no es fácil, acostúmbrate a ello

 

Regla 2

El mundo no está preocupado por  tu autoestima.

El mundo espera que  hagas algo útil por él ANTES de sentirte bien contigo mismo.

 

Regla 3

No ganarás 20.000 al mes nada más salir de la escuela.

No serás vicepresidente de una empresa con coche y teléfono a tu disposición, antes de conseguir comprar tu propio coche y teléfono.

 

Regla 4

Si crees que tu profesor es duro, espera a tener un Jefe.

Él no tendrá piedad de ti.

 

Regla 5

Vender papel usado o trabajar los festivos no es ser lo último en la escala social

Tus abuelos tenían una palabra diferente para eso: lo llamaban  oportunidad.

 

Regla 6

Si fracasas, no es culpa de tus padres. Por tanto no te lamentes de sus errores, aprende de ellos.

 

Regla 7

Antes de  nacer tú, tus padres no eran tan críticos como ahora. Ellos se volvieron así por pagar tus cuentas, lavar tus ropas y oírte decir que son “ridículos”. Por tanto, antes de salvar el planeta para la próxima generación, queriendo remediar los errores de la generación de tus padres, intenta limpiar tu propia habitación.

 

Regla 8

La escuela puede haber eliminado la distinción entre vencedores y perdedores, pero la vida no es así. En algunas escuelas no repites el curso y tienes las oportunidades que necesites hasta aprobar.

Esto no se parece en nada a la vida real. Si fallas, estás despedido, ¡¡¡PUERTA !!!

Así que acierta a la primera.

 

Regla 9

La vida no está dividida en trimestres.

Tú no tendrás siempre los veranos libres y es poco probable que otros empleados te ayuden a cumplir tus tareas al final de cada período.

 

Regla 10

La televisión NO es la vida real.

En la vida real, las personas tienen que dejar el bar o la discoteca e ir a trabajar.

 

Regla 11

Sé legal con los chapones (aquellos estudiantes que los demás juzgan que son  bobos). Existe una gran probabilidad de que tengas que trabajar PARA uno de ellos.

Proactivos


1: La persona proactiva siempre va hacia enfrente, es consciente, está en constante lucha y usualmente logra lo que persigue.

2: La persona reactiva, está a la espera, solo responde a los demás, actúa hasta que se ve obligada y no sabe a donde va.

 

Cada una reacciona así:

 

1: Cuando comete un error, dice: “me equivoqué” y busca aprender la lección.

2: Cuando comete un error busca a quien responsabilizar y dice: “No fue culpa mía”.

 

1: Sabe que la adversidad es un buen maestro.

2: Se siente víctima durante las adversidades.

 

1: Sabe que pudo haber hecho algo mas para obtener un buen resultado.

2: Cree que la mala suerte fue la que ocasiono el mal resultado.

 

1: Trabaja mucho, pero dedica tiempo para sí mismo y atiende a los demás.

2: Está siempre “muy ocupado” y no tiene tiempo para nadie.

 

1: Enfrenta los desafíos uno a uno. A veces sufre.

2: Rodea los desafíos y no se atreve a intentar. No quiere sufrir.

 

1: Se compromete, promete  y cumple.

2: No hace promesas y no se compromete. Se escuda en que depende de los demás.

 

1: Dice: “Soy bueno, pero puedo mejorar”.

2: Dice: “No soy tan malo como otros”

 

1: Escucha, comprende y responde.

2: No escucha bien, no entiende y cree que todo lo sabe.

 

1: Respeta a los que saben más y se preocupa en aprenderles.

2: Tiene envidia de los que saben mas y sólo se fija en sus defectos.

 

1: Dice: “Debe haber una forma mejor de hacerlo. . .”.

2: Dice: “Esta es la forma en que siempre lo hemos hecho. Es la mejor”.

 

1: Busca siempre SOLUCIÓNES.

2: Es muy bueno para ver los  PROBLEMAS.

Decálogo de asertividad


1.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de ser  tratados con respeto, valoran a los demás, tanto como así mismos y  desean que sus relaciones humanas sean respetuosas.

2.- La gente asertiva cree que las relaciones humanas se quebrantan cuando uno trata de controlar a los demás a través de la culpa, la  hostilidad o con la intimidación. Los individuos que degradan a los demás también se degradan así mismos, en consecuencia todos salen  perdiendo.

3.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de promover su dignidad y respeto personal, en tanto que al así hacerlo no se violen los derechos de los demás.

4.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de defenderse, pero lo hacen de manera abierta y respetuosa, sin ofender o insultar. Considera que cuando uno pospone frecuentemente sus derechos o renuncia a ellos, los demás se aprovechan, cuando los demás individuos expresan sus pensamientos y sentimientos en forma directa y oportuna, todo el mundo se beneficia.

5.- La gente asertiva anima a los demás a ser asertivos. De hecho cree que las relaciones humanas solo pueden ser verdaderamente significativas y enriquecedoras cuando las personas comparten abierta y asertivamente  sus ideas, sentimientos y necesidades.

6.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de expresar sus opiniones respecto a la manera en que la conducta de los demás les afecta. Al verbalizar su percepción sobre la conducta de los demás el individuo asertivo le ayuda al otro a conocer el impacto que sus conductas causa y con ello le da la oportunidad de cambiar.

7.- Las personas asertivas consideran que los individuos tienen el derecho de expresarse cuando se sienten humillados o maltratados; y si son ellos los que provocan esta situación, consideran que tienen el derecho de tratar de rectificar la situación ofreciendo una disculpa, al permitir que los otros conozcan como se sienten, la gente asertiva se hace respetar y recupera su autoestima.

8.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho detomarse el tiempo suficiente para analizar problemas pidiendo información y hasta de cambiar de opinión cuando sea necesario. Este tipo de gente es receptiva a nuevas formas de pensar y no busca respuestas ligeras o mágicas.

9.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de decidir si cambian o no su conducta para complacer a los demás y el derecho a decir “NO” sin sentirse culpables. Quieren agradar a los demás pero no se decepcionan si no lo logran.

10.- La gente asertiva incluso cree que los individuos tienen el derecho de no ser asertivos en ocasiones. Las personas tienen la libertad de establecer sus prioridades, de cometer errores, de sufrir las consecuencias y de ser en última instancia los jueces de sus propias acciones.

Conclusión: Si somos concientemente respetuosos y practicamos la asertividad en nuestras relaciones humanas dentro y fuera de las organizaciones estamos seguros de que generaremos un clima de confianza y colaboración que nos permitirá ser no solo mejores profesionales sino también mejores personas.

Los errores


¿Para qué repetir los errores antiguos habiendo tantos errores nuevos que cometer?

Si  pudiese volver a la juventud, cometería todos aquellos errores de nuevo, solo que más temprano.

– El hombre inteligente aprende de sus propios errores, el sabio aprende de los errores de los demás.

– Cometer un error y no corregirlo, es otro error.