Ser despedido


Ser despedido fue la mejor cosa que me pudo haber pasado, la pesadez de ser exitoso fue reemplazada por la ligereza de empezar nuevamente, me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida con mas experiencia.

Ganancias marginales


En el 2010, el coach Dave Brailsford  se convirtió en Gerente General y Director de Desempeño del Team Sky (el equipo profesional de ciclismo de la Gran Bretaña), como tal fue asignado con una enorme tarea.

Ningún ciclista británico había hasta ese momento ganado el Tour de France, la tarea del coach Brailsford era cambiar esto. Su estrategia fue simple.

Brailsford era un creyente de un concepto que él llamaba “la suma de ganancias marginales”. Solía explicarlo como  “el 1% de mejora marginal en todo lo que haces”. El creía que si el equipo mejoraba el 1% en todas las áreas relacionadas con el ciclismo, todas esas mejoras sumadas, harían un gran cambio, una gran mejora.

Iniciaron mejorando todo lo que se puede esperar: la nutrición de los ciclistas, el programa de entrenamiento semanal, la ergonomía del sillín, el peso de las llantas.

Sin embargo el coach Brailsford y su equipo no pararon allí. Buscaron mejoras marginales en pequeñas áreas que eran ignoradas prácticamente por todos: Encontraron cual era la almohada que mejoraba la calidad del sueño de los ciclistas y viajaban con ellas para usarlas en el hotel, hicieron pruebas para encontrar cual era el gel de masajes más efectivo para su tipo de entreno, enseñaron a los ciclistas la forma correcta de lavar sus manos para evitar infecciones. Buscaron mejoras del 1% en todas las áreas imaginables (y algunas inimaginables).

Brailsford estaba seguro que si podía ejecutar exitosamente esta estrategia, el equipo podría ganar el Tour de France en 5 años. Estaba completamente equivocado. Lo ganaron en solo 3 años.

En el 2012, Sir Bradley Wiggings del equipo Sky se convirtió en el primer ciclista británico en ganar el Tour de France. Ese mismo año, Brailsford fue el entrenador del equipo Británico de ciclismos en las olimpiadas y dominaron por completo los resultados de las pruebas, obteniendo el 70% de las medallas disponibles para disciplina.

En el 2013, el equipo Sky repitió el triunfo con un ciclista diferente Chris Froome. Muchos expertos se expresado a favor del equipo Británico de ciclismos, llegando a decir que ha sido por los últimos años el equipo más exitoso de la historia moderna del ciclismo.

Es fácil sobrevalorar la importancia de un momento definitorio y menospreciar el valor de las decisiones que tomamos diariamente.

Prácticamente cada uno de tus hábitos actuales (bueno o malo) es el resultado de pequeñas decisiones que has venido tomando a través del tiempo.

Nos convencemos a nosotros mismos de que un cambio solo es importante y significativo si el resultado asociado a este cambio es grande y visible inmediatamente. Ya sea perder peso, empezar un negocio, viajar por el mundo o cualquier meta que tengamos. Es común presionarnos para hacer grandes cambios y mejoras, que inmediatamente todos puedan notar.

Mientras tanto el mejorar un 1% no es notorio, sin embargo es igual (o más) importante en el largo plazo.

Importante recordar, que este patron funciona de igual manera a la inversa. En otras palabras La Suma de Perdidas Marginales. Si te das cuenta que tienes muy malos hábitos o ​estas ​en un lugar donde no quieres estar, es sumamente probable que no sea una situación que ocurrió de la noche a la mañana. Es probable que sea la suma de pequeñas decisiones (algunas pérdidas del 1% aquí y allá), eso eventualmente termina siendo un problema.

Al principio, prácticamente no notarás los cambios entre tomar la decisión que es 1% mejor o la que es 1% peor. Pero al pasar el tiempo, estas pequeñas mejoras se irás sumando y pronto notarás una gran diferencia entre las personas que decidieron hacer mejoras del 1% y las que decidieron omitirlas. Esta es la razón por la cual, las pequeñas decisiones no​ hacen mucha diferencia al principio, pero los cambios que puedes lograr con el tiempo son impresionantes.

El éxito son algunas pocas disciplinas practicadas diariamente, mientras que el fracaso son algunos errores de juicio, practicados diariamente.

La mayoría de las personas hablan del éxito como si fuera un suceso, como si fuera un evento. Hablamos de perder 25 kg de peso o de tener un negocio exitoso o ganar el Tour de France como si fuera un evento. Pero la verdad es que las cosas más importantes de la vida no son eventos separados, sino la suma de todos esos momentos que elegimos hacer las cosas un 1% mejor. La suma de las ganancias marginales, hace la diferencia.

Hay un gran poder en los pequeños triunfos y los triunfos que llegan poco a poco. Esta es la razón por la cual un paso estable entrega resultados enormes, por eso el sistema es más importante que la meta en sí, es por eso que dominar y aprender a desarrollar tus hábitos es más importante que un resultado esperado.

Descubre donde se esconden los 1% de tu vida… conquista tu meta un paso a la vez.

Los jovenes


“Si le pudieras decir una cosa a los jóvenes ¿qué sería?”

Sigue tus sueños y probablemente los alcanzarás.

Haz lo que quieras, lo que piensan los demás no debería importar.

Haz lo que tú quieras y tendrás éxito, harás un mejor trabajo que si te obligas a hacer otra cosa.

Deberías ser honesto en tu vida y en tu trabajo, no hagas dinero culpable.

Deben ser verdaderos, creo que esa es la palabra.

Tienes que ser tú mismo y ser honesto.

Sin carácter, no tendrás éxito.

No uses drogas.

Comparte sabiduría


¿Qué mejor que pedir sabiduría a las personas con más experiencia de vida?
Hemos entrevistado a adultos mayores en todo el mundo con 3,500 años de experiencia en total.

Les hicimos la pregunta:

“Si le pudieras decir una cosa a los jóvenes ¿qué sería?”

Sigue tus sueños y probablemente los alcanzarás.

Haz lo que quieras, lo que piensan los demás no debería importar.

Haz lo que tú quieras y tendrás éxito, harás un mejor trabajo que si te obligas a hacer otra cosa.

Deberías ser honesto en tu vida y en tu trabajo, no hagas dinero culpable.

Deben ser verdaderos, creo que esa es la palabra.

Tienes que ser tú mismo y ser honesto.

Sin carácter, no tendrás éxito.

No uses drogas.

La vida es más corta de lo que crees y mientras más envejeces más rápido avanza.

Soy viejo, sé de lo que estoy hablando.

Eres único, nunca ha habido alguien cómo tú antes y nunca lo habrá.

No importa lo que piensen los demás, conviértete en esa originalidad.

Si algunos días llueve, no te preocupes, algunos días el sol brilla, no te preocupes, sea lo que sea, va a cambiar, así que disfrútalo.

Si eres positivo y te alejas de las personas aburridas entonces la vida será genial.

Diría que debes disfrutar de ti mismo, disfruta de ti mismo, eso es lo que todos debemos hacer.

Espero que seas una persona que se preocupa por lo demás en vez de ser alguien que solo toma beneficios.

¿Qué te dice tu instinto?

Vayan más despacio

Si, hay más en la vida que solo tomar velocidad, vayan más lento.

Le dije a mi hijo cuando creció, que todos somos daltónicos, todos somos iguales, somos humanos, sin importar el color de la piel.

Busca la paz en ti mismo y en el mundo, nada más importa.

La mejor moneda, que puedes gastar libremente y con la que obtienes mucho más de lo que gastes, es el amor, gástalo.

Comparte la sabiduría.

Ser abiertos y curiosos


Algunos lectores se preguntarán:
“¿Tengo que ser abierto y curioso en la oficina? ¿No basta con que me dedique al proyecto?”.
No, no basta. Parte de nuestro trabajo es establecer, desarrollar y mantener relaciones. Esto es lo que nos permite ser exitosos.

Estrategias de gestión de relaciones


– Ser abiertos y curiosos: 

Algunos lectores se preguntarán:
“¿Tengo que ser abierto y curioso en la oficina? ¿No basta con que me dedique al proyecto?”.
No, no basta. Parte de nuestro trabajo es establecer, desarrollar y mantener relaciones.
Esto es lo que nos permite ser exitosos.

– Mejorar nuestro estilo comunicacional: 

¿Somos directos, indirectos, serios, discretos, intensos, curiosos, etc.?
Los demás experimentan constantemente nuestro estilo comunicacional, es importante que lo depuremos.

– No dar señales ambiguas: 

Nuestros sentimientos se expresan a través de nuestro lenguaje corporal.
Por tanto, felicitar a alguien sin poner cara de felicidad es una señal ambigua.
Esto puede frustrar y confundir a los demás.
Debemos aprender a expresar bien las emociones que estamos sintiendo.

– Recordar las palabras “mágicas”: 

Estamos viviendo en una época en la que cada vez expresamos menos nuestro agradecimiento y nuestro aprecio por los demás.
Es importante que nos habituemos a decir “gracias”, “por favor” y “lo siento” en los momentos en que sea adecuado y de forma correcta.

– Asumir las críticas de manera positiva: 

Quizá no haya otra tarea más difícil que esta.
Pero es importante que tomemos en cuenta la opinión de los demás y la pongamos en práctica.
Esta es una buena manera de afianzar nuestras relaciones.

– Generar confianza: 

Con comunicaciones directas y un comportamiento coherente, entre otras.
La confianza es fundamental para afianzar nuestras relaciones.

– Contar con una política de “puertas abiertas”: 

Permitir que todos los empleados tengan acceso a cualquier otro empleado independientemente de su nivel.
Esto permitirá mejorar las relaciones en toda la organización.

– Enojarnos a propósito: 

Enojarnos es fácil, pero debemos aprender a enojarnos con la persona adecuada, a un nivel adecuado, en el momento adecuado, por la razón adecuada y de la manera adecuada.
Si expresamos nuestro enojo de la manera adecuada, lograremos expresar la gravedad de la situación sin dañar las relaciones y sin lastimar.
Lograremos el producir el efecto que deseamos.

– No tratar de evitar lo inevitable: 

Marge y usted trabajan en el mismo departamento, pero usted no soporta a Marge.
Y, para colmo, los acaban de poner a los dos al mando de un proyecto.
¿Qué hacer? Aceptar la situación y aplicar las estrategias de inteligencia emocional para seguir adelante.

– Reconocer los sentimientos de los demás: 

Todos tenemos el derecho de experimentar emociones.
Por tanto, cualquier gesto de ayuda podamos hacer a una persona que no se encuentra bien, afianzará nuestra relación.

– Complementar las emociones o la situación de la persona:

No significa actuar de la misma manera que el, sino responder de forma que demostremos nuestro interés en lo que siente.

– Demostrar nuestro interés: 

Siempre estamos rodeados de personas que hacen un gran trabajo.
Y es importante que les demostremos nuestro interés inmediatamente, no la semana entrante.
Basta con una tarjeta de agradecimiento, unas palabras o algo por el estilo.

– No sólo llevarlas a cabo sino también explicar nuestras decisiones: 

En vez de hacer cambios y esperar que los demás los acepten, debemos explicar por qué son necesarios dichos cambios.
Si podemos pedir consejo y opinión de antemano, mucho mejor.
La gente apreciará esta transparencia aunque los cambios tengan repercusiones negativas.

– Nuestra retroalimentación debe ser directa y constructiva: 

Requiere que apliquemos tres tipos de habilidades de la IE:
* Autoconciencia: para identificar lo que sentimos hacia la retroalimentación. ¿Nos sentimos cómodos con el proceso?
* Autogestión: para saber lo que haremos con la información que obtuvimos en el paso anterior.
* Conciencia social: para pensar en la persona que recibirá el consejo.

– A tal intención tal repercusiones: 

De nada sirve bromear sobre una situación grave si las consecuencias de tal acto serán desastrosas.
Es preciso que las repercusiones de nuestros actos sean cónsonas con la intención detrás de las mismas.

– Ofrecer una afirmación de consuelo cuando la conversación se trunque: 

A veces las conversaciones le dan el paso a los desacuerdos.
En estos casos, es importante que digamos algo como “¡Qué situación tan difícil!”.
Las afirmaciones de consuelo son neutras y sirven de apoyo a ambas partes.

– Enfrentar una conversación difícil:

* Buscar puntos de acuerdo.
* Tratar de entender la versión de la otra persona.
* Evitar la urgencia de planificar un “regreso” o apurar una despedida.
* Tratar de que la otra persona también entienda nuestra versión.
* Buscar de nuevo puntos de acuerdo que permitan terminar la conversación.
* Hacerle seguimiento a la situación.