Mentes maravillosas


Campaña “Haga un favor a la Humanidad”, ¡Diga NO a su hijo cuando sea necesario! La sociedad se lo agradecerá.

Qué fue de los deberes humanos mucho se habla de derechos humanos. Poco, nada casi de los deberes humanos: Primer deber humano, respetar a los demás. 

Hay ocasiones en que las cadenas que nos impiden, son más mentales que físicas.

Piensa, ¡en muchas ocasiones te atan en nada y tú te lo crees!

La forma más rápida de encontrar algo es ponerse a buscar otra cosa diferente.

Dinero, el ser humano es la única especie que paga por vivir en la tierra.

A menudo buscamos algo y lo tenemos tan cerca…

En la vida no hay cosas qué temer; sólo hay cosas qué comprender.

Si no estáis prevenidos ante los Medios de Comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido.

“Conserva celosamente tu derecho a reflexionar, porque incluso el hecho de pensar erróneamente, es mejor que no pensar en absoluto”.

No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo porque ésta es la hora y el mejor momento.

Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida. La mente que se abre a una nueva idea, jamás regresa a su tamaño original.

Un pueblo unido y organizado no debe temer a su gobierno. Es el gobierno quien debe temer a un pueblo unido y organizado.

Ayudar a los vecinos


Aquellos que escogen estar en paz, deben buscar que sus vecinos estén en paz. Aquellos que quieren vivir bien, tienen que ayudar a los otros para que vivan bien.

Aquellos que quieren ser felices, tienen que ayudar a los otros a encontrar la felicidad, pues el bienestar de cada uno está ligado al bienestar de todos. Todos somos importantes unos para otros y para vivir bien, dependemos unos de los otros.

Espero que también consigas ayudar a tus vecinos a cultivar las mejores semillas, los mejores maíces y las mejores amistades.

Las mejores semillas


Un empresario agricultor participaba todos los años en la feria de agricultura de su cuidad. Siempre ganaba el trofeo: MAÍZ DEL AÑO. Su maíz era cada vez mejor.

En una ocasión, un reportero abordó al agricultor y quedó muy intrigado con la revelación del agricultor, de cómo acostumbraba cultivar su calificado y valioso producto.

El reportero descubrió que el agricultor compartía buena parte de las mejores semillas de su plantación de maíz con sus vecinos.

-¿Cómo puede usted compartir sus mejores semillas con sus vecinos, cuando ellos están compitiendo directamente con usted?

El agricultor respondió:

– ¿Usted no sabe? ¡Es simple!

Si mis vecinos cultivaran maíz inferior al mío, la polinización degradaría continuamente la calidad de mi maíz.

Si yo quiero cultivar maíz bueno, tengo que ayudarlos a cultivar el mejor maíz, cediendo a ellos las mejores semillas.

MORALEJAS:

Aquellos que escogen estar en paz, deben buscar que sus vecinos estén en paz.

Aquellos que quieren vivir bien, tienen que ayudar a los otros para que vivan bien.

Aquellos que quieren ser felices, tienen que ayudar a los otros a encontrar la felicidad, pues el bienestar de cada uno está ligado al bienestar de todos.

Todos somos importantes unos para otros y para vivir bien, dependemos unos de los otros.

Espero que también consigas ayudar a tus vecinos a cultivar las mejores semillas, los mejores maíces y las mejores amistades.

Nunca perder la paz y la serenidad


En los momentos que la amistad o la convivencia se rompen por cualquier causa, lo más común es la aparición de sentimientos negativos: la envidia, el rencor, el odio y el deseo de venganza, llevándonos a perder la tranquilidad y la paz interior. Al perder la paz y la serenidad, los que están a nuestro alrededor sufren las consecuencias de nuestro mal humor y la falta de comprensión.

Evita pleitos


Evita pleitos, discusiones, peleas, gritos y toda forma de violencia en tu vida:

    1. Busca siempre la paz, contrólate, detén a los demás.
    2. Evita la venganza con actos de agresión, es muy peligrosa, te pueden matar.

Para fin de año


Mi Dios:

Al terminar este año quiero darte las gracias por todo lo que recibí de ti.

Gracias por la vida y el amor, gracias por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y también por lo que no pudo ser.

Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar, las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Hoy quiero pedir perdón: Por el tiempo que he perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra mal dicha, por las obras vacías, por el trabajo mal hecho, por el buen consejo no escuchado, por vivir sin entusiasmo, por el estudio olvidado, por la oración que fui aplazando y que hasta ahora vengo a ofrecerte, por todos mis olvidos, descuidos y silencios, te pido perdón, señor, perdón.

Señor:

Al iniciar el nuevo año, detengo mi vida y te la presento.

Te ofrezco mis luchas, mi esfuerzo, mis sacrificios y mi trabajo, también mis alegrías, mis noches frías y mis días felices. Te pido por mí y por los míos, la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Te pido por las personas que amo, por las amistades nuevas, por los que están cerca de mi, también por los que están lejos, por los que me dieron la mano, por los que pude ayudar, por aquellos con los que compartí mi vida, el trabajo, el dolor, las alegrías y las tristezas.

Te pido por aquellos que han mantenido su corazón duro para escucharte.

Enséñame a vivir cada día: Con optimismo y bondad, llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión, como si fuera el último día de mi vida.

Cierra mis oídos a toda falsedad, y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces e hirientes.

Abre mi ser a la humildad, a todo lo que es bueno, que mi espíritu se llene de bendiciones y las derrame a mi paso.

Cólmame ¡oh! señor, de bondad y alegría, para que cuantos viven conmigo y los que se acerquen a mi, encuentren en mi un poquito de ti.

Dame un año feliz a mí y a cuantos tratamos de encontrar tu luz.

Enséñame día con día, a repartir amor, paz y felicidad.