Familia, lugar del perdón


FAMILIA, LUGAR DE PERDÓN …
No hay familia perfecta. No tenemos padres perfectos, no somos perfectos, no nos casamos con una persona perfecta ni tenemos hijos perfectos. Tenemos quejas de los demás. Decepcionamos unos a otros. Por eso, no hay matrimonio sano ni familia sana sin el ejercicio del perdón. El perdón es vital para nuestra salud emocional y la supervivencia espiritual. Sin perdón la familia se convierte en una arena de conflictos y un reducto de penas.
Sin perdón la familia se enferma. El perdón es la asepsia del alma, la limpieza de la mente y la alforria del corazón. Quien no perdona no tiene paz en el alma ni comunión con Dios. La pena es un veneno que intoxica y mata. Guardar el dolor en el corazón es un gesto autodestructivo. Es autofagia. El que no perdona se enferma física, emocional y espiritualmente.
Y por eso la familia necesita ser lugar de vida y no de muerte; El territorio de cura y no de enfermedad; El escenario de perdón y no la culpa. El perdón trae alegría donde la pena produjo tristeza; En la que el dolor causó la enfermedad.
Papa Francisco.

Para vivir bien…


– Persiga metas posibles de ser alcanzadas.

– Siempre sonríe espontanea y genuinamente.

– Comparte con los otros.

– Ayuda a los necesitados.

– Mantén tu espíritu joven.

– Relaciónate con ricos, pobres, bonitos y feos.

– Sobre presión, mantente calmado!

– Usa tu humor para aliviar el stress.

– Perdona a los que te incomodan.

– Ten a algunos amigos en quienes confiar.

– Coopera y consigue las mejores recompensas.

– Valoriza cada momento con quien ama.

– Mantén en alto tu confianza y auto-estima.

– Respeta las diferencias.

– De vez en cuando, permite quebrar las reglas.

– Navega en Internet por placer.

– Corra riesgos calculados.

..Y comprende ‘Dinero no es todo’.

Tres cosas


Hay tres cosas en la vida que una vez que pasan nunca regresan:

1. El tiempo

2. Las palabras

3. Las oportunidades

 

Hay tres cosas en la vida que pueden destruir a una persona:

1. El enojo

2. El orgullo

3. No perdonar

 

Hay tres cosas en la vida que usted nunca debe de perder:

1. La esperanza

2. La paz

3. La honestidad

 

Hay tres cosas en la vida de mayor valor:

1. El amor

2. La bondad

3. La familia y los amigos

 

Hay tres cosas en la vida que no son seguras:

1. La fortuna

2. El éxito

3. Los sueños

 

Hay tres cosas en la vida que forman a una persona:

1. El compromiso

2. El trabajo duro

3. La sinceridad

Si eres soberbio…


Si eres soberbio, más vale que ames la soledad. Los soberbios casi siempre acaban muy solos.

No confundas la felicidad con el deseo enfermizo de ser siempre tú quien diga la última palabra. La soberbia mata, sobre todo a la persona que la padece.

 

Lucha por educarte para que no seas inferior a los demás. Y después, lucha por seguirte educando – de verdad – para que tampoco te sientas superior.

Difícilmente encontraremos señal más clara de soberbia que la de quien considera imposible lo que no sabe explicar.

 

Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganar el aplauso de los débiles. Si me das fortuna, no me quites la razón. Si me das éxito, no permitas que olvide que la humildad es virtud que da fortaleza. Si me das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame a ver siempre la otra cara de la moneda. No me dejes inculpar a los demás por no pensar como yo. Enséñame a quererlos como a mí mismo.

Si triunfo, no me dejes caer en el orgullo, ni tampoco en la desesperación si fracaso. Más bien, recuérdame que el fracaso es la experiencia que antecede al triunfo.

Enséñame que perdonar es una manifestación de grandeza y que la venganza es señal de bajeza. Si me quitas el éxito, déjame fuerza para aprender del fracaso. Si ofendo a alguien, dame el valor necesario para pedir perdón. Y si me ofenden, dame el valor para saber perdonar.

M. Ghandi

Todo tiene su tiempo


Todo tiene su tiempo.

Y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de sembrar y tiempo de cosechar.

Tiempo de ofender y tiempo de pedir perdón.

Tiempo de destruir y tiempo de edificar.

Tiempo de llorar y tiempo de reír.

Tiempo de recordar y tiempo de olvidar.

Tiempo de callar y tiempo de hablar.

Tiempo de perder y tiempo de conseguir.

Tiempo de guerra y tiempo de paz.

Tiempo de gastar y tiempo de guardar.

Tiempo de odiar y tiempo de amar.

Lo que esperamos los hijos de nuestros padres


Muchas son las ocasiones en las que se escucha a los padres decir que desean que sus hijos sean grandes profesionistas, sean exitosos, sean responsables… o sin irnos muy a futuro, que obedezcan, que ayuden en la casa, que sean educados con papá y mamá, que no se peleen con sus hermanos… en fin, esperan muchas cosas de nosotros.

Pero alguna vez, desde tu perspectiva de padre o madre, has pensado…

¿Qué es lo que NOSOTROS esperamos de ti?

Aquí te planteamos algunas cosas básicas que los hijos esperamos de ustedes, esto es resultado de una encuesta realizada a varios jóvenes…espero que las comprendas y las pongas en práctica.

1.- COMPRENSIÓN.- sé que ustedes trabajan pero yo estudio (aunque no parezca), no soy multiusos también me canso, no soy perfecto tengo errores pero te tengo a ti para ayudarme a mejorar, me gustan cosas diferentes a las que les gustan a ustedes, los tiempos cambian y las costumbres también, no esperes que me vista como tú ni que actúe como tú, compréndeme, soy diferente a ti.

2.- RESPETO.- respeta mis decisiones por algo escogí esa opción, respeta mis opiniones ellas reflejan mis gustos, por lo mismo respeta mis preferencias. Respeta mi privacidad, tengo derecho a guardar secretos, respeta mis sueños y metas, tal vez no sean lo que tu deseas pero si los tengo es por que deseo cumplirlos.

3.- APOYO.- no te imaginas cuanto necesito de el, es mi fuerza para poder cumplir todos mis sueños y deseos. Apóyame en lo que elija en mi vida, ya sea mi carrera, mi novia o novio, mis amigos, o en las metas que me plantee, exprésame ese apoyo y así saldré adelante con mayor facilidad.

4.- ESCUCHA.- escucha cuando te hable no sólo hables tú, escucha mis historias, demuestra tus ganas de escucharme. Escucha mis problemas e inquietudes, escucha mis sentimientos, escucha mis reclamos y mis gritos, escucha mis alegrías y festejos. Por más insignificantes que sean las cosas que te cuento, escúchame, lo necesito.

5.- ORIÉNTANOS.- tal vez muchas veces lo has intentado y no te hemos seguido, perdóname por no hacerlo pero por favor nunca dejes de aconsejarme y guiarme. Tú eres el de la experiencia, lo reconozco, pero no me obligues tampoco a seguirte, déjame caer y fallar, me va a ayudar para el futuro, pero cuando eso pase jálame las orejas y regrésame al camino correcto.

Pero lo más importante:

SE MI EJEMPLO, MI MODELO A SEGUIR…

No me exijas  cosas que tu no das, no me exijas paciencia si tú me gritas, no me exijas respeto si me insultas y ofendes,  no pidas que cumpla lo que prometo si tu no lo haces, no me pidas amor si no me lo das, no me pidas besos y abrazos si lo que recibo a cambio son gritos y golpes.

Yo te QUIERO y MUCHO, me encanta que seas mi papá/mamá, me encanta estar contigo… pero así como tú me pides cosas, yo también te las pido y no por venganza sino por necesidad…

Te NECESITO conmigo, NECESITO de ti y de tu amor, NECESITO tus besos y tus abrazos, pero también NECESITO que me dejes volar.

Sé que no eres perfecto, yo tampoco lo soy. Sé que no me puedes cumplir todos mis caprichos, pero lo material no me importa. Sé que haces las cosas por mi bien y te lo agradezco. Sé que deseas lo mejor para mí, yo también deseo lo mejor para ti. Sé que no quieres que sufra, pero de repente es bueno sufrir y tropezar y así me levantaré más fuerte y venceré.

Sólo me quedan dos cosas por decirte:

TE QUIERO MUCHO y GRACIAS POR TODO!

Envíalo a todos los papás que conozcas para que ellos lo pongan en práctica y así formen una mejor familia. Si tú no eres papá o mamá reflexiónalo para el futuro, ya te llegará el momento.

¿Tú de qué eres esclavo?


¿De las heridas que recibiste cuando eras pequeño?,  ¿de tus traumas de la  infancia?, ¿de lo que alguien más decidió que fueras?, ¿de una relación que  no te satisface?, ¿ de un trabajo que no disfrutas?, ¿de la rutina de tu vida?

¡Ya libérate! tira ya ese costal que llevas en la espalda, en el guardas el resentimiento, el rencor y la culpa. Deja ya de culpar a otros y a tu pasado por lo que no marcha bien en tu vida. Cada día tienes la oportunidad de empezar otra vez. Cada mañana, al abrir los ojos, naces de nuevo, recibes otra oportunidad para cambiar lo que no te gusta y para mejorar tu vida. La responsabilidad es toda tuya. Tu felicidad no depende de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tu pasado, depende solo de ti.

¿Qué es lo que te tiene paralizado?, ¿el miedo al rechazo?, ¿al éxito?, ¿al fracaso?, ¿al que dirán?, ¿a la crítica?, ¿a cometer errores?, ¿a estar solo?

¡Rompe ya las cadenas que tu mismo te has impuesto! A lo único que le  debes tener miedo es a no ser tú mismo, a dejar pasar tu vida sin hacer lo que quieres, a desaprovechar esta oportunidad de mostrarte a otros, de decir lo que piensas, de compartir lo que tienes. Tú eres parte de la vida y como todos, puedes caminar con la frente en alto. Los errores del pasado ya  han sido olvidados y los errores del futuro serán perdonados. Date cuenta de  que nadie lleva un registro de tus faltas, solo tú mismo. Ese juez que te  reprocha, ese verdugo que te castiga, ese mal amigo que siempre te critica, ¡eres tú mismo! Ya déjate en paz, ya perdónate.

FRASE 2: HOY ES EL DIA DE PERDONAR

¿Cuándo vas a demostrar tu amor a tus seres queridos?, ¿Cuándo te queden  unos minutos de vida?, ¿Cuándo les queden a ellos unos minutos de vida?

El amor que no demuestres hoy, se perderá para siempre. Recuerda que la vida es tan corta y tan frágil que no tenemos tiempo que perder en rencores y estúpidas discusiones. Hoy es el día de perdonar las ofensas del pasado y de arreglar las viejas rencillas. Entrégate a los que amas sin esperar cambiarlos, acéptalos tal como son y respeta el don más valioso que han recibido: Su libertad.

Disfruta de tus relaciones sin hacer dramas. Si pretendes que todos hagan  lo que tú quieres o que sean como tú has decidido, si pretendes controlar a los que te rodean, llenarás tu vida de conflicto. Permite a otros  que tomen sus propias decisiones como has de tomar las tuyas, tratando siempre de lograr lo que es mejor para todos. Así podrás llenar tu vida de armonía.

FRASE 3: ¿QUE ESPERAS?

¿Qué estás esperando para empezar a disfrutar de tu vida? ¿Que se arreglen todos tus problemas?, ¿Que se te quiten todos tus traumas?, ¿Que por fin alguien reconozca tu valía?, ¿Que llegue el amor de tu vida?, ¿Que regrese el que se fue?, ¿Que todo te salga como tú quieres?, ¿Que se acabe la crisis económica?, ¿Que te suceda un milagro?, ¿Que por arte de magia todo sea  hermoso y perfecto?.

¡Despierta ya hermano!, ¡Despierta ya hermana!, ¡Esta es la vida! La vida no es lo que sucede cuando todos tus planes se cumplen, ni lo que  pasará cuando tengas eso que tanto deseas. La vida es lo que está pasando en este preciso instante. Tú vida en este momento es leer este párrafo,  donde quiera que lo estés haciendo y con las circunstancias que te rodean ahora. En este momento tu corazón lleva sangre a todas las células de tu  cuerpo y tus pulmones llevan oxígeno a donde se necesita. En este momento algo que no podemos comprender, te mantiene vivo y te permite, ver, pensar, expresarte, moverte, reír, ¡hasta llorar si quieres!

No te acostumbres a la vida, no te acostumbres a despertar todos los días y estar aburrido, o malhumorado, o preocupado. Abre tus ojos y agradece todas las bendiciones que puedes ver, agradece tu capacidad de oír el canto de los pájaros, tu música preferida, la risa de tus hijitos. Pon tus manos en tu pecho y siente tu corazón latir con fuerza diciéndote: “Estoy vivo, estoy vivo, estoy vivo”.

Yo se que la vida no es perfecta, que está llena de situaciones difíciles.

Tal vez, así es como se supone que sea. Tal vez por eso se te han brindado todas las herramientas que necesitas para enfrentarla: Una gran fortaleza que te permite soportar las pérdidas, la libertad de elegir como reaccionar ante lo que sucede, el amor y el apoyo de tus seres queridos.

Se también que tú no eres perfecto, nadie lo es. Y sin embargo, millones  de circunstancias se han reunido para que existas. Fuiste formado a partir  de un diseño maravilloso y compartes con toda la humanidad sus virtudes y defectos. Así está escrito en tus genes, en los genes de todos los seres  humanos que han existido y en todos los que existirán

Tus pasiones, tus miedos, tus heridas, tus debilidades, tus secretos y tu  agresión, los compartes con todos tus hermanos. ¡Bienvenido a la raza humana! Esos supuestos defectos son parte de tu libertad, parte de tu humanidad  Si te preguntas ¿Quién soy yo para decirte todo esto? Te contestaré que no  soy nadie, soy simplemente una versión diferente de lo que tú eres. Otro ser humano más entre miles de millones, pero uno que ha decidido ser libre y recuperar todo el poder de su vida.

Espero que tú también decidas hacerlo.

Cambio de actitud


El dueño de una empresa gritó al administrador, porque estaba enojado en ese momento.

El administrador llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de gastar demasiado, al verla con un vestido nuevo.

La esposa gritó a la empleada porque rompió un plato.

La empleada dio un puntapié al perro porque la hizo tropezar.

El perro salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por la vereda, porque obstaculizaba su salida por la puerta.

Esa señora fue al hospital a vacunarse contra la rabia y gritó al joven médico porque le dolió cuando le aplicó la vacuna.

El joven médico llegó a su casa y gritó a su madre, porque la comida no era de su agrado.

La madre le acarició los cabellos diciéndole: Hijo querido, mañana te haré tu comida favorita.

“Tú trabajas mucho, estás cansado y necesitas de una buena noche de sueño. Voy a cambiar las sábanas de tu cama por otras bien limpias y perfumadas, para que descanses con tranquilidad. Mañana te sentirás mejor”.

Luego lo bendijo y abandonó la  habitación, dejándolo solo con  sus pensamientos ……

En ese momento, se interrumpió el CÍRCULO DEL ODIO, porque chocó con la TOLERANCIA, el PERDÓN y el AMOR

Si has ingresado en un CÍRCULO DE ODIO, acuérdate que con tolerancia, y disposición al perdón y sobre todo, con amor, puedes romperlo.

Disculpa


La disculpa preserva la amistad, salva del odio, y jamás es señal de debilidad; sólo cuesta el orgullo de quien la da; ahorra más de lo que cuesta y es un elemento indispensable en todos los hogares.

El perdón, una decisión


El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió. – Madre Teresa de Calcuta