El factor Dios


Todo el mundo tiene dificultades, problemas, situaciones difíciles o  enfermedades.

Sin embargo, algunos saben sobrellevar esas situaciones mejor que otros.

Lo que marca la diferencia no son las circunstancias, sino más bien a quien acudimos cuando necesitamos ayuda.

El secreto para vencer  cualquier obstáculo o problema en la vida es:

Haz todo lo que puedas y deja que Dios se encargue del resto.

¿Qué es el Factor Dios?

Isaías 55:9 dice:

“Como son más altos los cielos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.

Al hacer planes debemos recordar que Dios es dueño del mundo y de la situación, y es capaz de lograr lo que nosotros no podemos hacer.

Eso es El Factor Dios.

Lo que parece ilógico a la mente humana suele adoptar una perspectiva distinta cuando tomamos a Dios en cuenta.

Eso añade a la situación otro factor que desharía las leyes conocidas  y hace realidad lo imposible.

Significa confiar en Él, creer que nada es imposible para Él y que Él puede suplir nuestras necesidades.

Significa que la fe sobrepasa todas las imposibilidades.

 

Aunque Dios vive en la dimensión celestial, obra en el mundo terrenal.

No solo reparte recompensas de índole espiritual, sino también bendiciones tangibles, visibles y materiales, incluso de esas que se miden en pesos, dólares y euros.

Debemos aprender a confiar en que nos dará lo que nos haga falta, no solo lo espiritual —felicidad, una meta en la vida, paz interior—, sino también lo material.

Su poder y Su capacidad son más que suficientes para concedernos los bienes tangibles y prácticos que necesitamos, y además está deseoso de hacerlo.

No tiene reparo alguno en sacarse del bolsillo dinero contante y sonante y entregárnoslo, siempre y cuando tengamos fe para recibirlo.

No debemos limitar a Dios con lo  que pensamos que es capaz de hacer.

Hay que tener en cuenta que Su influencia se extiende a todo y que puede llevar a cabo milagros.

En Su Palabra, Dios nos ha hecho unas promesas extraordinarias.

Él no exagera.

Nos hace promesas porque desea que las creamos y le pidamos, a fin de poder concedernos todo lo que nos tiene reservado.

Esas promesas son condicionales.

«Deléitate asimismo en el Señor, y Él te concederá las peticiones de tu corazón».

«Buscad primeramente el reino de Dios y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas».

«Dad, y se os dará».

«Nada bueno niega a los que andan en integridad».

Dependen de que cumplamos, que en casi todos los casos consiste en obedecer Sus dos grandes mandamientos:

Amarlo a Él y amar al prójimo como a nosotros mismos.

Si cumplimos esos preceptos, hay garantía de que las promesas se harán realidad. No forzosamente como nosotros queremos o nos imaginamos, sino de la manera y en el momento que a Dios le parezca más conveniente.

Dios, como el Padre sensato y amoroso que es, siempre sabe lo que es mejor para nosotros, y le encanta dárnoslo.

¡Ese es el factor Dios!

El idioma de gratitud


El que no aprende el idioma de la gratitud, no podrá dialogar con felicidad.

La felicidad empieza cuando uno deja de lamentarse por los problemas que tiene, y agradece por los problemas que no tiene.

Un día tormentoso, un feligrés se puso a pensar: “No creo que el pastor tenga nada que agradecer a Dios en un día como éste”. Pero Whyte empezó su oración de la siguiente manera: “Te damos gracias, Señor, que no todos los días son como éste.”

Estoy muy agradecido porque, primero, nunca me habían robado antes; segundo, porque a pesar de que se llevaron mi cartera, me dejaron con vida; tercero, porque aún cuando se lo llevaron todo, no tenía mucho; y cuarto, porque me robaron a mí y no fui yo quien robó.

“He aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación”. Esta frase no significaría tanto si no hubiese sido dicha por un hombre que fue tratado injustamente, encarcelado sin razón y que, finalmente , murió a manos del verdugo: ¡El apostol San Pablo!

Muy pocas cosas son aburridas en sí mismas. Somos nosotros que, con el correr de los años, dejamos de apreciarlas como se debe.

El que está agradecido por lo poco, disfruta mucho.

La mejor evidencia de qué clase de personas somos es nuestra capacidad para expresar gratitud.

Premisas


1.- Usted no puede crear prosperidad destruyendo a la iniciativa privada.

2.- Usted no puede fortalecer al débil debilitando al fuerte.

3.- Usted no puede levantar a los pequeños aplastando a los grandes.

4.- Usted no puede ayudar al pobre destruyendo al rico.

5.- Usted no puede mejorar al asalariado bloqueando a quien paga el salario.

6.- Usted no puede resolver sus problemas mientras gaste más de lo que gana.

7.- Usted no puede promover la fraternidad de la humanidad incitando el odio.

8.- Usted no puede garantizar su seguridad con dinero prestado.

9.- Usted no puede formar el carácter de las personas quitándoles su independencia.

10.- Usted no puede ayudar a los demás realizando por ellos lo que pueden hacer por sí mismos.

El arte de no enfermarse


Si no quiere enfermarse hable de sus sentimientos.

Emociones y sentimientos que son escondidos, reprimidos, terminan en  enfermedades como: gastritis, úlcera, dolores lumbares, dolor en la columna.

Con el tiempo, la represión de los sentimientos degenera hasta el cáncer.

Entonces, vamos a sincerar, confidenciar, compartir nuestra intimidad, nuestros “secretos”, nuestros errores!… El diálogo, el hablar, la palabra, es un poderoso remedio y una excelente terapia!

Si no quiere enfermarse tome decisiones.

La persona indecisa permanece en duda, en la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones. La historia humana es hecha de decisiones. Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajas y valores para ganar otros. Las personas indecisas son víctimas de dolencias nerviosas, gástricas y problemas de la piel.

 

Si no quiere enfermarse busque soluciones.

Personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas.

Prefieren la lamentación, la murmuración, el pesimismo. Mejor es encender un fósforo que lamentar la oscuridad. Una abeja es pequeña, pero produce lo más dulce que existe. Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.

 

Si no quiere enfermarse no viva de  apariencias.

Quien esconde la realidad finge, hace poses, quiere siempre dar la impresión de estar bien, quiere mostrarse perfecto, bonachón, etc., está acumulando toneladas de peso… Una estatua de bronce con pies de barro.

Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con mucho barniz y poca raíz. Su destino es la farmacia, el hospital, el dolor.

 

Si no quiere enfermarse acéptese.

El rechazo de sí mismo, la ausencia de autoestima, hace que nos volvamos ajenos de nosotros mismos. Ser uno mismo es el núcleo de una vida saludable.

Quienes no se aceptan a si mismos, son envidiosos, celosos, imitadores, competitivos, destructivos. Aceptarse, aceptar ser aceptado, aceptar  las críticas, es sabiduría, buen sentido y terapia.

 

Si no quiere enfermarse confíe.

 

Quien no confía, no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas. Sin confianza, no hay relacionamiento. La desconfianza es falta de fe en sí, en los otros y en Dios.

Si no quiere enfermarse no viva siempre triste.

El buen humor, la risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y traen larga vida. La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive.

“El buen humor nos salva de las manos del doctor”. La alegría es salud y terapia.

Brindar ayuda desinteresada


Una noche, una mujer afroamericana, de edad avanzada, estaba parada en una autopista, tratando de soportar una fuerte tormenta. Su coche se había descompuesto y ella necesitaba desesperadamente que la llevaran. Toda mojada, decidió detener el próximo coche. un joven se detuvo a ayudarla. El joven la llevó a un lugar seguro, la ayudó a obtener asistencia y la puso en un taxi. Ella parecía estar bastante apurada. Anotó la dirección del joven, le agradeció y se fue. siete días pasaron, cuando tocaron la puerta de su casa. Para su sorpresa, un televisor pantalla gigante le fue entregado a su casa. Tenía   una nota adjunta al paquete. Esta decía: “muchísimas gracias por ayudarme en la autopista la otra noche. La lluvia anegó no sólo mi ropa, sino mi espíritu. entonces apareció usted. Gracias a usted, pude llegar al lado de la cama de mi marido agonizante, justo antes de que muriera. Dios lo bendiga  por ayudarme y por servir a otros desinteresadamente. Sinceramente: la señora de Nat King Cole.”

Proactivos


1: La persona proactiva siempre va hacia enfrente, es consciente, está en constante lucha y usualmente logra lo que persigue.

2: La persona reactiva, está a la espera, solo responde a los demás, actúa hasta que se ve obligada y no sabe a donde va.

 

Cada una reacciona así:

 

1: Cuando comete un error, dice: “me equivoqué” y busca aprender la lección.

2: Cuando comete un error busca a quien responsabilizar y dice: “No fue culpa mía”.

 

1: Sabe que la adversidad es un buen maestro.

2: Se siente víctima durante las adversidades.

 

1: Sabe que pudo haber hecho algo mas para obtener un buen resultado.

2: Cree que la mala suerte fue la que ocasiono el mal resultado.

 

1: Trabaja mucho, pero dedica tiempo para sí mismo y atiende a los demás.

2: Está siempre “muy ocupado” y no tiene tiempo para nadie.

 

1: Enfrenta los desafíos uno a uno. A veces sufre.

2: Rodea los desafíos y no se atreve a intentar. No quiere sufrir.

 

1: Se compromete, promete  y cumple.

2: No hace promesas y no se compromete. Se escuda en que depende de los demás.

 

1: Dice: “Soy bueno, pero puedo mejorar”.

2: Dice: “No soy tan malo como otros”

 

1: Escucha, comprende y responde.

2: No escucha bien, no entiende y cree que todo lo sabe.

 

1: Respeta a los que saben más y se preocupa en aprenderles.

2: Tiene envidia de los que saben mas y sólo se fija en sus defectos.

 

1: Dice: “Debe haber una forma mejor de hacerlo. . .”.

2: Dice: “Esta es la forma en que siempre lo hemos hecho. Es la mejor”.

 

1: Busca siempre SOLUCIÓNES.

2: Es muy bueno para ver los  PROBLEMAS.

Decálogo de asertividad


1.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de ser  tratados con respeto, valoran a los demás, tanto como así mismos y  desean que sus relaciones humanas sean respetuosas.

2.- La gente asertiva cree que las relaciones humanas se quebrantan cuando uno trata de controlar a los demás a través de la culpa, la  hostilidad o con la intimidación. Los individuos que degradan a los demás también se degradan así mismos, en consecuencia todos salen  perdiendo.

3.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de promover su dignidad y respeto personal, en tanto que al así hacerlo no se violen los derechos de los demás.

4.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de defenderse, pero lo hacen de manera abierta y respetuosa, sin ofender o insultar. Considera que cuando uno pospone frecuentemente sus derechos o renuncia a ellos, los demás se aprovechan, cuando los demás individuos expresan sus pensamientos y sentimientos en forma directa y oportuna, todo el mundo se beneficia.

5.- La gente asertiva anima a los demás a ser asertivos. De hecho cree que las relaciones humanas solo pueden ser verdaderamente significativas y enriquecedoras cuando las personas comparten abierta y asertivamente  sus ideas, sentimientos y necesidades.

6.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de expresar sus opiniones respecto a la manera en que la conducta de los demás les afecta. Al verbalizar su percepción sobre la conducta de los demás el individuo asertivo le ayuda al otro a conocer el impacto que sus conductas causa y con ello le da la oportunidad de cambiar.

7.- Las personas asertivas consideran que los individuos tienen el derecho de expresarse cuando se sienten humillados o maltratados; y si son ellos los que provocan esta situación, consideran que tienen el derecho de tratar de rectificar la situación ofreciendo una disculpa, al permitir que los otros conozcan como se sienten, la gente asertiva se hace respetar y recupera su autoestima.

8.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho detomarse el tiempo suficiente para analizar problemas pidiendo información y hasta de cambiar de opinión cuando sea necesario. Este tipo de gente es receptiva a nuevas formas de pensar y no busca respuestas ligeras o mágicas.

9.- La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de decidir si cambian o no su conducta para complacer a los demás y el derecho a decir “NO” sin sentirse culpables. Quieren agradar a los demás pero no se decepcionan si no lo logran.

10.- La gente asertiva incluso cree que los individuos tienen el derecho de no ser asertivos en ocasiones. Las personas tienen la libertad de establecer sus prioridades, de cometer errores, de sufrir las consecuencias y de ser en última instancia los jueces de sus propias acciones.

Conclusión: Si somos concientemente respetuosos y practicamos la asertividad en nuestras relaciones humanas dentro y fuera de las organizaciones estamos seguros de que generaremos un clima de confianza y colaboración que nos permitirá ser no solo mejores profesionales sino también mejores personas.

Lo que esperamos los hijos de nuestros padres


Muchas son las ocasiones en las que se escucha a los padres decir que desean que sus hijos sean grandes profesionistas, sean exitosos, sean responsables… o sin irnos muy a futuro, que obedezcan, que ayuden en la casa, que sean educados con papá y mamá, que no se peleen con sus hermanos… en fin, esperan muchas cosas de nosotros.

Pero alguna vez, desde tu perspectiva de padre o madre, has pensado…

¿Qué es lo que NOSOTROS esperamos de ti?

Aquí te planteamos algunas cosas básicas que los hijos esperamos de ustedes, esto es resultado de una encuesta realizada a varios jóvenes…espero que las comprendas y las pongas en práctica.

1.- COMPRENSIÓN.- sé que ustedes trabajan pero yo estudio (aunque no parezca), no soy multiusos también me canso, no soy perfecto tengo errores pero te tengo a ti para ayudarme a mejorar, me gustan cosas diferentes a las que les gustan a ustedes, los tiempos cambian y las costumbres también, no esperes que me vista como tú ni que actúe como tú, compréndeme, soy diferente a ti.

2.- RESPETO.- respeta mis decisiones por algo escogí esa opción, respeta mis opiniones ellas reflejan mis gustos, por lo mismo respeta mis preferencias. Respeta mi privacidad, tengo derecho a guardar secretos, respeta mis sueños y metas, tal vez no sean lo que tu deseas pero si los tengo es por que deseo cumplirlos.

3.- APOYO.- no te imaginas cuanto necesito de el, es mi fuerza para poder cumplir todos mis sueños y deseos. Apóyame en lo que elija en mi vida, ya sea mi carrera, mi novia o novio, mis amigos, o en las metas que me plantee, exprésame ese apoyo y así saldré adelante con mayor facilidad.

4.- ESCUCHA.- escucha cuando te hable no sólo hables tú, escucha mis historias, demuestra tus ganas de escucharme. Escucha mis problemas e inquietudes, escucha mis sentimientos, escucha mis reclamos y mis gritos, escucha mis alegrías y festejos. Por más insignificantes que sean las cosas que te cuento, escúchame, lo necesito.

5.- ORIÉNTANOS.- tal vez muchas veces lo has intentado y no te hemos seguido, perdóname por no hacerlo pero por favor nunca dejes de aconsejarme y guiarme. Tú eres el de la experiencia, lo reconozco, pero no me obligues tampoco a seguirte, déjame caer y fallar, me va a ayudar para el futuro, pero cuando eso pase jálame las orejas y regrésame al camino correcto.

Pero lo más importante:

SE MI EJEMPLO, MI MODELO A SEGUIR…

No me exijas  cosas que tu no das, no me exijas paciencia si tú me gritas, no me exijas respeto si me insultas y ofendes,  no pidas que cumpla lo que prometo si tu no lo haces, no me pidas amor si no me lo das, no me pidas besos y abrazos si lo que recibo a cambio son gritos y golpes.

Yo te QUIERO y MUCHO, me encanta que seas mi papá/mamá, me encanta estar contigo… pero así como tú me pides cosas, yo también te las pido y no por venganza sino por necesidad…

Te NECESITO conmigo, NECESITO de ti y de tu amor, NECESITO tus besos y tus abrazos, pero también NECESITO que me dejes volar.

Sé que no eres perfecto, yo tampoco lo soy. Sé que no me puedes cumplir todos mis caprichos, pero lo material no me importa. Sé que haces las cosas por mi bien y te lo agradezco. Sé que deseas lo mejor para mí, yo también deseo lo mejor para ti. Sé que no quieres que sufra, pero de repente es bueno sufrir y tropezar y así me levantaré más fuerte y venceré.

Sólo me quedan dos cosas por decirte:

TE QUIERO MUCHO y GRACIAS POR TODO!

Envíalo a todos los papás que conozcas para que ellos lo pongan en práctica y así formen una mejor familia. Si tú no eres papá o mamá reflexiónalo para el futuro, ya te llegará el momento.