Comparte sabiduría


¿Qué mejor que pedir sabiduría a las personas con más experiencia de vida?
Hemos entrevistado a adultos mayores en todo el mundo con 3,500 años de experiencia en total.

Les hicimos la pregunta:

“Si le pudieras decir una cosa a los jóvenes ¿qué sería?”

Sigue tus sueños y probablemente los alcanzarás.

Haz lo que quieras, lo que piensan los demás no debería importar.

Haz lo que tú quieras y tendrás éxito, harás un mejor trabajo que si te obligas a hacer otra cosa.

Deberías ser honesto en tu vida y en tu trabajo, no hagas dinero culpable.

Deben ser verdaderos, creo que esa es la palabra.

Tienes que ser tú mismo y ser honesto.

Sin carácter, no tendrás éxito.

No uses drogas.

La vida es más corta de lo que crees y mientras más envejeces más rápido avanza.

Soy viejo, sé de lo que estoy hablando.

Eres único, nunca ha habido alguien cómo tú antes y nunca lo habrá.

No importa lo que piensen los demás, conviértete en esa originalidad.

Si algunos días llueve, no te preocupes, algunos días el sol brilla, no te preocupes, sea lo que sea, va a cambiar, así que disfrútalo.

Si eres positivo y te alejas de las personas aburridas entonces la vida será genial.

Diría que debes disfrutar de ti mismo, disfruta de ti mismo, eso es lo que todos debemos hacer.

Espero que seas una persona que se preocupa por lo demás en vez de ser alguien que solo toma beneficios.

¿Qué te dice tu instinto?

Vayan más despacio

Si, hay más en la vida que solo tomar velocidad, vayan más lento.

Le dije a mi hijo cuando creció, que todos somos daltónicos, todos somos iguales, somos humanos, sin importar el color de la piel.

Busca la paz en ti mismo y en el mundo, nada más importa.

La mejor moneda, que puedes gastar libremente y con la que obtienes mucho más de lo que gastes, es el amor, gástalo.

Comparte la sabiduría.

Puntos claves


Puntos claves:

  1. Inicia por la primera impresión, tu persona, tu sitio, tu tienda, la imagen de tu negocio. Ahí puedes perder a la mayor cantidad de clientes.
  2. Se agradable, busca caer bien, con sinceridad, sin rollos, sin exageraciones.
  3. Viste conforme a tu estilo y a la ocasión.
  4. Da tu primero, la bienvenida, el saludo, las gracias, una sonrisa, un obsequio, folleto, información, etc.
  5. Se honesto, no engañes, ni mientas, ni ocultes. Di solo la verdad. Nada falso. Todo comprobable.
  6. Tu causa (lo que vendes) debe ser:
    1. Profunda: Muchas características importantes.
    2. Inteligente: Soluciona problemas de modo novedoso.
    3. Benéfica: Para el cliente tiene buenas ventajas y beneficios.
    4. Completa: Soporte, apoyo, servicios adicionales, etc.
    5. Funcional: Fácil de usar o comprar.
  7. Ten solo empleados contentos. Solo estos atraen clientes, los demás los repelen.
  8. Todos los clientes son diferentes que tu, acéptalos y disfrútalos.
  9. No sofoques con tus valores y opiniones.
  10. Descubre intereses comunes, gustos, deportes, películas, etc.
  11. Busca que todos ganen, el, tu, su empresa y la tuya.
  12. Evita decir no, solo di si. Si se puede.
  13. Se transparente y revela tus intereses e intenciones.
  14. Tu mensaje debe ser simple, breve y entendible.
  15. Deja al cliente que pruebe tu producto.
  16. Pide a los clientes que te hagan el favor de apoyar tu producto y hablar bien de el.
  17. Tus clientes le hacen mas caso a sus amigos que a ti, que a los técnicos y que a los eruditos.
  18. Entiende los porqués de los rechazos y busca las respuestas apropiadas.
  19. Menciona y muestra que otros clientes están muy contentos con tu producto.
  20. Tu oferta debe verse exclusiva para tu cliente, el tiene la oportunidad antes que muchos otros.
  21. Los números no convencen, usa imágenes y comentarios de clientes.
  22. Las personas se resisten con frecuencia a todo lo que vale la pena.
  23. Ofrece reciprocidad, recomendar, hablar bien de su negocio, comprarle, etc.
  24. Crea la comunidad alrededor de tu causa, usuarios, consultores, aliados.
  25. Usa la tecnología para empujar y lograr respuestas masivamente.
  26. Genera drama: Casos, anécdotas, comentarios, videos, fotos, graficas.

No abarrotes tu sitio, usa mensajes breves y simples, y armonía en todo.

5 aspectos de la vida que la gente lamenta antes de morir


Bronnie Ware pasó años trabajando en cuidados paliativos, atendiendo a pacientes terminales en sus últimas 12 semanas de vida. Le impactó tanto que decidió contar su experiencia en un blog llamado Inspiration and Chai, donde reprodujo los últimos deseos de sus pacientes. Lo plasmó en un libro titulado ‘Los cinco mejores lamentos de los que van a morir’.

Ninguna que les importaba irse sin haber probado experiencias vibrantes o no haber cumplido con escribir un libro o plantar un árbol. Habla de la claridad y la visión que tiene la gente al final de sus vidas, y cómo podemos aprender de su sabiduría.

Estas son “confesiones sinceras y reales de las personas que cuidé en su lecho de muerte”.

1. Ojalá hubiera vivido a mi manera
Muchos se quejaban de no haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a sí mismos, sino a lo que los demás esperan de ellos.
“Cuando se dan cuenta que su vida está a punto de terminar y miran hacia atrás, es fácil ver cuántos sueños se han quedado en el camino. La mayoría no había cumplido aún ni la mitad de sus sueños y tenía que morir sabiendo que era debido a las decisiones que habían tomado”.

2. Ojalá no hubiera trabajado tan duro
Esta era la frase más repetida por los pacientes de sexo masculino. Casi todos los hombres que cuidó sufrían por haberse perdido la infancia de sus hijos, la juventud de sus hijos y lamentaban no haber disfrutado más de la compañía de su pareja. Sentían que habían malgastado tanto sus vidas; comprendieron tarde que no se debe basar la existencia solo en el trabajo. ”

3. Ojalá hubiera tenido el coraje de expresar mis sentimientos
A menudo las personas renuncian a sus sueños e ideales por el bien de los demás. Ocultan sus sentimientos con el fin de mantener la paz de su entorno. Como resultado, se conforman con una existencia mediocre y nunca llegan a ser lo que en realidad quieren ser o lo que realmente son capaces de hacer. “El origen de muchas enfermedades tiene relación con la amargura, la frustración y el resentimiento que esto conlleva”.

4. Ojalá hubiera mantenido el contacto con mis amigos
“Casi todos se acordaban de sus viejos amigos y recordaban con pesar los mejores momentos vividos a su lado, lamentando no haber sido capaces de mantener esa amistad con el paso de los años. Querían despedirse de ellos, pero no siempre fue posible localizarlos”.
“A veces nos sentimos tan absorbidos por nuestras propias vidas, que es como si estuviéramos atrapados y renunciamos a uno de los mayores tesoros de la vida, la amistad. He sido testigo de la profunda pena y arrepentimiento que esto ha ocasionado a mis pacientes, les atormentaba no haber dedicado a sus verdaderos amigos el tiempo que merecían. Todo el mundo echa de menos a sus amigos cuando se están muriendo”.

5. No he sabido ser feliz
Otra revelación sorprendente: muchos de los pacientes no se dan cuenta hasta el final de sus vidas de que la felicidad es una elección. Se quedan atascados en viejos patrones y hábitos. El llamado ‘confort de familiaridad’ interfiere con su salud emocional.

Uno de los principios claves es entender que lo único que necesito para ser feliz es una actitud agradecida ante la vida. La queja es un imán para la desgracia. Nos quejamos tanto de lo poco que nos hace falta que dejamos de agradecer lo mucho que tenemos. Que es fácil agradecer cuando las cosas están bien. Cualquiera lo hace. Pero la verdadera gratuidad se forja cuando las cosas están complicadas.

El miedo al cambio les lleva a pensar que están contentos con lo que tienen, cuando en el fondo anhelaban hacer otras cosas, como reírse más y hacer tonterías.

¿Te sientes identificado con alguna de estas frases?
¿Cambiaras algo de tu vida?

Estrategias de gestión de relaciones


– Ser abiertos y curiosos: 

Algunos lectores se preguntarán:
“¿Tengo que ser abierto y curioso en la oficina? ¿No basta con que me dedique al proyecto?”.
No, no basta. Parte de nuestro trabajo es establecer, desarrollar y mantener relaciones.
Esto es lo que nos permite ser exitosos.

– Mejorar nuestro estilo comunicacional: 

¿Somos directos, indirectos, serios, discretos, intensos, curiosos, etc.?
Los demás experimentan constantemente nuestro estilo comunicacional, es importante que lo depuremos.

– No dar señales ambiguas: 

Nuestros sentimientos se expresan a través de nuestro lenguaje corporal.
Por tanto, felicitar a alguien sin poner cara de felicidad es una señal ambigua.
Esto puede frustrar y confundir a los demás.
Debemos aprender a expresar bien las emociones que estamos sintiendo.

– Recordar las palabras “mágicas”: 

Estamos viviendo en una época en la que cada vez expresamos menos nuestro agradecimiento y nuestro aprecio por los demás.
Es importante que nos habituemos a decir “gracias”, “por favor” y “lo siento” en los momentos en que sea adecuado y de forma correcta.

– Asumir las críticas de manera positiva: 

Quizá no haya otra tarea más difícil que esta.
Pero es importante que tomemos en cuenta la opinión de los demás y la pongamos en práctica.
Esta es una buena manera de afianzar nuestras relaciones.

– Generar confianza: 

Con comunicaciones directas y un comportamiento coherente, entre otras.
La confianza es fundamental para afianzar nuestras relaciones.

– Contar con una política de “puertas abiertas”: 

Permitir que todos los empleados tengan acceso a cualquier otro empleado independientemente de su nivel.
Esto permitirá mejorar las relaciones en toda la organización.

– Enojarnos a propósito: 

Enojarnos es fácil, pero debemos aprender a enojarnos con la persona adecuada, a un nivel adecuado, en el momento adecuado, por la razón adecuada y de la manera adecuada.
Si expresamos nuestro enojo de la manera adecuada, lograremos expresar la gravedad de la situación sin dañar las relaciones y sin lastimar.
Lograremos el producir el efecto que deseamos.

– No tratar de evitar lo inevitable: 

Marge y usted trabajan en el mismo departamento, pero usted no soporta a Marge.
Y, para colmo, los acaban de poner a los dos al mando de un proyecto.
¿Qué hacer? Aceptar la situación y aplicar las estrategias de inteligencia emocional para seguir adelante.

– Reconocer los sentimientos de los demás: 

Todos tenemos el derecho de experimentar emociones.
Por tanto, cualquier gesto de ayuda podamos hacer a una persona que no se encuentra bien, afianzará nuestra relación.

– Complementar las emociones o la situación de la persona:

No significa actuar de la misma manera que el, sino responder de forma que demostremos nuestro interés en lo que siente.

– Demostrar nuestro interés: 

Siempre estamos rodeados de personas que hacen un gran trabajo.
Y es importante que les demostremos nuestro interés inmediatamente, no la semana entrante.
Basta con una tarjeta de agradecimiento, unas palabras o algo por el estilo.

– No sólo llevarlas a cabo sino también explicar nuestras decisiones: 

En vez de hacer cambios y esperar que los demás los acepten, debemos explicar por qué son necesarios dichos cambios.
Si podemos pedir consejo y opinión de antemano, mucho mejor.
La gente apreciará esta transparencia aunque los cambios tengan repercusiones negativas.

– Nuestra retroalimentación debe ser directa y constructiva: 

Requiere que apliquemos tres tipos de habilidades de la IE:
* Autoconciencia: para identificar lo que sentimos hacia la retroalimentación. ¿Nos sentimos cómodos con el proceso?
* Autogestión: para saber lo que haremos con la información que obtuvimos en el paso anterior.
* Conciencia social: para pensar en la persona que recibirá el consejo.

– A tal intención tal repercusiones: 

De nada sirve bromear sobre una situación grave si las consecuencias de tal acto serán desastrosas.
Es preciso que las repercusiones de nuestros actos sean cónsonas con la intención detrás de las mismas.

– Ofrecer una afirmación de consuelo cuando la conversación se trunque: 

A veces las conversaciones le dan el paso a los desacuerdos.
En estos casos, es importante que digamos algo como “¡Qué situación tan difícil!”.
Las afirmaciones de consuelo son neutras y sirven de apoyo a ambas partes.

– Enfrentar una conversación difícil:

* Buscar puntos de acuerdo.
* Tratar de entender la versión de la otra persona.
* Evitar la urgencia de planificar un “regreso” o apurar una despedida.
* Tratar de que la otra persona también entienda nuestra versión.
* Buscar de nuevo puntos de acuerdo que permitan terminar la conversación.
* Hacerle seguimiento a la situación.

Cuando la fruta no alcance


Una vez un grupo de tres hombres se perdieron en la montaña, y había solamente una fruta para alimentarlos a los tres; quienes casi desfallecían de hambre. Se les apareció Dios y les dijo que probaría su sabiduría, y que dependiendo de lo que mostraran les salvaría. Les preguntó entonces Dios qué podían pedirle para arreglar aquel problema. El primero dijo: “Pues aparece más comida”, Dios contestó que era una respuesta sin sabiduría, pues no se debe pedir a Dios que aparezca mágicamente la solución a los problemas sino trabajar con lo que se tiene. Dijo el segundo: “Haz que la fruta crezca para que sea suficiente”, a lo que Dios contestó que No, pues la solución no es pedir siempre multiplicación de lo que se tiene para arreglar el problema, pues el ser humano nunca queda satisfecho y por ende nunca sería suficiente. El tercero dijo entonces: “Haznos pequeños a nosotros para que la fruta nos alcance”. Dios dijo: “Has contestado bien, pues cuando el hombre se hace humilde y se empequeñece verá la prosperidad”.

Buda pensaba que…


La máxima victoria es la que se gana sobre uno mismo.
Si quieres conocer el pasado, entonces mira tu presente que es el resultado.
Si quieres conocer el futuro mira el presente que es la causa.
Sabios son aquellos que dominan cuerpo, palabra y mente.
Nuestras buenas y malas acciones nos siguen como sobra.