Padres


Padres:
Lo que tu hijo piense de si mismo le abrirá mas puertas que su boleta de calificaciones.
Ayudalo a cultivar una autoestima sana.
Reconoce sus esfuerzos.
Valida sus emociones.
Las emociones tienen poder.
El perdón, la gratitud y el amor transforman la vida.
Enséñale a perdonar rápido.
A dar las gracias todos los días.
Hazle saber que tu amor no tiene condiciones.
Ayudalo a encontrar su propia voz.
Lo que tiene para decir importa.
Cuando hable, escúchalo.
Cuando no hable, preguntale.
Dile “no” menos veces.
Evita criticarlo.
Que sepa que está bien equivocarse.
Cuéntale sobre tus propios errores.
Que tu hijo ame estar en casa.
Que sienta que alli juega con la ventaja de ser local.
Que sienta que pertenece, que nadie lo juzga.
Que su cuarto sea especial.
Deja de gastar tanto dinero en juguetes, pronto dejarán de importarle.
Cuelga fotos donde se vea haciendo algo bien y fotos donde se sienta querido.
Deja de enfocarte en sus limitaciones.
Mira todo lo que hacen bien.
Hazle saber que estás orgulloso.
Pídele consejos.
Dale la oportunidad de que se convierta en una autoridad en algo.
Ayúdalo a descubrir sus pasiones.
No lo sobreprotejas.
Eso lo hará sentir débil.
Su carácter se forjará aprendiendo a atravesar adversidades.
Mantente cerca pero no encima.
No hagas por ellos nada que puedan hacer por si mismos.
No les hagas la tarea, no pidas perdón por ellos.
No tomes sus decisiones.
Enséñale a relajarse.
A respirar pensando en un recuerdo agradable.
Muestrale que el dinero puede hacerlo feliz cuando lo pone al servicio de otros.
Que sienta la satisfacción de ayudar a los demás.
Date permiso para no ser el padre perfecto.
Confía en tus instintos y tomate el tiempo para aprender.
Te ha sido dada la tarea mas importante del mundo:
Prepárate de la mejor manera que puedas.
Lee libros.
Realiza cursos.
Aprende de otros.
No encares la crianza solo.
Fuimos diseñados para vivir en comunidad.
Uno de los mejores regalos que puedes darle a tu hijo es que se crie con muchas personas a su alrededor.
Abre las puertas de tu casa.
Invita a tus amigos mas seguido.
Que tu hijo pase tiempo con personas diferentes.
Que pase tiempo con la familia.
Date tiempo para ti.
Lo mejor que puedes hacer por tus hijos es trabajar sobre ti mismo:
Cuando estes más feliz y menos estresado, mejor padre serás.
Apaga el celular.
Te estas distrayendo del regalo mas grande que te dio la vida.
Recuerda que tu hijo no es tu prolongacion.
Deja de compararlo contigo o con otros.
Nunca hubo ni habrá un niño igual.
Y por sobretodas las cosas: Disfrútalo.
 Aunque te desafíe.
Aunque ponga tu paciencia a prueba mil veces.
Antes de que lo imagines crecerá y seguirá su propio camino.
Muéstrale el amor a Dios.

Creatividad


La creatividad es simplemente conectar cosas. 
Cuando le preguntas a la gente creativa la forma en que hicieron algo, se sienten un poco culpables porque en realidad no crearon nada, solo lo vieron, les pareció obvio después de un tiempo.

Bailando para la lluvia


En una mañana agitada, eran las 8:30, cuando un señor de unos 80 años, llegó al hospital para que le sacaran los puntos de un pulgar. El señor dijo que estaba apurado y que tenía una cita a las 9:00 am.
Comprobé sus señales vitales y le pedí que tomara asiento, sabiendo que quizás pasaría más de una hora antes de que alguien pudiera atenderlo.

Lo vi mirando su reloj y decidí, que ya que no estaba ocupado con otro paciente, podría examinar su herida. Durante el examen, comprobé que estaba curado, entonces le pedí a uno de los doctores, algunos elementos para quitarle las suturas y curar su herida.

Mientras le realizaba las curaciones, le pregunté si tenía una cita con otro médico esa mañana, ya que lo veía tan apurado. Me dijo que no, que necesitaba ir al geriátrico para desayunar con su esposa. Le pregunté sobre la salud de ella. Me respondió que ella hacía tiempo que padecía de Alzheimer.
Le pregunté si ella se enfadaría si llegaba un poco tarde. Me respondió que hacia tiempo que ella no sabía quien era él, que hacía cinco años que ella no podía ya reconocerlo.
Me sorprendió, y entonces le pregunté, ‘¿Y usted sigue yendo cada mañana, aun cuando ella no sabe quien es usted?’

El sonrió, me acarició la mano y contestó:
‘Ella no sabe quien soy, pero yo aún se quien es ella.’
Se me erizó la piel, y tuve que contener las lágrimas mientras él se iba, y pensé,
‘Ese es el tipo de Amor que quiero en mi Vida.’

El Amor Verdadero es la aceptación de todo lo que es, ha sido, será y no será.
La vida no se tratar de cómo sobrevivir a una tempestad, ¡sino cómo bailar bajo la lluvia!

El violinista


Cierto día, un músico callejero se situó en la entrada del metro de Washington, DC.

El violinista estuvo tocando durante 45 minutos. Empezó con Bach, luego el “Ave María” de Schubert, siguió con Manuel Ponce.

Eran las 8 de la mañana.

Pasaban cientos de personas frente a él, casi todas camino de sus trabajos.

A los pocos minutos, un hombre de avanzada edad reparó en el músico.  Aminoró el paso, se detuvo unos segundos y emprendió de nuevo su camino. Un minuto más tarde, el músico recibió un primer dolar: sin pararse, una mujer lanzó un billete a la caja del violín. Poco después, un individuo se paró unos instantes a escuchar, pero al mirar su reloj, echó a andar de nuevo rápidamente; se le estaba haciendo tarde.

El que le prestó mayor atención fue un niño de unos 4 años. Su madre lo cogió y tiró de él, pero el pequeño seguía escuchando. Finalmente, su madre lo agarró fuertemente y siguieron andando. El niño, mientras caminaba, seguía mirando al músico con la cabeza vuelta.

Durante los 45 minutos que el músico estuvo tocando, tan solo hubo 7 personas que se detuvieron a escucharlo, pero todas muy brevemente.

En total, logró reunir ¡¡32 dólares!!

Nadie miró cuando el músico dejó de tocar. Nadie le aplaudió.

De entre el millar de personas que pasó por delante de él, nadie lo reconoció.

Nadie notó que el músico era Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo.

En los pasillos del metro tocó algunas de las más bellas partituras que jamás se han escrito, y todo ello… ¡¡con un Stradivarius de 1713, valorado en 3.5 millones de dólares!!

Dos días antes de estos hechos, no quedaban entradas a la venta para su concierto en el teatro de Boston… ¡aunque costaban casi 100 dólares!

Esta actuación de incognito de Joshua Bell en la estación de metro fue organizada por el «Washington Post » para investigar la percepción, el gusto y las prioridades de la gente.

Estas eran las preguntas:

¿Podemos, en un ambiente cotidiano y a una hora inusual, apreciar belleza?

¿Nos pararíamos para apreciarla?

¿Podemos reconocer el talento en un contexto inusual?

Una de las posibles conclusiones del experimento podría ser:

Si no nos detenemos unos segundos a escuchar a uno de los mejores músicos del mundo cuando está tocando una de las más bellas partituras, ¿cuántas otras cosas extraordinarias nos estaremos perdiendo diariamente al no saber apreciarlas?

Leyes curiosas


1.        Nada esta tan mal, que no pueda empeorar.
2.        Todo lleva mas tiempo que el que tienes disponible.
3.        A veces se encuentra mejor algo, buscando otra cosa.
4.        Con frecuencia encontramos algo que no estábamos buscando.
5.        Nada es tan fácil como parece.
6.        Lo mas difícil es leer el manual.
7.        El “tamaño único” no le queda bien a nadie.
8.        Si tienes calma cuando los demas estan alarmados, quizás no estés al tanto de la situacion.
9.        80% del examen se basa en la clase que no fuiste o el capitulo que no leíste.
10.      La fila de al lado siempre va mas rápido. No tiene caso cambiarse de fila.
11.      Usualmente el placer en la vida es inmoral, ilegal o engorda.

Paradojas


“El corazón tiene razones que la razón no tiene” (Pascal).

 

Paradoja de la Ceguera:

“Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se ve con el corazón” (El Principito).

 

Paradoja de la Improvisación:

“La mejor improvisación es la adecuadamente preparada”.

 

Paradoja de la Ayuda:

“Si deseas que alguien te haga un trabajo, pídeselo a quien esté ocupado; el que está sin hacer nada te dirá que no tiene tiempo”.

 

Paradoja del Dinero:

“Era un hombre tan pobre, tan pobre, tan pobre, que lo único que tenía era dinero”.

 

Paradoja del Tiempo:

“Vete despacio que tengo prisa”.

 

Paradoja de la Rapidez:

“No llega antes el que va más rápido, sino el que sabe dónde va” (Séneca).

 

Paradoja de la Sabiduría:

“Quien sabe mucho, escucha; quien sabe poco, habla. Quien sabe mucho, pregunta; quien sabe poco, sentencia”.

 

Paradoja de la Generosidad:

“Cuanto más damos, más recibimos”.

 

Paradoja del Conocimiento:

“El hombre busca respuestas y encuentra preguntas”.

 

Paradoja del Silencio:

“El silencio es el grito más fuerte” (Shopenhauer).

 

Paradoja del Expertise:

“No hay nada peor que un experto para evitar el progreso en un campo”.

 

Paradoja de la Riqueza:

“No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”.

 

Paradoja del Cariño:

“Mientras más amor das, más te llenas amor”.

 

Paradoja del Disfrute:

“Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta  y gozamos poco de lo mucho que tenemos” (Shakespeare).