Tres cosas


Hay tres cosas en la vida que una vez que pasan nunca regresan:

1. El tiempo

2. Las palabras

3. Las oportunidades

 

Hay tres cosas en la vida que pueden destruir a una persona:

1. El enojo

2. El orgullo

3. No perdonar

 

Hay tres cosas en la vida que usted nunca debe de perder:

1. La esperanza

2. La paz

3. La honestidad

 

Hay tres cosas en la vida de mayor valor:

1. El amor

2. La bondad

3. La familia y los amigos

 

Hay tres cosas en la vida que no son seguras:

1. La fortuna

2. El éxito

3. Los sueños

 

Hay tres cosas en la vida que forman a una persona:

1. El compromiso

2. El trabajo duro

3. La sinceridad

Escrito por Regina Brett, 90 años, del “The Plain Dealer”, Cleveland, Ohio


Para celebrar la llegada a mi edad avanzada, una vez escribí las 45 lecciones que la vida me ha enseñado. Es la columna más solicitada que jamás había escrito. Mi odómetro llegó a los 90 en agosto, así que aquí les va la columna una vez más:

 

1. La vida no es justa, pero aún así es buena.

2. Cuando tengas duda, sólo toma el siguiente paso pequeño.

3. La vida es demasiada corta para perder el tiempo odiando a alguien.

4. Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familia sí. Mantente en contacto.

5. Liquida tus tarjetas de crédito cada mes.

6. No tienes que ganar cada discusión. Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo.

7. Llora con alguien. Alivia más que llorar solo.

8. Está bien si te enojas con Dios. El lo puede soportar.

9. Ahorra para el retiro comenzando con tu primer cheque de nómina.

10. Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.

11. Haz las paces con tu pasado para que no arruine el presente.

12. Está bien permitir que tus hijos te vean llorar.

13. No compares tu vida con otros. No tienes ni idea de lo que se trata su travesía.

14. Si una relación tiene que ser secreta, no debes estar en ella.

15. Todo puede cambiar en un parpadear de ojos. Pero no te preocupes, Dios nunca parpadea.

16. Respira profundamente. Esto calma la mente.

17. Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o gozoso.

18. Si algo no te mata, en realidad te hace más fuerte.

19. Nunca es demasiado tarde para tener una niñez feliz. Pero la segunda depende de ti y de nadie más.

20. Cuando se trata de perseguir aquello que amas en la vida, no aceptes un ” no” por respuesta.

21. Enciende las velitas, utiliza las sábanas bonitas, ponte la lencería cara.No la guardes para una ocasión especial: Hoy es especial.

22. Prepárate de más, y después sigue la corriente.

23. Sé excéntrico ahora. No te esperes a ser viejo para usar el morado.

24. El órgano sexual más importante es el cerebro..

25. Nadie está a cargo de tu felicidad, más que tú.

26. Enmarca todo supuesto “desastre” con estas palabras: “En cinco años, ¿esto importará?”

27. Siempre elige vida.

28. Perdónales todo a todos.

29. Lo que las otras personas piensen de ti, no te incumbe.

30. El tiempo sana casi todo. Dale tiempo al tiempo.

31. Por más buena o mala que sea una situación, algún día cambiará.

32. No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace.

33.. Cree en los milagros.

34. Dios te ama por lo que Dios es, no por lo que hayas hecho o dejado de hacer.

35. No audites la vida. Sólo llega y aprovéchala al máximo hoy.

36. Llegar a viejo es mejor que la alternativa— morir joven.

37. Tus hijos sólo tienen una niñez.

38. Todo lo que verdaderamente importa al final es que hayas amado.

39. Sal todos los días. Los milagros están esperando en todas partes.

40. Si todos apiláramos nuestros problemas y viéramos los montones de los demás, rápido arrebataríamos de regreso los nuestros.

41. La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que necesitas.

42. Lo mejor está aún por llegar.

43. No importa cómo te sientas… párate, arréglate y preséntate.

44. Cede.

45. La vida no está envuelta con un moño, pero sigue siendo un regalo.

Tolerancia


Cuando el otro no acaba su trabajo, digo que es perezoso.

Cuando yo no acabo mi trabajo, es que estoy demasiado ocupado.

 

Cuando el otro habla de alguien, es maledicencia.

Cuando lo hago yo, es crítica constructiva.

 

Cuando el otro defiende su punto de vista, es un terco.

Cuando yo defiendo mi punto de vista, tengo firmeza.

 

Cuando el otro no me habla, es una afrenta.

Cuando yo no le hablo, es un simple olvido.

 

Cuando el otro necesita mucho tiempo para hacer cualquier cosa, es lento.

Cuando yo necesito mucho tiempo para hacer cualquier cosa, soy cuidadoso.

 

Cuando el otro es amable, algo está tramando.

Cuando yo soy amable, soy maravilloso.

 

Cuando el otro ve los dos aspectos de una cuestión, es oportunista.

Cuando yo veo los dos aspectos de una cuestión, soy inteligente.

 

Cuando el otro es rápido haciendo cualquier cosa, es negligente.

Cuando yo soy rápido haciendo cualquier cosa, soy hábil.

 

Cuando el otro defiende sus derechos es un egoísta.

Cuando yo defiendo mis derechos, demuestro tener carácter.

 

Cuando el otro hace cualquier cosa sin que se le pida, es un entrometido.

Cuando yo hago cualquier cosa sin que se me pida, tengo iniciativa.

 

Se tan comprensivo con el otro como contigo mismo.

Resumen de algunas practicas en el manejo del tiempo del Director de Starbucks


1. Escribe sus propios correos electrónicos.

2. Recibe mensajes de voz cuando no puede contestar el teléfono.

3. Responde los mails y los mensajes rápidamente.

4. Usa un teléfono con servicio de mails.

5. Anota constantemente las ideas y lo que le dicen.

6. Envía mails masivos a grupos de sus directivos.

7. También les envía mensajes telefónicos masivos.

8. Reserva una hora para las juntas, pero las programa de 45 minutos.

9. Esos 15 minutos extras le sirven para descargar ideas y leer mensajes.

10. Le pide a sus gentes que llamen a sus colaboradores con los que casi no hablan.

11. Su secretaria le presenta cada mes una gráfica donde viene como usó su tiempo.

12.44% en juntas con su personal, 28% en estrategia y evaluación de empleados, 17% viajando entre sus tiendas y 11% hablando con sus colaboradores directos.

13. Visitar tiendas es su actividad favorita. Acude a 20 por semana.

14. Platica con los clientes y con su personal.

15. Sigue el consejo de Sam Walton que decía: “Si quieres saber que esta mal en tu tienda, pregúntales a los que están haciendo cola”.

 

Reflexión escrita por Facundo Cabral


No estás deprimido, estás distraído … Distraído de la vida que te puebla, Distraído de la vida que te rodea, Delfines, bosques, mares, montañas, ríos.

 

No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano, cuando en el mundo hay cinco mil seiscientos millones. Además, no es tan malo vivir solo.

Yo lo paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer y gracias a la soledad me conozco…… algo fundamental para vivir.

No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene setenta años, olvidando que Moisés dirigía el Éxodo a los ochenta y Rubinstein interpretaba como nadie a Chopin a los noventa, sólo por citar dos casos conocidos.

No estás deprimido, estás distraído. Por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un sólo  pelo de tu cabeza, por lo tanto no puedes ser dueño de nada.

Además, la vida no te quita cosas: te libera de cosas… te alivia para que vueles más alto, para que alcances la plenitud.

De la cuna a la tumba es una escuela; por eso, lo que llamas problemas, son lecciones.

No perdiste a nadie: El que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además, lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón.

No hay muerte… hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Miguel Ángel, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuelo y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas y nos aleja, porque nos hace desconfiados.

 

Haz sólo lo que amas y serás feliz. El que hace lo que ama, está  benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser, será y, llegará naturalmente.

No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud, todo es posible y sin esfuerzo,  porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se  cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban tres o cuatro meses de vida.

 

-Dios te puso un ser humano a cargo y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz. Después podrás compartir la vida verdadera con los demás.

Recuerda: “Amarás al prójimo como a ti mismo”. Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás  viendo es obra de Dios y decide ahora mismo ser feliz, porque la  felicidad es una adquisición.

Además, la felicidad no es un derecho, sino un deber; porque si no eres feliz, estás amargando a todo el  barrio.

Un solo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir, mandó a matar a seis millones de hermanos judíos.

 

Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perusa, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileños, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman; la música de Mahler, Mozart, Chopin, Beethoven; las  pinturas de Caravaggio, Rembrandt, Velázquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas.

 

Y si tienes cáncer o sida, pueden pasar dos cosas y las dos son  buenas: si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto (tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas)… y si le  ganas, serás más humilde, más agradecido… por lo tanto, fácilmente  feliz, libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente, como debe ser.

 

No estás deprimido, estás desocupado.

 

Ayuda al niño que te necesita, ese  niño que será socio de tu hijo; ayuda a los viejos  y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas.

Además, el servicio es una felicidad segura,  como gozar de la naturaleza y cuidarla para el que vendrá.

Da sin medida y te darán sin medida. Ama hasta convertirte en lo amado; más aún, hasta convertirte en el mismísimo Amor.

Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas.

 

El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso.

Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que  destruye, hay millones de caricias que alimentan a la vida. Vale la pena, ¿verdad?

Si Dios tuviera un refrigerador, tendría tu foto pegada en él. Si Él tuviera una cartera, tu foto estaría dentro de ella. El te manda flores cada primavera. Él te manda un amanecer cada mañana. Cada vez que tú quieres hablar, Él te escucha, El puede vivir en cualquier parte del universo, pero Él escogió tu corazón. Enfréntalo, amigo, ¡Él está loco por ti!

 

Manda esto a cada “bella persona” que tu quieras que sea  bendecida.

– Dios no te prometió días sin dolor, risa sin tristeza, sol sin lluvia, pero él sí prometió fuerzas para cada día, consuelo para las  lágrimas, y luz para el camino.

 

Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones por las cuales sonreír”

Hablar y callar


Hablar oportunamente, es acierto.

Hablar frente al enemigo, es civismo.

Hablar ante una injusticia, es valentía.

Hablar para rectificar, es un deber.

 

Callar miserias humanas, es caridad.

Callar a tiempo, es prudencia.

Callar de sí mismo, es humildad.

Callar palabras inútiles, es virtud.

 

Hablar para defender, es compasión.

Hablar ante un dolor, es consolar.

Hablar para ayudar a otros, es caridad.

Hablar con sinceridad, es rectitud.

 

Callar cuando acusan, es heroísmo.

Callar cuando insultan, es amor.

Callar las propias penas es sacrificio.

Callar el dolor, es penitencia.

 

Hablar de sí mismo, es vanidad.

Hablar restituyendo fama, es honradez.

Hablar aclarando chismes, es estupidez.

Hablar disipando falsedades, es de conciencia.

 

Callar cuando hieren, es santidad.

Callar para defender, es nobleza.

Callar defectos ajenos, es benevolencia.

Callar debiendo hablar, es cobardía.

 

Hablar de defectos, es lastimar.

Hablar debiendo callar, es necedad.

Hablar por hablar, es tontería.

Hablar de Dios, significa mucho amor.

Todo tiene su tiempo


Todo tiene su tiempo.

Y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de sembrar y tiempo de cosechar.

Tiempo de ofender y tiempo de pedir perdón.

Tiempo de destruir y tiempo de edificar.

Tiempo de llorar y tiempo de reír.

Tiempo de recordar y tiempo de olvidar.

Tiempo de callar y tiempo de hablar.

Tiempo de perder y tiempo de conseguir.

Tiempo de guerra y tiempo de paz.

Tiempo de gastar y tiempo de guardar.

Tiempo de odiar y tiempo de amar.

Dos gotas de lluvia


Somos como gotas de agua de lluvia, así nacemos.

Caemos en algún sitio, nos juntamos con otras gotas, transitamos por la tierra y los rios, corremos miles de aventuras, al principio muy rápido, al final lentamente. Hasta que por fin llegamos al mar donde nacimos

Perspectivas del tiempo


El tiempo es muy lento para los que esperan, muy rápido para los que tienen miedo; muy largo para los que se lamentan, muy corto para los que festejan. Pero, para los que aman, el tiempo es eternidad.

Aprovechar el tiempo


El estar aquí, el tiempo que tenemos ¡es mágico! Es el único espacio y momento que tenemos para hacer todo aquello que es bello, que es verdad, que es grandioso, que es raro y único. ¡Aprovéchalo!