El valor económico del trabajo


El valor económico del trabajo de un hombre está determinado, en un mercado libre, por un solo factor:
El consentimiento voluntario de aquellos con la voluntad de comerciar con él a cambio de sus productos o de su trabajo.

Nada tiene que ver


Nada tiene que ver con el valor de la persona, el tamaño del automóvil o de la casa, o el número de amigos y de los clubes a que se pertenece, los lujos y el rótulo de la puerta del despacho y si estas cosas significan para uno más que la tarea bien y calladamente cumplida y los conocimientos y el refinamiento espiritual para adquirirlos, entonces se precisa un cambio de actitud o de trabajo.

Comunicarse


La capacidad de vender, de comunicarse con otro ser humano; cliente, empleado, jefe, esposa o hijo, constituye la base del éxito personal. Las habilidades de comunicación como escribir, hablar y negociar son fundamentales para una vida exitosa.

Una empresa positiva


Una empresa positiva siempre será una empresa productiva.

Es una realidad que hablar de empresas positivas es reconocer que sus colaboradores generan grandes resultados y que sus emociones, propósitos y motivación, inciden directamente en todo aquello que obtiene la organización; es una relación recíproca entre empresa y colaborador.

De hecho, hay estudios que aseguran que los trabajadores felices son 80% más productivos. Al final, ¿quién gana con esta situación? ¡Ganamos todos!

Por esto he enumerado las características de una organización positiva y de su personal, ya que,  creo  que es importante que las tengamos en cuenta en GC1 para siempre buscar una mejora continua que nos lleve poco a poco a la excelencia.

Características de las organizaciones positivas:

  1. Buscan ganar y tener resultados
  2. Son sanas, estables y ordenadas.
  3. Son sanas, estables y ordenadas.
  4. Son resistentes y se recuperan rápido de los problemas.
  5. Operan con muy buena comunicación en todas direcciones, abierta y transparente.

Características de su personal:

  1. Trabajan con buen humor
  2. Auto-eficaces y auto-eficientes.
  3. Muy comprometidos con su tarea y la organización.
  4. Operan en confianza.
  5. Son tenaces.
  6. Rinden mucho.
  7. Tienen resultados excelentes.
  8. Mucho respeto por sus clientes externos e internos.
  9. Son muy responsables.
  10. Se ponen retos y los logran.
  11. Muy libres en su operación.
  12. Se enfocan en sus fortalezas.
  13. Hacen de lo ordinario cosas extraordinarias.
  14. Manejan bien el balance de sus vidas.
  15. Crean relaciones de largo plazo.
  16. Aprenden constantemente.
  17. Mejoran continuamente.
  18. Tienen propósito de vida.
  19. Escuchan activamente.
  20. Ven lo que otros no ven.
  21. Se cuestionan y corrigen.
  22. Son muy agradecidos.

Confiar


Si no confías en tus trabajadores y no dejas que sepan lo que está ocurriendo, ellos sentirán que no los consideras realmente socios.