Desiderata


Camina plácidamente entre el ruido y las prisas, y recuerda la paz que puede haber en el silencio.

Siempre que sea posible y sin rendirte, llévate bien con todas las personas.

Di tu verdad claramente y con serenidad; y escucha a los demás, incluso al torpe y al ignorante; él también tiene una historia que contar.

Evita a las personas ruidosas y agresivas; son vejaciones para el espíritu.

Si te comparas con los demás, puedes volverte vanidoso o amargado, pues siempre habrá personas mejores y peores que tú.

Disfruta de tus logros tanto como de tus planes.

Conserva el interés en tu profesión, por humilde que ésta sea; es una posesión real en los turbulentos cambios de la fortuna.

Sé precavido en los negocios, porque el mundo está lleno de sorpresas.

Pero que esto no ciegue tus ojos ante la virtud que existe; muchas personas luchan por altos ideales,

y en todas partes la vida está llena de heroísmo.

Sé tú mismo.

Sobre todo, no finjas afecto.

Tampoco seas cínico con el amor; porque, ante la aridez y el desencanto, el amor, es tan perenne como la hierba.

Acepta mansamente el consejo de la edad, y renuncia con elegancia a las cosas de la juventud.

Nutre la fortaleza de tu espíritu para que sea tu escudo ante la desgracia inesperada.

Pero no te turbes con negras fantasías.  Muchos miedos nacen del cansancio y la soledad.

Más allá de una sana disciplina, sé suave contigo mismo.

Eres una criatura del Universo, no menos que los árboles y las estrellas; tienes derecho a existir.

Y tanto si lo ves claramente como si no, el Universo evoluciona tal como debe.

Por lo tanto, vive en paz con Dios, no importa cómo Lo concibas.

Y sean cuales sean tus afanes y aspiraciones, en la ruidosa confusión de la vida, vive en paz con tu alma.

Con todos sus fraudes, su rutina y sus sueños rotos… es un mundo hermoso.

Sé alegre y… ¡Lucha por ser feliz!

Tercera Ley Espiritual del Éxito.


“Lo que siembras es lo que cosechas”

1.        Cuando realizas acciones que traen felicidad y éxito a otros, la consecuencia es felicidad y éxito para ti.
2.        La acción esta pegada a la consecuencia.
3.        Te puedo insultar u ofender, pero tu decides tomar la acción de ofenderte o de no ofenderte.
4.        Reaccionamos de forma automática a los estímulos del ambiente. Nos olvidamos que podemos elegir la forma de reaccionar.
5.        Detente un momento y analiza las alternativas que tienes para reaccionar a algo.
6.        Mide las consecuencias de la alternativa que quieras tomar.
7.        ¿Esta elección que estas haciendo te traerá felicidad a ti y a los afectados?: Si la respuesta es SI, adelante.
8.        Si te sientes adisgusto con una decisión que tomaste, probablemente no sea la mejor. Tu cuerpo debe enviarte un mensaje de comfort en las buenas decisiones.
9.        “Solo el corazón sabe la respuesta correcta”. El corazón no solo es pasional, es intuitivo y holístico, toma en cuenta todo.
10.      Tu futuro se gesta en las decisiones que vas tomando. Mientras mas conscientes de tus sentimientos sean estas, mejor futuro tendrás.
11.      La contabilidad del universo es perfecta, todo se paga.
12.      Aprende los mensajes que te da la naturaleza. Si te accidentas, probablemente debas proceder con mas cuidado en eso.
13.      La oración te conecta con tu yo y te hace apreciar mejor las recomendaciones divinas.
14.      Siendo mas conciente en tus decisiones generas acciones que te evolucionan a ti y a los demás a tu alrededor.
Resumen:
1.        Se conciente de las decisiones que tomas.
2.        Analiza cuales son las consecuencias de tus acciones.
3.        Guíate por tu corazón.

Lo que te hace mejorar:


“La mejor religión es la que te aproxima más a Dios, al Infinito. Es aquella que te hace mejor.”

Qué es lo que me hace mejor?”

Aquello que te hace más compasivo, más sensible, más desapegado, más amoroso, más humanitario, más responsable, más ético… La religión que consiga hacer eso de ti es la mejor religión.

Lo que realmente importa es tu conducta delante de tu semejante, de tu familia, de tu trabajo, de tu comunidad, delante del mundo.

El Universo es el eco de nuestras acciones y nuestros pensamientos.

La Ley de Acción y Reacción no es exclusiva de la Física. Es también de las relaciones humanas.

Si yo actúo con el bien, recibiré el bien.

Si actúo con el mal, recibiré el mal.

Tendrás siempre el doble de aquello que desees a los otros.

Ser feliz no es cuestión de destino. Es cuestión de elección.

Cuida tus Pensamientos porque se volverán Palabras.

Cuida tus Palabras porque se volverán Actos.

Cuida tus Actos porque se harán Costumbre.

Cuida tus Costumbres porque forjarán tu Carácter.

Cuida tu Carácter porque formará tu destino.

Y tu Destino será tu vida.

La vida es el arte del encuentro


Sé que la palabra no es la cosa.

Si digo manzana, no es la maravilla que enamora el verano.

Si digo árbol, apenas me acerco a lo que saben las aves.

El caballo siempre será lo que es, sin saber que así lo nombro.

Sé que la palabra no es el hecho, pero sí se que un día mi padre bajó de la montaña y dijo unas palabras al oído de mi madre…

Y la incendió de tal manera que hasta aquí he llegado yo, continuando lo que mi padre  comenzó con algunas palabras.

Nacemos para encontrarnos. La vida es el arte del encuentro.

Encontrarnos para confirmar que la humanidad es una sola familia y que habitamos en un país llamado “Tierra”.

Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir …es una pérdida de tiempo.

SOMOS HIJOS DEL AMOR, por lo tanto nacemos para la felicidad y debemos ser felices también por nuestros hijos, porque no hay nada mejor que recordar padres felices.

El Universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias.

Cada mañana es una buena noticia.

Cada niño que nace es una buena noticia.

Cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos.

Por eso hay que cuidarse del que no canta, porque algo esconde.

Eso lo aprendí de mi madre que fue la primera buena noticia que conocí.

Se llamaba Sara y nunca pudo ser inteligente porque cada vez que estaba por aprender algo, llegaba la felicidad y la distraía.

Nunca usó agenda porque sólo hacía lo que amaba y eso se lo recordaba el corazón.

Se dedicó a vivir y no le quedaba tiempo para hacer otra cosa.

De mi madre también aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo.

Ahora mismo, le puedes decir basta a la mujer o al hombre que ya no amas, al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te amargan, a los que quieren dirigir tu vida.

Ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora  mismo.

Caminando comprobé que nos vamos encontrando con el otro, lenta, misteriosa, sensualmente. Porque lo que teje esta red revolucionaria que es la poesía.

Ella nos lleva de la mano debajo de la luna, hasta los últimos rincones del mundo, donde nos espera el compinche, el que continúa la línea que será un círculo que completa el planeta.

Ésta es la revolución fundamental, el revolucionarse constantemente para armonizar con la vida, que es cambio permanente, por eso nos vamos encontrando para iluminar cada rincón.

Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría ni sufriste el más grande dolor.

Vacía la copa cada noche para que Dios la llene de agua nueva en el nuevo día.

Vive de instante en instante, porque eso es la vida.

La vida es el arte del encuentro.

Sr. Winston Churchill


Primer Ministro de Inglaterra. Premio Nobel de Literatura 1953.

“Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema.”

“La falla de nuestra época consiste en que sus  hombres no quieren ser útiles sino importantes”.

“Las actitudes son más importantes que las aptitudes”.

“Tu creas tu propio universo durante el camino”

“Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad; un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”.

“Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar”.

“Pasé más de la mitad de mi vida preocupándome por cosas que jamás iban a ocurrir”.

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”.

“Personalmente siempre estoy dispuesto a aprender, aunque no siempre me gusta que me den lecciones”.

 

Cuando Churchill cumplió 80 años un periodista menor de 30 fue a fotografiarlo y le dijo:- Sir Winston, espero fotografiarlo nuevamente cuando usted cumpla 90 años.

Churchill respondió:

¿Por qué no? ¡Ud. parece bastante saludable!

 

Shaw: “Estimado Winston Churchil y muy digno primer ministro: Tengo el honor de  invitarlo al estreno de mi obra Pigmalión. Venga y traiga un amigo… si lo tiene”.

Firmado  Bernard Shaw.

Respuesta: “Agradezco al ilustre escritor la honrosa invitación. Infelizmente no podré concurrir a la primera presentación. Iré a la segunda… si la hay”.

Firmado  Winston Churchill.

 

Sucedió en el Parlamento inglés. Fue durante uno de los discursos de Churchill en el que una diputada de la oposición, pidió la palabra.

Todos sabían que a Churchill no le gustaba que interrumpiesen sus discursos. Pero la palabra le fue dada a la diputada y ella dijo en tono alto y claro:

Sr. Ministro, si Vuestra Excelencia fuese mi marido, yo pondría veneno en su café!’

Churchill, con mucha calma, se quitó los lentes, y en aquel silencio en el que todos estaban esperando la respuesta exclamó:

¡Y si yo fuese su marido, me tomaba ese café!