Principios Grupo Carso y fundaciones

Califica esta frase

  • Estructuras simples, organizaciones con mínimos niveles jerárquicos, desarrollo humano y formación interna de las funciones ejecutivas. Flexibilidad y rapidez en las decisiones. Operar con las ventajas de la empresa pequeña que son las que hacen grandes a las grandes empresas.
  • Mantener  la austeridad en tiempos de vacas gordas fortalece, capitaliza y acelera el desarrollo de la empresa, así mismo evita los amargos ajustes drásticos en las épocas de crisis.
  • Siempre activos en la modernización, crecimiento, capacitación, calidad, simplificación y mejora incansable de los procesos productivos. Incrementar la productividad, competitividad, reducir gastos y costos guiados siempre por las más altas referencias mundiales.
  • La empresa nunca debe limitarse a la medida del propietario o del administrador. No sentirnos grandes en nuestros pequeños corralitos. Mínima inversión en activos no productivos.
  • No hay reto que no podamos alcanzar trabajando unidos con claridad de los objetivos y conociendo los instrumentos.
  • El dinero que sale de la empresa se evapora. Por eso reinvertimos las utilidades.
  • La creatividad empresarial no sólo es aplicable a los negocios, sino también a la solución de muchos de los problemas de nuestros países. Lo que hacemos a través de las Fundaciones del Grupo.
  • El optimismo firme y paciente siempre rinde sus frutos.
  • Todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con qué hacerlo.
  • Nuestra premisa es y siempre ha sido tener muy presente que nos vamos sin nada; que sólo podemos hacer las cosas en vida y que el empresario es un creador de riqueza que administra temporalmente.

Definición de hijo

Califica esta frase

«Hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y, de nosotros, aprender a tener coraje. Sí. ¡Eso es! Ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado. ¿Perder? ¿Cómo? ¿No es nuestro? Fue apenas un préstamo… EL MÁS PRECIADO Y MARAVILLOSO PRÉSTAMO ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por sí mismos, luego le pertenecen a la vida, al destino y a sus propias familias. Dios bendiga siempre a nuestros hijos pues a nosotros ya nos bendijo con ellos».

-José Saramago (escritor)

Posibles errores comunes en nuestra manera de pensar.

Califica esta frase

Posibles errores comunes en nuestra manera de pensar:
  1. Lo probamos y funcionó, para que probar más.
  2. Vi algo similar en otra parte y funcionó.
  3. Todos saben que no hay un problema aquí.
  4. No te entendí, pero tu conclusión me parece acertada.
  5. Ignoremos lo que dice, parece prejuiciada.
  6. Es la segunda vez que pasa, debe estar mal.
  7. Hicimos muchas simulaciones, en la mayoría no hay problema.
  8. La última vez que tratamos esto tardamos mucho, ya no hay que analizarlo.
  9. Nos costó mucho, tenemos que repararlo.
  10. Se rompió 3 veces, creo que ya no se romperá.
  11. Vamos a resolver esto rápido y nos vamos.
  12. Funcionó en otro lado, debe funcionar aquí.
  13. Se nos acabo el tiempo para seguir discutiendo.
  14. Funcionó bien eso, también debe funcionar bien esto.
  15. Es muy bueno para sacar adelante las cosas, también sacará esto.
  16. Nuestro competidor vende más porque da más barato.
  17. El nuevo equipo no ocupa mantenimiento.
  18. Si no esta roto no lo repares.
  19. Ellos son siempre pesimistas.

Pensar bien y decidir correctamente es un arte difícil.

Reza por mí.

Califica esta frase

Rezar es una conversación con Dios. Es el momento de más calma del día, y, en mi caso, el de primera hora de la mañana, poco más de las seis, y el agua de la ducha caliente cayendo despacio sobre los hombros.

Rezar es una fotografía en sepia, un regreso a la casa de tus abuelos y al tiempo sin tiempo de tu infancia.

Es un Padre Nuestro platicando con Dios para que te ayude en los exámenes. Es el refugio del frío, y el silencio acogedor. Rezar es tener memoria.

Rezar es lo que va antes del trabajo o después del trabajo, y lo que nunca lo suplanta.

Es lo único que puedes hacer cuando ya no puedes hacer más, y es la forma de comprometerse de quien no tiene otro medio de hacerlo, como cuando rezamos por un enfermo que se va a operar y ya está todo en manos del cirujano (y de Dios).

Rezar hace milagros, ofrece consuelo al que reza y a aquel por quien se reza. Rezar nunca es inútil, porque siempre conforta.

Rezar es decir rezaré por ti y, también, reza por mí. Y es, por tanto, lo contrario a la vanidad.

Rezar es la aceptación de tus limitaciones. Es aprender a resignarse cuando lo que pudo ser no ha sido. Es vivir sin rencor, aprender a olvidar, aceptar la derrota con dignidad y celebrar el triunfo con humildad.

Rezar es buscar las fuerzas si no se tienen y confiar en que las cosas van a ser como deberían ser.

Rezar es optimismo, no dar nada por perdido, luchar y resistir. Rezar es fragilidad y entereza.

Rezar es desconectar y apagar el móvil. Es introspección en la sociedad del exhibicionismo. Es relajarse y calmar los nervios. Y prepararse mentalmente para lo que ha de venir. No es solo buscar el coraje, sino también la inspiración, la idea, el enfoque, la luz, el claro en medio de la espesura.

Rezar es razonar, aunque parezca lo más irracional que haya. Es la mente funcionando como cuando juegas un partido de tenis. Es planificar y anticipar las jugadas. Es abstracción en los tiempos de lo concreto y lo material. Es pausa en un mundo excitado. Es calma cuando todo es ansiedad. Y es aburrido en la dictadura de lo divertido.

Rezar es una forma extrema de independencia.

Rezar es un placer oculto, que se reserva para la intimidad. Un acto privado, y casi a escondidas, que, cuando se hace acompañado, necesita mucha, confianza.

Rezar es una declaración de amor por la persona que tienes en tus rezos. Es derramar tu cariño sobre los que más quieres y sentir el cariño de los que rezan por ti.

Rezar es tener a otros en tus oraciones y estar en las oraciones de otros, que es mucho más que estar solo en su memoria.

Rezar, y sobre todo que recen por ti, es la mayor aspiración que uno puede tener en la vida. Un privilegio inmenso. Es querer tanto a alguien como para rezar por él, y que alguien te quiera tanto como para rezar por ti.

¿Cabe mayor orgullo? ¿Existe mayor plenitud que la de saber que hay una madre, un hermano, un hijo o un amigo que quiere que Dios te proteja, y te dé salud, y te ilumine, y te ayude, y te acompañe, y esté siempre contigo?

Rezar es tener fé. Tener fé en la vida, en las personas, en tus amigos, en tus hijos, en tus padres, en Dios.

Rezar es un súper poder que nos predispone al bien.

Rezar es creer y ser practicante de un mundo mejor.

 

Autor: Miguel Ángel Robles.

Él héroe del día.

Califica esta frase

El padre del niño continuó diciendo: ‘Yo creo que cuando un niño como Herbert, física y mentalmente discapacitado, viene al mundo, una oportunidad de ver la naturaleza humana se presenta, y se manifiesta en la forma en la que otras personas tratan a ese niño’.

Entonces contó que un día caminaba con su hijo Herbert cerca de un parque donde algunos niños jugaban baseball. Herbert le preguntó a su padre:
-‘¿Papá, tu crees que me dejen jugar?’

Su padre sabía que a la mayoría de los niños no les gustaría que alguien como Herbert jugara en su equipo, pero el padre también entendió que si le permitían jugar a su hijo, le darían un sentido de pertenencia muy necesario y la confianza de ser aceptado por otros a pesar de sus habilidades especiales.

El padre de Herbert se acercó a uno de los niños que estaban jugando y le preguntó (sin esperar mucho) si Herbert podría jugar.

El niño miró alrededor por alguien que lo aconsejara y le dijo: Estamos perdiendo por seis carreras y el juego esta en la octava entrada. Supongo que puede unirse a nuestro equipo y trataremos de ponerlo al bate en la novena entrada’.

Herbert se desplazó con dificultad hasta la banca y con una amplia sonrisa, se puso la camiseta del equipo mientras su padre lo contemplaba con lágrimas en los ojos por la emoción.

Mientras Herbert se sentaba entre el grupo de los que esperaban su posibilidad de jugar, su padre lo contemplaba. Los otros chicos notaron algo muy evidente: la felicidad del padre cuando su hijo era aceptado.

Al final de la octava entrada, el equipo de Herbert logró anotar algunas carreras pero aún estaban detrás en el marcador por tres.

Al inicio de la novena entrada, Herbert se puso un guante y jugó en el jardín derecho.

Aunque ninguna pelota llegó a Herbert, estaba obviamente extasiado solo por estar en el juego y en el campo, sonriendo de oreja a oreja mientras su padre lo animaba desde las graderías.

Al final de la novena entrada, el equipo de Herbert anotó de nuevo. Ahora con dos ‘outs’ y las bases llenas la carrera para obtener el triunfo era una posibilidad y Herbert era el siguiente en batear.

Con esta oportunidad, ¿dejarían a Herbert batear y renunciar a la posibilidad de ganar el juego? Sorprendentemente, Herbert estaba al bate.

Todos sabían que un solo ‘hit’ era imposible por que Herbert no sabía ni como agarrar el bate correctamente, mucho menos pegarle a la bola.

Sin embargo, mientras Herbert se paraba sobre la base, el ‘pitcher’, reconoció que el otro equipo estaba dispuesto a perder para brindarle a Herbert un gran momento en su vida, se movió unos pasos al frente y tiró la bola muy suavemente para que Herbert pudiera al menos hacer contacto con ella.

El primer tiro llegó y Herbert abanicó torpemente y falló.

El ‘pitcher’ de nuevo se adelantó unos pasos para tirar la bola suavemente hacia el bateador.

Esta vez Herbert abanicó y golpeó la bola tan suavemente que ésta cayó justo enfrente del ‘pitcher’.

El juego podría haber terminado. El ‘pitcher’ podria haber recogido la bola y haberla tirado a primera base.

Herbert hubiera quedado fuera y habría sido el final del juego. Pero, el ‘pitcher’ tiró la bola muy alto sobre la cabeza del niño en primera base, fuera del alcance del resto de sus compañeros de equipo.

Todos los espectadores en las graderías y los jugadores de ambos equipos empezaron a gritar ‘Herbert corre a primera base, corre a primera’ nunca en su vida Herbert había corrido esa distancia, pero logró llegar a primera base. Corrió justo sobre la línea, con los ojos muy abiertos y sobresaltado.

Todos gritaban, ‘¡Corre a segunda, corre a segunda!’. Herbert, recobrando el aliento, corrió con dificultad hacia la segunda base.

Para el momento en que Herbert llegó a segunda base el niño del jardín derecho tenia la bola. Era el niño más pequeño en el equipo y sabia que tenia la oportunidad de ser el héroe del día. Sólo tendría que tirar la bola a segunda base, pero había entendido las intenciones del ‘pitcher’ y la tiró demasiado alto, por encima de la cabeza del niño en tercera base.

Herbert corrió a tercera base mientras que los corredores delante de el hicieron un circulo alrededor del ‘home’.

Cuando Herbert llegó a tercera, los niños de ambos equipos, y los espectadores, todos, estaban de pie gritando ‘¡corre a ‘home’! corre’.

Herbert corrió al ‘home’, se paró en la base con sus brazos en alto, rebosando felicidad, giró la cabeza mirando a su padre… mientras (cosa extraña) los jugadores de ambos equipos lo vitoreaban y abrazaban como el héroe que bateó el ‘grand slam’ y ganó el juego para su equipo. ‘Ese día’, dijo el padre con lágrimas bajando por su rostro, ‘los niños de ambos equipos se confabularon dándole a este mundo una muestra de verdadero amor y humanismo’.

Herbert no sobrevivió otro verano. Murió ese invierno, sin olvidar nunca haber sido el héroe y haber hecho a su padre muy feliz, haber llegado a casa y ver a su madre llorando de felicidad y ¡abrazando a su héroe del día!

Señor, tú tienes el poder

3 (60%) 1 vote

Señor, tú tienes el poder

Sí, tú, señor trabajador, empresario, agricultor, profesionista, comerciante, industrial, hombre o mujer.

Tú tienes el poder de hacer que las cosas cambien, el poder de mejorar, el poder de sacar de la miseria a muchas personas, de cambiar la angustia y las lágrimas, en sonrisas y esperanzas.

Dios te ha hecho líder, de tu vida, de tu casa, de tu trabajo, de tu negocio, de tu familia.

Te ha llenado de bendiciones y de poder, para que lo uses en bien tuyo, de tu familia y de los demás.

Date cuenta que las necesidades son muchas.

Existen personas sufriendo aunque no las veas y tú puedes hacer algo por ellas.

Su esperanza puedes ser tú.

Estamos esperando que actúes y tomes la iniciativa.

Sabemos que ya haces mucho bien, en tu familia, en tus seres cercanos, en tu trabajo, pero también sabemos que tienes más capacidad de dar.

Que no has dado todo lo que podrías.

Todo lo que Dios pide de ti.

Estamos seguros que puedes dar más.

Tú tienes mucho más poder que el que has usado hasta ahorita.

Algunos se la pasan quejando de lo mal que están las cosas, del gobierno, de la violencia, etc, y no actúan.

No se dan cuenta que tienen el poder de cambiar las cosas y no lo han usado.

Y la comunidad los está esperando.

Y los necesitados también.

No es necesario dedicarle mucho tiempo, tu trabajo te lo requiere y no se debe descuidar.

Pero sí se puede ayudar apoyando a las instituciones que se dedican a ello, en donde voluntarios regalan su tiempo para darle una mano al desprotegido o llevar a cabo la labor social que falta.

Ocupan del apoyo que tú les puedes dar.

Ofréceles tu tiempo, tus donativos, tus productos o servicios.

Hay mucho que puedes dar.

Quizás ya apoyes, pero bien puedes apoyar más.

Si las cosas en nuestras ciudades no andan bien, es porque los señores no hemos usado nuestro poder para hacerlas cambiar.

 

¿Qué esperas?

 

Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no te olvides que tu vida es la mayor empresa del mundo.

Sólo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia.

Hay muchos que te aprecian, admiran y quieren.

Me gustaría que recordaras que ser feliz, no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.

Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.

Ser feliz no es sólo la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.

No es apenas conmemorar el éxito, sino aprender lecciones en los fracasos.

No es solo tener alegría con los aplausos, sino tener alegría en el anonimato.

Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones y períodos de crisis.

Ser feliz no es una cosa del destino, sino una conquista para quien sabe viajar adentro de su propio ser.

Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas y volverse actor de la propia historia.

Es atravesar desiertos fuera de sí y ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma.

Es agradecer a Dios cada mañana por el milagro de la vida.

Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos.

Es saber hablar de sí mismo.

Es tener coraje para oír o decir un «no».

Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea dura.

Es besar a los hijos, mimar a los padres, tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran.

Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple, que vive dentro de cada uno de nosotros.

Es tener madurez para decir ‘me equivoqué’.

Es tener la osadía para decir ‘perdóname’.

Es tener sensibilidad para expresar ‘te necesito’.

Es tener capacidad de decir ‘te amo’.

Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz.

Que en tus primaveras seas amante de la alegría.

Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría.

Y que cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo.

Pues así serás más apasionado por la vida.

Y descubrirás que ser feliz no es tener una vida perfecta.

Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia.

Usar las pérdidas para refinar la paciencia.

Usar las fallas para esculpir la serenidad.

Usar el dolor para lapidar el placer.

Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.

Jamás desistas….

Jamás desistas de las personas que amas.

Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo apasionante.

Hábitos de personas exitosas

Califica esta frase

Hábitos de personas exitosas:

1. No crean planes de respaldo.
Un back-up plan puede ayudarte a dormir mejor por la noche.
También puede crear una salida fácil cuando los tiempos se ponen difíciles.
Vas a trabajar mucho más duro y mas si tu plan primario simplemente tiene que funcionar, porque no hay otra opción.
El compromiso total – sin red de seguridad -, te impulsa a trabajar más duro de lo que nunca imaginaste posible.
Si de alguna manera lo peor sucede (y «peor» nunca es tan malo como piensas), ten la confianza que vas a encontrar una manera de recuperarte.
Mientras sigas trabajando duro y sigas aprendiendo de tus errores.
2. Ellos hacen el trabajo.
Puede ser bueno con un poco de esfuerzo.
Pero puede ser realmente bueno, con un poco más de esfuerzo.
No se puede ser grande – en nada – a menos que pongas una increíble cantidad de esfuerzo concentrado.
Raspa la superficie de cualquier persona con habilidades superiores y encontrarás una persona que ha puesto miles de horas de esfuerzo en el desarrollo de esas habilidades.
No hay atajos.
No hay éxitos durante la noche.
Todo el mundo ha oído hablar del principio de las 10,000 horas, pero casi nadie lo sigue … excepto las personas muy exitosas.
Así que empieza a hacer el trabajo ahora.
El tiempo se está perdiendo.
3. … Y trabajar mucho más.
Cada empresario muy exitoso que conozco trabaja más horas que la persona promedio – mucho más.
Tienen una larga lista de cosas que quieren hacer.
Así que tienen que poner un montón de tiempo en ello.
Si no trabajas tanto, que otros considerarían una locura, entonces tu meta no significa tanto para ti – o no es particularmente difícil de lograr.
No tendrías un éxito notable.
4. Evitan las multitudes.
La sabiduría convencional produce resultados convencionales.
Unirse a la multitud – no importa que tan de moda o «caliente» sea la oportunidad – es una receta para la mediocridad.
Gente con notable éxito habitualmente hacen lo que otros no quieren hacer.
Ellos van donde otros no van porque hay una competencia mucho menor y una mayor posibilidad de éxito.
5. Empiezan al final …
Éxito promedio se basa a menudo en el establecimiento de metas promedio.
Decide lo que realmente quieres: ser el mejor, el más rápido, el más barato, el más grande, lo que sea.
El objetivo del final.
Decide dónde quieres terminar.
Esa es tu meta.
Entonces trabaja hacia atrás y diseña cada paso en el camino.
Nunca arranques pequeño, en cuanto a metas se refiere.
Vas a tomar mejores decisiones – y te resultara mucho más fácil trabajar más duro – cuando tu objetivo final es grande.
6. … y no se detienen ahí.
El logro de una meta – no importa lo grande – no es la meta para las personas altamente exitosas.
El logro de una meta enorme sólo crea una plataforma de lanzamiento para alcanzar otra meta enorme.
Tal vez quieres crear un negocio de $ 100 millones, una vez que lo hagas, puedes aprovechar tus contactos e influencias para crear una fundación benéfica.
Luego, tu éxito empresarial y humanitario puede crear una plataforma para hablar, escribir, y enseñar liderazgo .
Entonces …
El proceso de convertirte en un éxito notable en un campo te dará las habilidades y la red para ser un éxito notable en otros campos.
Cabe destacar que las personas exitosas no tratan de ganar una sola carrera.
Ellos esperan y planean ganar varias carreras posteriores.
7. Ellos venden.
Una vez pregunté a un número de empresarios y directores generales que nombraran la única habilidad que sentían más contribuyó a su éxito.
Cada uno dijo que la capacidad de vender.
Tenga en cuenta que venta no es manipular, presionar o engatusar.
La venta es explicar la lógica y los beneficios de una decisión.
Vender es convencer a otras personas para trabajar contigo.
La venta es la superación de las objeciones.
La venta es la base del negocio y del éxito personal: saber negociar, hacer frente a un «no», mantener la confianza y la autoestima frente al rechazo, comunicarse eficazmente con una amplia gama de personas, construir relaciones de largo plazo…
Cuando realmente crees en tu idea, o empresa, o en ti mismo, entonces no es necesario que tengas un ego enorme o una gran personalidad.
No tienes que «venderte».
Sólo necesitas comunicarte.
8. Nunca son demasiado orgullosos.
Para admitir que cometieron un error.
Decir que lo sienten.
Tener grandes sueños.
Admitir que deben su éxito a los demás.
Para reírse de sí mismos.
Para solicitar ayuda.
Para fallar.
Y para volver a intentarlo.

Comunicación para la Acción

Califica esta frase

Comunicación para la Acción
¿En qué conversaciones estás?
¿Cuáles de tus conversaciones son para la acción?
Charla autentica = > Conversación de posibilidades
La conversación para la acción abre la posibilidad de que sucedan cosas.
Realidad:
  1. Todas tus cualidades viven en tu escuchar, en lo que te dicen y te dices. Ellas no son propiedades tuyas, están en el escuchar, no en ti.
  2. Si todas tus cualidades solo viven en tu escuchar, entonces ellas son nada. Son aire, palabras o voces.
  3. La manera en que se manifiestan tus cualidades es en la interpretación que otra gente hace de tus acciones (otra gente te incluye). O de lo que ellos creen que son tus acciones. Solo eso sirve para calificarte.
Dominio de acción:
  1. Condiciones de satisfacción
  2. Compromiso:
    1. Petición
    2. Promesa
    3. Declaración
    4. Afirmaciones
  3. Interpretación
  4. Declaración de SER
Declaraciones de SER:
  1. ¿Cuáles te has hecho en los últimos años?
  2. ¿En qué circunstancias las hiciste?
  3. ¿Quien me te has dicho que eres o quieres ser?
  4. ¿A quienes lo has comunicado?
  5. ¿Qué declaración de ser eres tu ahorita?
  6. ¿Qué nuevas declaraciones de ser comienzan a ser posibles para ti?
Alguien de quien te gustaría desquitarte:
  1. ¿Cuándo sucedió?
  2. ¿Dónde sucedió?
  3. ¿Qué sucedió?
  4. ¿Cómo te sentiste?
  5. ¿Qué escuchaste?
  6. ¿Cómo escucho el?
  7. ¿De quien es la responsabilidad?
  8. ¿Sentimientos, en ese entonces y ahora?
Declaraciones:
  1. Tu afirmas que alguien te hizo «x»
  2. Declaras que hacerlo en malo
  3. Afirmas que lo hizo deliberadamente para dañarte
  4. Prometes desquitarte
  5. Prometes no perdonarlo
  6. Prometes no hacérselo saber
  7. Prometes ser victima para siempre
  8. Prometes que toda futura posibilidad con el esta clausurada
Situaciones incompletas
  1. ¿Qué tiene que ocurrir para declarar esta situación completa?
  2. ¿Qué necesitas decir?
  3. ¿Qué peticiones necesitas hacer?
  4. ¿Qué puede ocurrir acerca de esto?
  5. ¿Qué podría completar esto?
  6. ¿Qué declaraciones puedes hacer?
Desden:
Yo declaro que tu no perteneces a la categoría de los seres humanos y prometo ignorarte.
Simpatía:
Estoy naturalmente abierto a ti, y no tengo otra explicación que la de que tu existes.
Esperanza:
Creo en la posibilidad de las posibilidades.
Confianza:
Los humanos somos la posibilidad de la confianza o no.
Perdón:
Restablecer la relación de confianza.
Amor:
Declaro que tu mundo de intereses es mio también.
Homenaje a la posibilidad que tu eres para mi.
Querer:
Deseo de algo.
Deseo:
Declaro que para ser yo te necesito.
Aceptación:
Declaro que acepto las cosas del modo en que estas son.
Maravillarse:
Aceptar las posibilidades como posibilidades.
Rechazo:
Opuesto a la aceptación.
Desesperanza:
No creo en la posibilidad de las posibilidades.
Serenidad:
Nace en la aceptación de lo que es.
La vida como es y estoy conforme.
Goce:
Existe cuando me abro a la posibilidad de posibilidades.
Felicidad:
Condición del escuchar humano en el cual surgen la serenidad y el goce.
Emociones:
Son fenómenos del escuchar humano, no del cuerpo.
Creatividad
  1. ¿Qué quieres crear?
  2. Comprométete a crearlo.
  3. Ponle el tiempo, la fecha, los recursos y la dedicación suficiente.
  4. Para hacer vivir en la sociedad tu idea necesitas decírsela a los demás.
  5. Eso te compromete mas.
  6. Define las condiciones de satisfacción.
  7. ¿Qué necesita suceder para que tu te sientas satisfecho con tu proyecto’
  8. ¿Qué peticiones tienes que hacer, a quienes y cuando?
  9. ¿Qué te tienes que decir a ti?
¿Cómo inspirar a la acción?
  1. Todos saben lo que hacen.
  2. Algunos saben como lo hacen.
  3. Muy poquitos saben porque lo hacen.
  4. Propósito, creencias, objetivos.
  5. Que > Como > Porque
  6. Porque: Sentimientos, emociones, decisiones.
Apple:
Hacemos grandiosas computadoras, bonitas en diseño, simples de usar y amigables.
En todo lo que hacemos tratamos de cambiar el estatus quo, lo hacemos diferente.
Los clientes compran nuestros productos por nuestras razones de fondo.
Hermanos Wright: Creían que si inventaban el avión cambiarían el mundo.

La gente asertiva

Califica esta frase

La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de ser tratados con respeto. Valoran a los demás tanto como a sí mismos. Sienten que las relaciones personales se dañan cuando uno trata de controlar a los demás a través de la culpa, la hostilidad o la intimidación.

Los individuos que degradan a los otros también se degradan a sí mismos. La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de promover su dignidad y su respeto propio, en tanto que en el proceso no violen los derechos de los otros.

La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de defenderse. Considera que cuando uno tiende frecuentemente a posponer sus derechos o renuncia a ellos, los demás se aprovechan.

Cuando los individuos expresan sus sentimientos y pensamientos verdaderos directa y adecuadamente, todo el mundo se beneficia. La gente asertiva anima a los demás a expresar sus ideas.

De hecho cree que el no permitir que los demás conozcan los pensamientos de uno es una forma de egoísmo, pues las relaciones personales sólo pueden ser significativas cuando las personas comparten abiertamente sus ideas.

La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho a expresar sus opiniones respecto a la manera en que la conducta de los demás les afecta.
Al verbalizar su percepción del comportamiento de las otras personas, el individuo asertivo permite a los demás conocer su posición y les da la oportunidad de cambiar.

El no comunicar a la gente lo que uno piensa es tan desconsiderado como no escuchar sus pensamientos e impresiones. Las personas asertivas consideran que los individuos tienen el derecho de expresar sus necesidades.

Cuando alguien se siente humillado, hecho a un lado, maltratado o indignado, la gente asertiva cree que ese alguien tiene el derecho de tratar de rectificar la situación y de buscar una satisfacción personal.

Al permitir que los otros conozcan sus propias necesidades, la gente asertiva se siente bien consigo misma y se respeta tanto como la respetan los demás. La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de tomarse el tiempo suficiente para analizar los problemas pidiendo información y cambiando de opinión cuando sea necesario.

Este tipo de gente es receptiva a nuevas formas de pensar y no busca respuestas ligeras o mágicas para resolver problemas intrincados.

La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de decidir si cambian o no su conducta para complacer a los demás, y el derecho de decir “no” sin sentirse culpables. Quieren agradar a los demás pero se decepcionan si no lo logran.

La gente asertiva incluso, cree que los individuos tienen el derecho de no afirmarse en ocasiones. Las personas tienen la libertad de establecer sus prioridades, de cometer errores, de sufrir las consecuencias y de ser en última instancia los jueces de sus propias acciones.

La clave para desarrollar la conducta asertiva responsable, es percatarse de estos derechos y aceptarlos. Aunque los derechos tienen limitaciones y conllevan responsabilidades, la aceptación de los derechos asertivos es crucial para el proceso de expansión de las posibilidades humanas.

Carta de Abraham Lincoln al maestro de su hijo

2 (40%) 5 votes

Querido profesor:

Mi hijo tiene que aprender que no todos los hombres son justos ni todos son veraces.
Enséñele que por cada villano hay un héroe, que por cada egoísta hay un generoso.
También enséñele que por cada enemigo hay un amigo.
Que más vale moneda ganada que moneda encontrada.
Quiero que aprenda a perder y también a gozar correctamente de las victorias.
Aléjelo de la envidia.
Que conozca la alegría profunda del contentamiento.
Haga que aprecie la lectura de buenos libros sin que deje de entretenerse con los pájaros, las flores del campo y las maravillosas vistas de lagos y montañas.
Que aprenda a jugar sin violencia con sus amigos.
Explíquele que vale más una derrota honrosa que una victoria vergonzosa.
Que crea en sí mismo, en sus capacidades, aunque quede solito y tenga que lidiar contra todos.
Enséñele a ser gentil con los buenos y duro con los perversos.
Instrúyalo a que no haga las cosas porque simplemente otros lo hacen; que sea amante de los valores.
Que aprenda a oír a todos pero que decida por sí mismo.
Enséñele a sonreír y a tener el humor cuando esté triste.
Y enséñele que a veces los hombres también lloran.
Enséñele a ignorar los gritos de las multitudes que sólo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones.
Trátelo bien, pero no lo mime ni lo adule. Déjelo que se haga fuerte solito.
Incúlquele valor y coraje pero también paciencia, constancia y sobriedad.
Transmítale una fe firme y sólida en el Creador. Teniendo fe en Dios también la tendrá en los hombres.
Entiendo que le estoy pidiendo mucho pero haga todo aquello que pueda.

ABRAHAM LINCOLN.

Durante un seminario para matrimonios

Califica esta frase

Durante un seminario para matrimonios, le preguntaron a una mujer:
¿Te hace feliz tu esposo?
El esposo levantó ligeramente el cuello en señal de seguridad,

sabía que su esposa diría que sí.
Sin embargo la esposa respondió con un
No…… no me hace feliz.
Y ante el asombro de todos… continuó:
-No me  hace feliz ……… ¡Yo soy feliz! 
El que yo sea feliz o no, no depende de el, sino de  mí.
Yo soy la  única persona, de quien depende, mi felicidad.
Yo determino ser feliz
 en cada situación y en cada momento de mi  vida, 
pues si mi felicidad dependiera de alguna persona, cosa o circunstancia,
yo estaría en serios problemas.
Todo lo que existe en esta vida, cambia continuamente y la mayoría de las cosas están fuera de nuestro control.

El ser humano, las riquezas, mi cuerpo, el clima, los placeres, etc.
A través de mi vida, he aprendido algo;
decido ser feliz y lo demás lo llamo…. experiencias:
amar, perdonar, ayudar, comprender, aceptar, escuchar,  consolar.
Hay gente que dice:
No  puedo ser feliz … porque estoy enferma,  porque no tengo  dinero,
porque hace mucho calor, porque alguien me insultó,
porque alguien ha dejado de amarme, porque alguien no me valoró…..
Pero …lo que no sabes es que ….PUEDES SER  FELIZ…….
aunque…  estés enfermo,
aunque…haga calor,
aunque… no  tengas  dinero,
aunque… alguien te  haya insultado,
aunque… alguien no te amó ,
o no te haya valorado.
Empieza tu dia con una sonrisa y no permitas que nada ni nadie la borre de tu rostro.
¡SER FELIZ  ES ACTITUD!
La confianza en DIOS nos da la fuerza necesaria para lograrlo.

Un joven fue a visitar a un sabio

Califica esta frase

Un joven fue a visitar a un sabio y le contó sobre las dudas que tenía acerca de sus sentimientos por su familia. 
El sabio lo escuchó, lo miró a los ojos y le dijo sólo una cosa:
«Ámala». 
Y luego se calló. 
El muchacho dijo: Pero, todavía tengo dudas.
Ámala, le dijo de nuevo el sabio. 
Y, ante el desconsuelo del joven, después de un breve silencio, le dijo lo siguiente: 
Hijo, amar es una decisión, no un sentimiento. 
Amar es dedicación y entrega. 
Amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor. 
El Amor es un ejercicio de jardinería. 
Arranca lo que hace mal, prepara el terreno, siembra, se paciente, riega y cuida. 
Preparate porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvias, pero no por eso abandones tu jardín. 
Ama, es decir, acepta, valoriza, respeta, da afecto, ternura, admira y comprende. 
Simplemente, AMA. 

Rezar es una conversación con Dios

5 (100%) 2 votes

Es el momento de más calma del día.
Rezar es una fotografía en sepia, un regreso a la casa de tus abuelos y al tiempo sin tiempo de tu infancia.
Es un Padre Nuestro platicando con Dios para que te ayude en los exámenes.
Es el refugio del frío, y el silencio acogedor.
Rezar es tener memoria.
Rezar es lo que va antes del trabajo o después del trabajo, ya lo dice el refrán: a Dios rogando y con el mazo dando.
Es lo único que puedes hacer cuando ya no puedes hacer más, y es la forma de comprometerse de quien no tiene otro medio de hacerlo, como cuando rezamos por un enfermo que se va a operar y ya está todo en manos del cirujano (y de Dios).
Rezar  hace milagros, ofrece consuelo al que reza y a aquel por quien se reza.
Rezar nunca es inútil, porque siempre conforta.
Rezar es decir rezaré por ti y, también, reza por mí.
Rezar es la aceptación de tus limitaciones.
Es aprender a resignarse cuando lo que pudo ser no ha sido.
Es vivir sin rencor, aprender a olvidar, aceptar la derrota con dignidad y celebrar el triunfo con humildad.
Rezar es resignación cuando procede, pero también arrebato y pundonor cuando toca.
Es buscar las fuerzas si no se tienen y confiar en que las cosas van a ser como deberían ser.
Rezar es optimismo, no dar nada por perdido, luchar y resistir.
Es relajarse y calmar los nervios, prepararse para lo que ha de venir.
No es solo buscar el coraje, sino también la inspiración, la idea, el enfoque, la luz, el claro en medio de la espesura.
Rezar es razonar, aunque parezca lo más irracional que haya.
Es la mente funcionando con la intuicion.
Es planificar y anticiparse.
Es pausa en un mundo excitado.
Es calma cuando todo es ansiedad.
Rezar es una forma extrema de independencia.
Rezar es un placer oculto, que se reserva para la intimidad.
Un acto privado, y casi a escondidas, que, cuando se hace acompañado, necesita mucha confianza.
Rezar es desnudarse y abrir tu alma.
Es una declaración de amor por la persona que tienes en tus rezos.
Es derramar tu cariño sobre los que más quieres y sentir el cariño de los que rezan por ti.
Rezar es tener a otros en tus oraciones y estar en las oraciones de otros.
Rezar, y sobre todo que recen por ti, es la mayor aspiración que uno puede tener en la vida, un privilegio inmenso.
Es querer tanto a alguien como para rezar por él, y que alguien te quiera tanto como para rezar por ti.
¿Cabe mayor orgullo?
¿Existe mayor plenitud que la de saber que hay una madre, un hermano, un hijo o un amigo que quiere que Dios te proteja, y te dé salud, y te ilumine, y te ayude, y te acompañe, y esté siempre contigo?
Rezar es tener fe, tener fe en la vida, en las personas, en tus amigos, en tus hijos, en tus padres, en Dios.
Es un súper poder que nos predispone al bien.
Rezar es creer y ser practicante de un mundo mejor.

CUATRO PASOS PARA PERDONAR A OTROS

Califica esta frase

Demasiados de nosotros no entendemos lo que es el perdón.
Batallamos con todo tipo de malos entendidos sobre lo que significa perdonar a otros.
Si más personas conocieran el perdón verdadero, estarían mucho más dispuestos a perdonar en lugar de conservar heridas del pasado en un nivel poco saludable.
Aquí hay un proceso de cuatro partes que debemos recorrer mientras tratamos con el dolor ocasionado por otros.
Reconoce que nadie es perfecto. 
Cuando odiamos a alguien, tendemos a perder la perspectiva respecto esa persona.
Cuando estamos llenos con resentimiento y amargura y dolor, tendemos a deshumanizar al ofensor.
Los tratamos como personas de baja categoria.
No hay una sola persona en la tierra que siempre sea buena y nunca peque.
Renuncia a tu derecho de vengarte.
Este es el corazón del perdón.
No busquen la venganza, Dios se encargue de castigar a los malvados.
Tienes derecho a desquitarte, pero no ganas nada con hacerlo.
No es justo, pero es saludable.
Esta no es una decisión de una sola vez sino algo que requiera tomarse momento a momento.
Responde al mal con bien.
Esto es como sabes que has liberado completamente a alguien del error que cometió en tu contra.
Humanamente hablando, es casi imposible responder al mal con el bien.
Necesitas la ayuda de Dios.
Necesitarás que el amor de Dios llene tu vida.
Reenfócate en el plan de Dios para tu vida.
Dejas de enfocarte en la herida y la persona que te hirió.
Mientras continúes enfocándote en la persona que te ha herido, esa persona te controla.
De hecho, puedes tomar un paso más allá.
Si no liberas al ofensor, comenzaras a parecerte a quién te ofendió.
Así que, no te sientes otro día en tu resentimiento.
¿Puedes pensar en un tiempo cuando respondiste al mal con bien?
¿Cómo resultó la situación?
¿Cuál de los cuatro elementos para un perdón saludable y bíblico mencionado anteriormente es usualmente el que más se te dificulta dominar?
¿Por qué crees que muchas personas prefieren mantener sus heridas en lugar de dejarlas ir?
¿Cómo afecta la amargura a alguien emocional y física mente?

Aprender a ser más felices

Califica esta frase

Sabías que en Harvard, una de las universidades más prestigiosas del mundo, el curso con más popularidad y éxito enseña como aprender a ser más felices.
La clase de Psicología Positiva dictada por Ben Shahar atrae a 1400 alumnos por semestre y 20% de los graduados de Harvard toman este curso electivo. Según Ben Shahar, la clase -que se centra en la felicidad, la autoestima y la motivación- les da a los estudiantes herramientas para conseguir el éxito y encarar la vida con más alegría.
Este profesor de 35 años, que algunos consideran “el gurú de la felicidad” destaca en su clase 14 consejos clave para mejorar la calidad de nuestro estado personal y que contribuyen a la generación de una vida positiva:
1. Agradece a Dios por todo lo que tienes: Escribe en un papel 10 cosas que tienes en tu vida que te dan felicidad. ¡Enfócate en las cosas buenas!
2. Practica actividad física. Expertos aseguran que hacer ejercicio ayuda a mejorar el ánimo. 30 minutos de ejercicio es el mejor antídoto contra la tristeza y el estrés.
3. Desayuna: Algunas personas se saltan el desayuno por falta de tiempo o para no engordar. Estudios demuestran que desayunar te da energía, te ayuda a pensar y desempeñar exitosamente tus actividades.
4. Se asertivo: Pide lo que quieras y di lo que piensas. Ser asertivo ayuda a mejorar tu autoestima. Ser dejado y quedarte en silencio genera tristeza y desesperanza.
5. Gasta tu dinero en experiencias: Un estudio descubrió que el 75% de personas se sentían más felices cuando invertían su dinero en viajes, cursos y clases; mientras que sólo el 34% dijo sentirse más feliz cuando compraba cosas.
6. Enfrenta tus retos: Estudios demuestran que cuanto más postergas algo, más ansiedad y tensión generas. Escribe pequeñas listas semanales de tareas y cúmplelas.
7. Pega recuerdos bonitos, frases y fotos de tus seres queridos por todos lados: Llena tu nevera, tu computador, tu escritorio, tu cuarto, TU VIDA de recuerdos bonitos.
8. Siempre saluda y sé amable con otras personas: Más de cien investigaciones afirman que sólo sonreír cambia el estado de ánimo.
9. Usa zapatos que te queden cómodos: Si te duelen los pies te pones de mal humor.
10. Cuida tu postura: Caminar derecho con los hombros ligeramente hacia atrás y la vista hacia enfrente ayuda a mantener un buen estado de ánimo. Sentarte derecho y dejar de encorbarte.
11. Escucha música: Está comprobado que escuchar música te despierta deseos de cantar, esto te va a alegrar la vida.
12. Lo que comes tiene un impacto en tu estado de ánimo: No te saltes comidas, come algo ligero cada 3 ó 4 horas. Evita el exceso de harinas y el azúcar. ¡Come de todo!. Varía tus alimentos.
13. Arréglate y siéntete atractivo: ¡Ponte guapo!. El 41% de la gente dice que se sienten más felices cuando piensan que se ven bien.
14. Cree fervientemente en Dios: ¡Con él nada es imposible!