En cualquier trabajo se necesita «afilar el hacha».

Califica esta frase

Cuentan de un nuevo leñador que inició a trabajar cortando arboles.
Era una persona tenaz y decidida.
Al principio como no sabía, cortaba solo 10 arboles al día.
Luego que aprendió llego a cortar 20 arboles al día.
Esforzándose mucho llego un día a cortar hasta 30 arboles.
Pero de ahí en adelante cada día cortaba menos arboles.
Aún y cuando se seguía esforzando y trabajando mas.
Le ponía mucho empeño, fuerza y dedicación.
Pero cada día cortaba menos arboles.
Desesperado por sus bajos resultados fue a ver a su jefe y le contó lo que pasaba.
El jefe le preguntó: ¿Has afilado el hacha?
En cualquier trabajo se necesita «afilar el hacha».
Hay que reflexionar en lo que hacemos, como lo hacemos.
¿Hay una mejor manera de hacerlo?
Hay que preguntar a los que saben.