4/5 - (1 voto)

Prepara a tus hijos para el mundo del futuro, no el mundo de tus padres ni el tuyo.

Algo determinante para triunfar será el carácter. Tener temple, salir de fracasos adecuadamente, hacer de los fracasos un aprendizaje y no una tragedia, ni una etiqueta.

¿Quieres que tus hijos no sufran? Entonces hay que prepararlos para sufrir. No puedes estarles evitando todo el tiempo todo posible sufrimiento.

Deben comprender la muerte, los problemas de la vida, los problemas en el trato con los demás. No debes resolverles todos sus problemas, ayúdales a que los resuelvan ellos mismos.

Nadie logra grandes éxitos sin un poco o mucho sufrimiento.

Enséñales a hacer esfuerzos extras. Que sepan que siempre se puede un poquito más.

Enséñales a carecer, a ‘sentir la falta de’ y arreglárselas por sí mismos.

De la necesidad vienen grandes cosas como la creatividad, la voluntad, el temple, la fortaleza, el ingenio.

Edúcalos en el servicio. Una familia es un equipo de trabajo con tareas: tender la cama, limpiar los cuartos, lavar los platos, pintar la casa, etc., que realicen labores de hogar. Si no hacen este tipo de servicios luego tendrán problemas.

Compartir

Publicaciones Similares