La fe es todo lo que necesitas

Califica esta frase

Un hombre se perdió mientras conducía por el campo. Mientras trataba de leer el mapa, accidentalmente cayó en una zanja.

Aunque no se lastimó, su carro quedó atascado en el fango, así que el hombre caminó hasta la granja más cercana para pedir ayuda.

 

“Warwick puede sacarte de la zanja”- dijo el granjero, señalando a una vieja mula. El hombre echó un vistazo a la demacrada mula mientras el granjero seguía repitiendo:

-“Sí, el viejo Warwick puede hacer el trabajo”.

 

El hombre pensó que no tenía nada que perder, así que los dos hombres y Warwick se dirigieron a la zanja. El  granjero amarró la mula al carro y con un jalón a las riendas gritó:

-Jala Manuel!, jala Toño!, jala José!, jala Warwick! – y la mula sacó el carro de la zanja sin mucho esfuerzo.

El hombre estaba sorprendido. Agradeció al granjero, dio palmadas a la mula y preguntó: – ¿Por qué mencionó todos esos nombres antes de Warwick? – el granjero sonrió y dijo:

-El viejo Warwick está ciego. Mientras crea que forma parte de un equipo, no le importa jalar.