Rate this post

“Un colaborador que, en lugar de trabajar, está enfrascado en un juego de computadora o enviando correos electrónicos personales. Se podría pensar que al individuo no le interesa su empleo porque no está realizando sus labores”.

En ese momento, el empleado está motivado, sólo que ese entusiasmo no está orientado al trabajo, ni resulta productivo para la compañía. Hazle saber a este colaborador que su comportamiento no es aceptable y que esta situación afecta al resto de la organización.

El reto es descubrir lo que lo motiva y hacer coincidir esos elementos con la descripción de sus labores. Hazle saber la importancia de su trabajo en los objetivos de la empresa.

Compartir

Publicaciones Similares