Encontrando la felicidad

Califica esta frase

Una dama bella y elegantemente vestida como señora, fue a ver a su psiquiatra diciendo que se sentía infeliz y que su vida estaba vacía y no tenía sentido.

El psiquiatra llamó a la anciana que limpiaba los pisos de la oficina y luego le dijo a la señora rica:

-«Voy a pedirle a María que te cuente cómo encontró la felicidad. Lo único que quiero es que la escuches».

Así que la anciana dejó su escoba, se sentó en una silla y contó su historia:

-«Bueno, mi esposo murió de malaria y tres meses después a mi hijo único lo mató un auto. No tenía a nadie, no me quedaba nada. No pude dormir, no pude comer, nunca le sonreí a alguien, incluso pensé en quitarme la vida. Una noche un gatito me siguió a casa desde el trabajo. De alguna manera sentí pena por ese gatito. Hacía frío afuera, así que decidí dejar entrar al gatito. Le compré un poco de leche, y el gatito limpió el plato. Entonces ronroneó y se frotó contra mi pierna y, por primera vez en meses, sonreí. Entonces me detuve a pensar, si ayudar a un gatito podía hacerme sonreír, tal vez haciendo algo por la gente podría hacerme feliz. Así que al día siguiente horneé unas galletas y las lleve a un vecino que estaba en cama enfermo. Todos los días trataba de hacer algo bueno por alguien. Me hizo tan feliz verlos felices. Hoy en día, no conozco a nadie que duerma y coma mejor que yo. He encontrado la felicidad, al dársela a los demás».

Cuando escuchó eso, la señora rica lloró. Tenía todo lo que el dinero podía comprar, pero había perdido las cosas que el dinero no puede comprar.

La belleza de la vida no depende de lo feliz que seas; sino de lo felices que otros pueden ser por ti.
La felicidad no es un destino, es un viaje.
La felicidad no es mañana, es ahora.
La felicidad no es una condición, es una decisión.
La felicidad es lo que eres, ¡no lo que tienes!

No es la felicidad la que nos hace agradecidos, sino el agradecimiento el que nos hace felices.

5 (100%) 1 vote

Un famoso escritor estaba en su estudio tomó lápiz y comenzó a escribir:

📌 El año pasado tuve una cirugía y me quitaron la vesícula biliar. Tuve que quedarme en cama por un largo tiempo.

📌 El mismo año llegué a la edad de 60, tuve que renunciar a mi trabajo favorito. Permanecí 30 años de mi vida en esa editorial.

📌 El mismo año experimenté el dolor por la muerte de mi padre y mi hijo fracasó en su examen médico porque tuvo un accidente de automóvil y estuvo hospitalizado con el yeso durante varios días. La destrucción del coche fue otra pérdida.

Al final escribió:
Fue un año tan malo!

Cuando la esposa del escritor entró en la habitación, lo encontró triste en sus pensamientos. Desde atrás leyó lo que estaba escrito en el papel.

Salió de la habitación en silencio y volvió con otro papel. Lo colocó al lado del de su marido.

Cuando el escritor vio el papel, se encontró con esto escrito en él:

💞 El año pasado finalmente me deshice de mi vesícula biliar, después de pasar años con el dolor.

💞 Cumplí 60 años con buena salud y me retiré de mi trabajo. Ahora puedo utilizar mi tiempo para escribir con mayor paz y tranquilidad.

💞 El mismo año mi padre, a la edad de 95, sin depender de nadie y sin ninguna condición crítica, conoció a su Creador.

💞 El mismo año, Dios bendijo a mi hijo con una nueva oportunidad de vida. Mi coche fue destruido, pero mi hijo se mantuvo con vida sin ninguna discapacidad.

Al final, ella escribió:
«¡Ese año fue una inmensa bendición de Dios!»

Eran los mismos hechos, pero con diferentes puntos de vista.

Si reflexionamos de que podría haber ocurrido algo más, estaremos verdaderamente agradecidos con el Señor.

MORALEJA:
No es la felicidad la que nos hace agradecidos, sino el agradecimiento el que nos hace felices.

Siempre hay algo que agradecer.

No se como va tu año, no se como va tu día. Lo que si sé es que hay un Dios que nos guarda, nos cuida y hace provisión todos los días. Seamos agradecidos y vivamos felices. La felicidad no depende de lo que tenemos, sino con quién podemos contar en nuestras vidas. Te aseguro que son más las bendiciones que los fracasos, el simple hecho de hoy estar de pies ya es una bendición.

Ánimo, con Dios todo es posible.

DIOS ES DE AZÚCAR

1 (20%) 1 vote

Un día la profesora le preguntó a los niños, quién sabía explicar quién era Dios.

Uno de los niños levantó la mano y dijo: «Dios es nuestro padre, él hizo la tierra, el mar y todo lo que está en ella. Nos hizo como hijos de él».

La profesora, buscando más respuestas, fue más lejos: “¿Cómo saben qué Dios existe, si nunca lo vieron?”…

Todo el salón quedó en silencio…
Pedro, un niñito muy tímido, levantó sus manos y dijo: «Mi madre dice que, Dios es como el azúcar en mi leche que me hace todas las mañanas, y yo no veo el azúcar que está dentro de la taza mezclada con la leche, pero, si no la tuviera no tendría sabor… Dios existe. Él está siempre en medio de nosotros, sólo que no lo vemos, pero si se fuera, nuestra vida quedaría sin sabor».

La profesora sonrió y dijo: Muy bien Pedro, yo les enseño muchas cosas a ustedes, hoy tú me enseñaste algo más profundo que todo lo que yo sabía.

Ahora sé que ¡Dios es nuestro azúcar y que está todos los días endulzando nuestra vida!
Le dio un beso en la frente y salió sorprendida por la respuesta de aquel niño.

La sabiduría no está en el conocimiento, sino en la vivencia de Dios en nuestras vidas.
Teorías existen muchas, pero dulzura como la de Dios, aún no existe ni en los mejores azúcares.
No olvides colocar azúcar en tu vida. De ésta azúcar NO hay límites. NO engorda más que el alma y el espíritu, y te endulza el momento más amargo de tu vida.

Tenla siempre a mano, y que nunca te falte esa buena azúcar que es Dios.

¡Dios te bendiga siempre! Que tengas un maravilloso día lleno de azúcar.

Señor, tú tienes el poder

3 (60%) 1 vote

Señor, tú tienes el poder

Sí, tú, señor trabajador, empresario, agricultor, profesionista, comerciante, industrial, hombre o mujer.

Tú tienes el poder de hacer que las cosas cambien, el poder de mejorar, el poder de sacar de la miseria a muchas personas, de cambiar la angustia y las lágrimas, en sonrisas y esperanzas.

Dios te ha hecho líder, de tu vida, de tu casa, de tu trabajo, de tu negocio, de tu familia.

Te ha llenado de bendiciones y de poder, para que lo uses en bien tuyo, de tu familia y de los demás.

Date cuenta que las necesidades son muchas.

Existen personas sufriendo aunque no las veas y tú puedes hacer algo por ellas.

Su esperanza puedes ser tú.

Estamos esperando que actúes y tomes la iniciativa.

Sabemos que ya haces mucho bien, en tu familia, en tus seres cercanos, en tu trabajo, pero también sabemos que tienes más capacidad de dar.

Que no has dado todo lo que podrías.

Todo lo que Dios pide de ti.

Estamos seguros que puedes dar más.

Tú tienes mucho más poder que el que has usado hasta ahorita.

Algunos se la pasan quejando de lo mal que están las cosas, del gobierno, de la violencia, etc, y no actúan.

No se dan cuenta que tienen el poder de cambiar las cosas y no lo han usado.

Y la comunidad los está esperando.

Y los necesitados también.

No es necesario dedicarle mucho tiempo, tu trabajo te lo requiere y no se debe descuidar.

Pero sí se puede ayudar apoyando a las instituciones que se dedican a ello, en donde voluntarios regalan su tiempo para darle una mano al desprotegido o llevar a cabo la labor social que falta.

Ocupan del apoyo que tú les puedes dar.

Ofréceles tu tiempo, tus donativos, tus productos o servicios.

Hay mucho que puedes dar.

Quizás ya apoyes, pero bien puedes apoyar más.

Si las cosas en nuestras ciudades no andan bien, es porque los señores no hemos usado nuestro poder para hacerlas cambiar.

 

¿Qué esperas?

 

Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no te olvides que tu vida es la mayor empresa del mundo.

Sólo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia.

Hay muchos que te aprecian, admiran y quieren.

Me gustaría que recordaras que ser feliz, no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.

Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.

Ser feliz no es sólo la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.

No es apenas conmemorar el éxito, sino aprender lecciones en los fracasos.

No es solo tener alegría con los aplausos, sino tener alegría en el anonimato.

Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones y períodos de crisis.

Ser feliz no es una cosa del destino, sino una conquista para quien sabe viajar adentro de su propio ser.

Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas y volverse actor de la propia historia.

Es atravesar desiertos fuera de sí y ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma.

Es agradecer a Dios cada mañana por el milagro de la vida.

Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos.

Es saber hablar de sí mismo.

Es tener coraje para oír o decir un «no».

Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea dura.

Es besar a los hijos, mimar a los padres, tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran.

Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple, que vive dentro de cada uno de nosotros.

Es tener madurez para decir ‘me equivoqué’.

Es tener la osadía para decir ‘perdóname’.

Es tener sensibilidad para expresar ‘te necesito’.

Es tener capacidad de decir ‘te amo’.

Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz.

Que en tus primaveras seas amante de la alegría.

Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría.

Y que cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo.

Pues así serás más apasionado por la vida.

Y descubrirás que ser feliz no es tener una vida perfecta.

Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia.

Usar las pérdidas para refinar la paciencia.

Usar las fallas para esculpir la serenidad.

Usar el dolor para lapidar el placer.

Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.

Jamás desistas….

Jamás desistas de las personas que amas.

Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo apasionante.

Comunicación para la Acción

Califica esta frase

Comunicación para la Acción
¿En qué conversaciones estás?
¿Cuáles de tus conversaciones son para la acción?
Charla autentica = > Conversación de posibilidades
La conversación para la acción abre la posibilidad de que sucedan cosas.
Realidad:
  1. Todas tus cualidades viven en tu escuchar, en lo que te dicen y te dices. Ellas no son propiedades tuyas, están en el escuchar, no en ti.
  2. Si todas tus cualidades solo viven en tu escuchar, entonces ellas son nada. Son aire, palabras o voces.
  3. La manera en que se manifiestan tus cualidades es en la interpretación que otra gente hace de tus acciones (otra gente te incluye). O de lo que ellos creen que son tus acciones. Solo eso sirve para calificarte.
Dominio de acción:
  1. Condiciones de satisfacción
  2. Compromiso:
    1. Petición
    2. Promesa
    3. Declaración
    4. Afirmaciones
  3. Interpretación
  4. Declaración de SER
Declaraciones de SER:
  1. ¿Cuáles te has hecho en los últimos años?
  2. ¿En qué circunstancias las hiciste?
  3. ¿Quien me te has dicho que eres o quieres ser?
  4. ¿A quienes lo has comunicado?
  5. ¿Qué declaración de ser eres tu ahorita?
  6. ¿Qué nuevas declaraciones de ser comienzan a ser posibles para ti?
Alguien de quien te gustaría desquitarte:
  1. ¿Cuándo sucedió?
  2. ¿Dónde sucedió?
  3. ¿Qué sucedió?
  4. ¿Cómo te sentiste?
  5. ¿Qué escuchaste?
  6. ¿Cómo escucho el?
  7. ¿De quien es la responsabilidad?
  8. ¿Sentimientos, en ese entonces y ahora?
Declaraciones:
  1. Tu afirmas que alguien te hizo «x»
  2. Declaras que hacerlo en malo
  3. Afirmas que lo hizo deliberadamente para dañarte
  4. Prometes desquitarte
  5. Prometes no perdonarlo
  6. Prometes no hacérselo saber
  7. Prometes ser victima para siempre
  8. Prometes que toda futura posibilidad con el esta clausurada
Situaciones incompletas
  1. ¿Qué tiene que ocurrir para declarar esta situación completa?
  2. ¿Qué necesitas decir?
  3. ¿Qué peticiones necesitas hacer?
  4. ¿Qué puede ocurrir acerca de esto?
  5. ¿Qué podría completar esto?
  6. ¿Qué declaraciones puedes hacer?
Desden:
Yo declaro que tu no perteneces a la categoría de los seres humanos y prometo ignorarte.
Simpatía:
Estoy naturalmente abierto a ti, y no tengo otra explicación que la de que tu existes.
Esperanza:
Creo en la posibilidad de las posibilidades.
Confianza:
Los humanos somos la posibilidad de la confianza o no.
Perdón:
Restablecer la relación de confianza.
Amor:
Declaro que tu mundo de intereses es mio también.
Homenaje a la posibilidad que tu eres para mi.
Querer:
Deseo de algo.
Deseo:
Declaro que para ser yo te necesito.
Aceptación:
Declaro que acepto las cosas del modo en que estas son.
Maravillarse:
Aceptar las posibilidades como posibilidades.
Rechazo:
Opuesto a la aceptación.
Desesperanza:
No creo en la posibilidad de las posibilidades.
Serenidad:
Nace en la aceptación de lo que es.
La vida como es y estoy conforme.
Goce:
Existe cuando me abro a la posibilidad de posibilidades.
Felicidad:
Condición del escuchar humano en el cual surgen la serenidad y el goce.
Emociones:
Son fenómenos del escuchar humano, no del cuerpo.
Creatividad
  1. ¿Qué quieres crear?
  2. Comprométete a crearlo.
  3. Ponle el tiempo, la fecha, los recursos y la dedicación suficiente.
  4. Para hacer vivir en la sociedad tu idea necesitas decírsela a los demás.
  5. Eso te compromete mas.
  6. Define las condiciones de satisfacción.
  7. ¿Qué necesita suceder para que tu te sientas satisfecho con tu proyecto’
  8. ¿Qué peticiones tienes que hacer, a quienes y cuando?
  9. ¿Qué te tienes que decir a ti?
¿Cómo inspirar a la acción?
  1. Todos saben lo que hacen.
  2. Algunos saben como lo hacen.
  3. Muy poquitos saben porque lo hacen.
  4. Propósito, creencias, objetivos.
  5. Que > Como > Porque
  6. Porque: Sentimientos, emociones, decisiones.
Apple:
Hacemos grandiosas computadoras, bonitas en diseño, simples de usar y amigables.
En todo lo que hacemos tratamos de cambiar el estatus quo, lo hacemos diferente.
Los clientes compran nuestros productos por nuestras razones de fondo.
Hermanos Wright: Creían que si inventaban el avión cambiarían el mundo.