En cualquier trabajo se necesita «afilar el hacha».

Califica esta frase

Cuentan de un nuevo leñador que inició a trabajar cortando arboles.
Era una persona tenaz y decidida.
Al principio como no sabía, cortaba solo 10 arboles al día.
Luego que aprendió llego a cortar 20 arboles al día.
Esforzándose mucho llego un día a cortar hasta 30 arboles.
Pero de ahí en adelante cada día cortaba menos arboles.
Aún y cuando se seguía esforzando y trabajando mas.
Le ponía mucho empeño, fuerza y dedicación.
Pero cada día cortaba menos arboles.
Desesperado por sus bajos resultados fue a ver a su jefe y le contó lo que pasaba.
El jefe le preguntó: ¿Has afilado el hacha?
En cualquier trabajo se necesita «afilar el hacha».
Hay que reflexionar en lo que hacemos, como lo hacemos.
¿Hay una mejor manera de hacerlo?
Hay que preguntar a los que saben.

Hábitos de personas exitosas

Califica esta frase

Hábitos de personas exitosas:

1. No crean planes de respaldo.
Un back-up plan puede ayudarte a dormir mejor por la noche.
También puede crear una salida fácil cuando los tiempos se ponen difíciles.
Vas a trabajar mucho más duro y mas si tu plan primario simplemente tiene que funcionar, porque no hay otra opción.
El compromiso total – sin red de seguridad -, te impulsa a trabajar más duro de lo que nunca imaginaste posible.
Si de alguna manera lo peor sucede (y «peor» nunca es tan malo como piensas), ten la confianza que vas a encontrar una manera de recuperarte.
Mientras sigas trabajando duro y sigas aprendiendo de tus errores.
2. Ellos hacen el trabajo.
Puede ser bueno con un poco de esfuerzo.
Pero puede ser realmente bueno, con un poco más de esfuerzo.
No se puede ser grande – en nada – a menos que pongas una increíble cantidad de esfuerzo concentrado.
Raspa la superficie de cualquier persona con habilidades superiores y encontrarás una persona que ha puesto miles de horas de esfuerzo en el desarrollo de esas habilidades.
No hay atajos.
No hay éxitos durante la noche.
Todo el mundo ha oído hablar del principio de las 10,000 horas, pero casi nadie lo sigue … excepto las personas muy exitosas.
Así que empieza a hacer el trabajo ahora.
El tiempo se está perdiendo.
3. … Y trabajar mucho más.
Cada empresario muy exitoso que conozco trabaja más horas que la persona promedio – mucho más.
Tienen una larga lista de cosas que quieren hacer.
Así que tienen que poner un montón de tiempo en ello.
Si no trabajas tanto, que otros considerarían una locura, entonces tu meta no significa tanto para ti – o no es particularmente difícil de lograr.
No tendrías un éxito notable.
4. Evitan las multitudes.
La sabiduría convencional produce resultados convencionales.
Unirse a la multitud – no importa que tan de moda o «caliente» sea la oportunidad – es una receta para la mediocridad.
Gente con notable éxito habitualmente hacen lo que otros no quieren hacer.
Ellos van donde otros no van porque hay una competencia mucho menor y una mayor posibilidad de éxito.
5. Empiezan al final …
Éxito promedio se basa a menudo en el establecimiento de metas promedio.
Decide lo que realmente quieres: ser el mejor, el más rápido, el más barato, el más grande, lo que sea.
El objetivo del final.
Decide dónde quieres terminar.
Esa es tu meta.
Entonces trabaja hacia atrás y diseña cada paso en el camino.
Nunca arranques pequeño, en cuanto a metas se refiere.
Vas a tomar mejores decisiones – y te resultara mucho más fácil trabajar más duro – cuando tu objetivo final es grande.
6. … y no se detienen ahí.
El logro de una meta – no importa lo grande – no es la meta para las personas altamente exitosas.
El logro de una meta enorme sólo crea una plataforma de lanzamiento para alcanzar otra meta enorme.
Tal vez quieres crear un negocio de $ 100 millones, una vez que lo hagas, puedes aprovechar tus contactos e influencias para crear una fundación benéfica.
Luego, tu éxito empresarial y humanitario puede crear una plataforma para hablar, escribir, y enseñar liderazgo .
Entonces …
El proceso de convertirte en un éxito notable en un campo te dará las habilidades y la red para ser un éxito notable en otros campos.
Cabe destacar que las personas exitosas no tratan de ganar una sola carrera.
Ellos esperan y planean ganar varias carreras posteriores.
7. Ellos venden.
Una vez pregunté a un número de empresarios y directores generales que nombraran la única habilidad que sentían más contribuyó a su éxito.
Cada uno dijo que la capacidad de vender.
Tenga en cuenta que venta no es manipular, presionar o engatusar.
La venta es explicar la lógica y los beneficios de una decisión.
Vender es convencer a otras personas para trabajar contigo.
La venta es la superación de las objeciones.
La venta es la base del negocio y del éxito personal: saber negociar, hacer frente a un «no», mantener la confianza y la autoestima frente al rechazo, comunicarse eficazmente con una amplia gama de personas, construir relaciones de largo plazo…
Cuando realmente crees en tu idea, o empresa, o en ti mismo, entonces no es necesario que tengas un ego enorme o una gran personalidad.
No tienes que «venderte».
Sólo necesitas comunicarte.
8. Nunca son demasiado orgullosos.
Para admitir que cometieron un error.
Decir que lo sienten.
Tener grandes sueños.
Admitir que deben su éxito a los demás.
Para reírse de sí mismos.
Para solicitar ayuda.
Para fallar.
Y para volver a intentarlo.

Misión colectiva

Califica esta frase

  • Tu trabajo es el objetivo que persigues, no la actividad que realizas.
  • Solo importa si sirve.
  • Tu deber es ayudar al equipo a obtener lo que busca.
  • Debes subordinarte al equipo.
  • Es mas importante lograr la meta del grupo que tu meta individual.
  • El integrante que más ayuda al equipo es el más valioso.
  • Los buenos para sacar adelante los objetivos del equipo, son los mejores.

Carta de Abraham Lincoln al maestro de su hijo

2 (40%) 5 votes

Querido profesor:

Mi hijo tiene que aprender que no todos los hombres son justos ni todos son veraces.
Enséñele que por cada villano hay un héroe, que por cada egoísta hay un generoso.
También enséñele que por cada enemigo hay un amigo.
Que más vale moneda ganada que moneda encontrada.
Quiero que aprenda a perder y también a gozar correctamente de las victorias.
Aléjelo de la envidia.
Que conozca la alegría profunda del contentamiento.
Haga que aprecie la lectura de buenos libros sin que deje de entretenerse con los pájaros, las flores del campo y las maravillosas vistas de lagos y montañas.
Que aprenda a jugar sin violencia con sus amigos.
Explíquele que vale más una derrota honrosa que una victoria vergonzosa.
Que crea en sí mismo, en sus capacidades, aunque quede solito y tenga que lidiar contra todos.
Enséñele a ser gentil con los buenos y duro con los perversos.
Instrúyalo a que no haga las cosas porque simplemente otros lo hacen; que sea amante de los valores.
Que aprenda a oír a todos pero que decida por sí mismo.
Enséñele a sonreír y a tener el humor cuando esté triste.
Y enséñele que a veces los hombres también lloran.
Enséñele a ignorar los gritos de las multitudes que sólo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones.
Trátelo bien, pero no lo mime ni lo adule. Déjelo que se haga fuerte solito.
Incúlquele valor y coraje pero también paciencia, constancia y sobriedad.
Transmítale una fe firme y sólida en el Creador. Teniendo fe en Dios también la tendrá en los hombres.
Entiendo que le estoy pidiendo mucho pero haga todo aquello que pueda.

ABRAHAM LINCOLN.