Encontrando la felicidad

Califica esta frase

Una dama bella y elegantemente vestida como señora, fue a ver a su psiquiatra diciendo que se sentía infeliz y que su vida estaba vacía y no tenía sentido.

El psiquiatra llamó a la anciana que limpiaba los pisos de la oficina y luego le dijo a la señora rica:

-«Voy a pedirle a María que te cuente cómo encontró la felicidad. Lo único que quiero es que la escuches».

Así que la anciana dejó su escoba, se sentó en una silla y contó su historia:

-«Bueno, mi esposo murió de malaria y tres meses después a mi hijo único lo mató un auto. No tenía a nadie, no me quedaba nada. No pude dormir, no pude comer, nunca le sonreí a alguien, incluso pensé en quitarme la vida. Una noche un gatito me siguió a casa desde el trabajo. De alguna manera sentí pena por ese gatito. Hacía frío afuera, así que decidí dejar entrar al gatito. Le compré un poco de leche, y el gatito limpió el plato. Entonces ronroneó y se frotó contra mi pierna y, por primera vez en meses, sonreí. Entonces me detuve a pensar, si ayudar a un gatito podía hacerme sonreír, tal vez haciendo algo por la gente podría hacerme feliz. Así que al día siguiente horneé unas galletas y las lleve a un vecino que estaba en cama enfermo. Todos los días trataba de hacer algo bueno por alguien. Me hizo tan feliz verlos felices. Hoy en día, no conozco a nadie que duerma y coma mejor que yo. He encontrado la felicidad, al dársela a los demás».

Cuando escuchó eso, la señora rica lloró. Tenía todo lo que el dinero podía comprar, pero había perdido las cosas que el dinero no puede comprar.

La belleza de la vida no depende de lo feliz que seas; sino de lo felices que otros pueden ser por ti.
La felicidad no es un destino, es un viaje.
La felicidad no es mañana, es ahora.
La felicidad no es una condición, es una decisión.
La felicidad es lo que eres, ¡no lo que tienes!

Debes vivir feliz.

Califica esta frase

Ninguno de nosotros tiene muchos años para vivir.
No podemos llevarnos nada cuando nos vayamos.
Debemos ser ahorrativos pero sin sacrificar nuestro bienestar.
Gasta el dinero que deba ser gastado, disfruta lo que deba ser disfrutado, dona lo que te sea posible.
No te preocupes de lo que pasará cuando te hayas ido, no sentirás si te alaban o te critican.
El tiempo para disfrutar la vida es este y la riqueza que tan difícilmente ganaste, ¡debes gozarla!
No te preocupes de más por tus hijos, porque ellos tendrán su propio destino y encontrarán su propio camino.
Cuídalos, ámalos, consiéntelos y disfrútalos.
La vida tiene mucho más, que trabajar desde la cuna hasta la tumba.
No esperes mucho de tus hijos.
Los hijos que se preocupan por sus padres, también están ocupados con sus trabajos, sus compromisos y su propia vida.
No intercambies salud por riqueza trabajando de más, no sea que caves una temprana sepultura.
De mil hectáreas sembradas de arroz, sólo puedes consumir 1/2 taza diaria;
de mil mansiones, sólo necesitas un espacio de 8 metros cuadrados para descansar por las noches.
Siempre y cuando tengas suficiente alimento y dinero para gastar, no necesitas más.
Debes vivir feliz.
Cada familia tiene sus propios problemas.
No te compares con otros midiendo tu fama o estatus social, o para ver los hijos de quién tienen más éxito.
En lugar de éso, ayuda e invita a otros a que logren felicidad, salud, gozo, calidad de vida y vivir más tiempo.
Acepta las cosas que no puedes cambiar, si te preocupas demasiado puedes estropear tu salud.
Debes crear tu propio bienestar y encontrar tu propia felicidad.
Mantén un buen estado de ánimo, buena disposición, haciendo cosas que te diviertan y alegren diariamente, así vivirás días felices.
Un día sin felicidad, es un día que pierdes.
Un día vivido felizmente, es un día ganado.
Teniendo buen ánimo, la enfermedad se curará.
Teniendo un espíritu alegre, la enfermedad se curará más rápido.
Manteniendo muy en alto el ánimo, siempre con alegría, la enfermedad nunca se acercará.
Con un buen carácter, adecuado ejercicio, alimentos sanos y un consumo razonable de vitaminas y minerales, se espera que tengas muchos años de vida saludable y placentera.
Aprende a apreciar la bondad en todo… familia, amigos…..
ellos te harán sentir joven, revivir los buenos momentos, los pasajes interesantes de tu vida.
En la vida quien pierde el techo, gana las estrellas.
A veces pierdes lo que querías, pero conquistas lo que nunca imaginaste.
Aprovecha cada minuto de tu vida.
No te fijes en la apariencia, porque ésta cambia con el tiempo.
No busques a la persona perfecta, porque no existe.
Más busca, por encima de todo, a alguien que sepa tu verdadero valor.
Ten tres amores: tú, la familia y los amigos.

Ocho pautas para perfeccionar el poder de observación.

Califica esta frase

Las siguientes ocho pautas son particularmente útiles para perfeccionar el poder de observación:
1. Simplemente siéntate y ve lo que sucede:
Nuestra miopía espiritual a menudo nos hace mirar a lo lejos, en el espacio y en el tiempo. Abraza el momento, sin más ambiciones.
2. Saborea este momento como si fuera tu último aliento:
Puedes vivir solo un día a la vez, y nadie puede estar seguro de que se despertará a la mañana siguiente. Así que no pospongamos la felicidad. El mejor momento de tu vida es siempre este.
3. Evita las distracciones:
Un viejo proverbio japonés dice que un cazador que apunta a dos presas a la vez no matará a ninguna. Lo mismo sucede cuando intentamos seguir una conversación y leer un libro. Haz una cosa a la vez, como si fuera la cosa más importante del mundo.
Si lo haces de esa manera, sin duda lo será.
4. Libérate de todo lo que no es esencial:
Se puede reconocer a un viajero experto más por lo que deja en casa que por lo que lleva en su maleta.La vida es una aventura emocionante a través de la cual es mejor viajar liviano.Cuando te sientas sobrecargado, pregúntate: «¿Qué puedo dejar?».
5. Sé tu propio amigo:
En lugar de compararte con los demás y preocuparte por lo que piensan los demás, asume que eres único en el mundo. Vivirás toda la vida contigo mismo.
6. Celebra la imperfección:
Si ni siquiera la naturaleza en toda su complejidad, con todos sus nacimientos y muertes, es perfecta, entonces ¿por qué deberías serlo? Cada falla es una señal de que debes tomar un camino diferente.Cada defecto es una invitación a pulir un diamante. Si tienes la voluntad de mejorar, entonces es perfecto ser imperfecto.
7. Practica la compasión:
La empatía nos permite viajar hacia la situación del otro para comprenderlo. Cada persona actúa de acuerdo con el momento de crecimiento personal en el que se encuentra. Incluso cuando se comportan de manera odiosa, es lo mejor que pueden hacer con lo que tienen.
8. Deja atrás tus expectativas:
Hacer predicciones y esperar que sucedan ciertas cosas, es una forma garantizada de matar el momento. Da tu primer paso, ya, ahora. Y sigue avanzando.

Abrazos

Califica esta frase

El abrazo debería ser recetado por los médicos.
Hay un poder curativo en el abrazo que aún desconocemos.
El abrazo cura el odio, los resentimientos, el cansancio y la tristeza.
Cuando abrazamos soltamos lo que amarramos, perdemos las cosas que nos han hecho perder la calma y la paz.
Cuando abrazamos dejamos de estar a la defensiva y permitimos que el otro se aproxime a nuestro corazón.
Los brazos se abren y los corazones se acercan.
Un abrazo de «te amo».
Un abrazo de «qué bueno que estás aquí».
Un abrazo de «ayúdame».
Un abrazo de «hasta pronto».
Un abrazo de «cuánto te extrañé».
Cuando abrazamos somos más de dos, somos familia, somos accesibles, somos sueños posibles.
El abrazo debería ser recetado por los médicos.
Rejuvenece el alma y el cuerpo.
Abraza.

No es la felicidad la que nos hace agradecidos, sino el agradecimiento el que nos hace felices.

5 (100%) 1 vote

Un famoso escritor estaba en su estudio tomó lápiz y comenzó a escribir:

📌 El año pasado tuve una cirugía y me quitaron la vesícula biliar. Tuve que quedarme en cama por un largo tiempo.

📌 El mismo año llegué a la edad de 60, tuve que renunciar a mi trabajo favorito. Permanecí 30 años de mi vida en esa editorial.

📌 El mismo año experimenté el dolor por la muerte de mi padre y mi hijo fracasó en su examen médico porque tuvo un accidente de automóvil y estuvo hospitalizado con el yeso durante varios días. La destrucción del coche fue otra pérdida.

Al final escribió:
Fue un año tan malo!

Cuando la esposa del escritor entró en la habitación, lo encontró triste en sus pensamientos. Desde atrás leyó lo que estaba escrito en el papel.

Salió de la habitación en silencio y volvió con otro papel. Lo colocó al lado del de su marido.

Cuando el escritor vio el papel, se encontró con esto escrito en él:

💞 El año pasado finalmente me deshice de mi vesícula biliar, después de pasar años con el dolor.

💞 Cumplí 60 años con buena salud y me retiré de mi trabajo. Ahora puedo utilizar mi tiempo para escribir con mayor paz y tranquilidad.

💞 El mismo año mi padre, a la edad de 95, sin depender de nadie y sin ninguna condición crítica, conoció a su Creador.

💞 El mismo año, Dios bendijo a mi hijo con una nueva oportunidad de vida. Mi coche fue destruido, pero mi hijo se mantuvo con vida sin ninguna discapacidad.

Al final, ella escribió:
«¡Ese año fue una inmensa bendición de Dios!»

Eran los mismos hechos, pero con diferentes puntos de vista.

Si reflexionamos de que podría haber ocurrido algo más, estaremos verdaderamente agradecidos con el Señor.

MORALEJA:
No es la felicidad la que nos hace agradecidos, sino el agradecimiento el que nos hace felices.

Siempre hay algo que agradecer.

No se como va tu año, no se como va tu día. Lo que si sé es que hay un Dios que nos guarda, nos cuida y hace provisión todos los días. Seamos agradecidos y vivamos felices. La felicidad no depende de lo que tenemos, sino con quién podemos contar en nuestras vidas. Te aseguro que son más las bendiciones que los fracasos, el simple hecho de hoy estar de pies ya es una bendición.

Ánimo, con Dios todo es posible.

Reglas del día

5 (100%) 1 vote

Camina 30 minutos cada día, sonriendo.

Medita 10 minutos cada día, en silencio.

Al despertar, pídele a Dios ayuda en tus propósitos.

Ten buen humor la mayor parte del día, alegra a los demás.

No participes de conversaciones negativas, cambia el tema.

Enfrenta con determinación y optimismo los desafíos diarios, de eso se trata la vida.

Agradece a Dios cada noche, por los logros del día.

Él héroe del día.

Califica esta frase

El padre del niño continuó diciendo: ‘Yo creo que cuando un niño como Herbert, física y mentalmente discapacitado, viene al mundo, una oportunidad de ver la naturaleza humana se presenta, y se manifiesta en la forma en la que otras personas tratan a ese niño’.

Entonces contó que un día caminaba con su hijo Herbert cerca de un parque donde algunos niños jugaban baseball. Herbert le preguntó a su padre:
-‘¿Papá, tu crees que me dejen jugar?’

Su padre sabía que a la mayoría de los niños no les gustaría que alguien como Herbert jugara en su equipo, pero el padre también entendió que si le permitían jugar a su hijo, le darían un sentido de pertenencia muy necesario y la confianza de ser aceptado por otros a pesar de sus habilidades especiales.

El padre de Herbert se acercó a uno de los niños que estaban jugando y le preguntó (sin esperar mucho) si Herbert podría jugar.

El niño miró alrededor por alguien que lo aconsejara y le dijo: Estamos perdiendo por seis carreras y el juego esta en la octava entrada. Supongo que puede unirse a nuestro equipo y trataremos de ponerlo al bate en la novena entrada’.

Herbert se desplazó con dificultad hasta la banca y con una amplia sonrisa, se puso la camiseta del equipo mientras su padre lo contemplaba con lágrimas en los ojos por la emoción.

Mientras Herbert se sentaba entre el grupo de los que esperaban su posibilidad de jugar, su padre lo contemplaba. Los otros chicos notaron algo muy evidente: la felicidad del padre cuando su hijo era aceptado.

Al final de la octava entrada, el equipo de Herbert logró anotar algunas carreras pero aún estaban detrás en el marcador por tres.

Al inicio de la novena entrada, Herbert se puso un guante y jugó en el jardín derecho.

Aunque ninguna pelota llegó a Herbert, estaba obviamente extasiado solo por estar en el juego y en el campo, sonriendo de oreja a oreja mientras su padre lo animaba desde las graderías.

Al final de la novena entrada, el equipo de Herbert anotó de nuevo. Ahora con dos ‘outs’ y las bases llenas la carrera para obtener el triunfo era una posibilidad y Herbert era el siguiente en batear.

Con esta oportunidad, ¿dejarían a Herbert batear y renunciar a la posibilidad de ganar el juego? Sorprendentemente, Herbert estaba al bate.

Todos sabían que un solo ‘hit’ era imposible por que Herbert no sabía ni como agarrar el bate correctamente, mucho menos pegarle a la bola.

Sin embargo, mientras Herbert se paraba sobre la base, el ‘pitcher’, reconoció que el otro equipo estaba dispuesto a perder para brindarle a Herbert un gran momento en su vida, se movió unos pasos al frente y tiró la bola muy suavemente para que Herbert pudiera al menos hacer contacto con ella.

El primer tiro llegó y Herbert abanicó torpemente y falló.

El ‘pitcher’ de nuevo se adelantó unos pasos para tirar la bola suavemente hacia el bateador.

Esta vez Herbert abanicó y golpeó la bola tan suavemente que ésta cayó justo enfrente del ‘pitcher’.

El juego podría haber terminado. El ‘pitcher’ podria haber recogido la bola y haberla tirado a primera base.

Herbert hubiera quedado fuera y habría sido el final del juego. Pero, el ‘pitcher’ tiró la bola muy alto sobre la cabeza del niño en primera base, fuera del alcance del resto de sus compañeros de equipo.

Todos los espectadores en las graderías y los jugadores de ambos equipos empezaron a gritar ‘Herbert corre a primera base, corre a primera’ nunca en su vida Herbert había corrido esa distancia, pero logró llegar a primera base. Corrió justo sobre la línea, con los ojos muy abiertos y sobresaltado.

Todos gritaban, ‘¡Corre a segunda, corre a segunda!’. Herbert, recobrando el aliento, corrió con dificultad hacia la segunda base.

Para el momento en que Herbert llegó a segunda base el niño del jardín derecho tenia la bola. Era el niño más pequeño en el equipo y sabia que tenia la oportunidad de ser el héroe del día. Sólo tendría que tirar la bola a segunda base, pero había entendido las intenciones del ‘pitcher’ y la tiró demasiado alto, por encima de la cabeza del niño en tercera base.

Herbert corrió a tercera base mientras que los corredores delante de el hicieron un circulo alrededor del ‘home’.

Cuando Herbert llegó a tercera, los niños de ambos equipos, y los espectadores, todos, estaban de pie gritando ‘¡corre a ‘home’! corre’.

Herbert corrió al ‘home’, se paró en la base con sus brazos en alto, rebosando felicidad, giró la cabeza mirando a su padre… mientras (cosa extraña) los jugadores de ambos equipos lo vitoreaban y abrazaban como el héroe que bateó el ‘grand slam’ y ganó el juego para su equipo. ‘Ese día’, dijo el padre con lágrimas bajando por su rostro, ‘los niños de ambos equipos se confabularon dándole a este mundo una muestra de verdadero amor y humanismo’.

Herbert no sobrevivió otro verano. Murió ese invierno, sin olvidar nunca haber sido el héroe y haber hecho a su padre muy feliz, haber llegado a casa y ver a su madre llorando de felicidad y ¡abrazando a su héroe del día!