Mi ángel en el cielo

Califica esta frase

Un día llegué al hospital muy temprano y encontré a mi pequeña ángel sola en la habitación.

Pregunté por su madre.

La respuesta que recibí, aún hoy, no consigo contarla sin experimentar una profunda emoción.
— Tío, me dijo ella — a veces mi madre sale del cuarto para llorar a escondidas en el pasillo…
Cuando yo muera, creo que ella va a sentir mucha nostalgia.
Pero, yo no tengo miedo a morir, tío. ¡Yo no nací para esta vida!
Le pregunté: — ¿Y qué es la muerte para ti, querida mía?
– Escucha, tío, cuando la gente es pequeña, a veces, nos vamos dormir a la cama de nuestro padre,
y al día siguiente nos despertamos en nuestra propia cama.
(Recordé a mis hijas, en la época en que eran niñas de 6 y 2 años, con ellas yo hacía exactamente igual)
– Un día yo me dormiré y mi Padre vendrá a buscarme.
Me despertaré en la casa de Él, ¡en mi verdadera vida!
Me quedé estupefacto, no sabía qué decir.
Me impactó la madurez, el sufrimiento había acelerado la visión y la espiritualidad de aquella niña.
– Y mi madre me recordará con nostalgia – añadió ella.
Emocionado, conteniendo una lágrima y un sollozo, le pregunté:
– ¿Y qué significa la nostalgia para ti, querida mía?
– ¡La nostalgia es el amor que permanece!
Mi angelito ya se fue hace muchos años.
Pero me dejó una gran lección que ayudó a mejorar mi vida, a intentar ser más humano y cariñoso con mis pacientes, a revisar mis valores.
Cuando la noche llega, si el cielo está limpio y veo una estrella, para mí es “mi ángel “, que brilla y resplandece en el cielo.
Imagino que ella es una estrella fulgurante en su nueva y eterna casa.
Gracias angelito, por la vida bonita que tuve, por las lecciones que me enseñaste, por la ayuda que me diste.
¡Qué bueno que existe la nostalgia!
El amor que queda es eterno.

La gente asertiva

Califica esta frase

La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de ser tratados con respeto. Valoran a los demás tanto como a sí mismos. Sienten que las relaciones personales se dañan cuando uno trata de controlar a los demás a través de la culpa, la hostilidad o la intimidación.

Los individuos que degradan a los otros también se degradan a sí mismos. La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de promover su dignidad y su respeto propio, en tanto que en el proceso no violen los derechos de los otros.

La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de defenderse. Considera que cuando uno tiende frecuentemente a posponer sus derechos o renuncia a ellos, los demás se aprovechan.

Cuando los individuos expresan sus sentimientos y pensamientos verdaderos directa y adecuadamente, todo el mundo se beneficia. La gente asertiva anima a los demás a expresar sus ideas.

De hecho cree que el no permitir que los demás conozcan los pensamientos de uno es una forma de egoísmo, pues las relaciones personales sólo pueden ser significativas cuando las personas comparten abiertamente sus ideas.

La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho a expresar sus opiniones respecto a la manera en que la conducta de los demás les afecta.
Al verbalizar su percepción del comportamiento de las otras personas, el individuo asertivo permite a los demás conocer su posición y les da la oportunidad de cambiar.

El no comunicar a la gente lo que uno piensa es tan desconsiderado como no escuchar sus pensamientos e impresiones. Las personas asertivas consideran que los individuos tienen el derecho de expresar sus necesidades.

Cuando alguien se siente humillado, hecho a un lado, maltratado o indignado, la gente asertiva cree que ese alguien tiene el derecho de tratar de rectificar la situación y de buscar una satisfacción personal.

Al permitir que los otros conozcan sus propias necesidades, la gente asertiva se siente bien consigo misma y se respeta tanto como la respetan los demás. La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de tomarse el tiempo suficiente para analizar los problemas pidiendo información y cambiando de opinión cuando sea necesario.

Este tipo de gente es receptiva a nuevas formas de pensar y no busca respuestas ligeras o mágicas para resolver problemas intrincados.

La gente asertiva cree que los individuos tienen el derecho de decidir si cambian o no su conducta para complacer a los demás, y el derecho de decir “no” sin sentirse culpables. Quieren agradar a los demás pero se decepcionan si no lo logran.

La gente asertiva incluso, cree que los individuos tienen el derecho de no afirmarse en ocasiones. Las personas tienen la libertad de establecer sus prioridades, de cometer errores, de sufrir las consecuencias y de ser en última instancia los jueces de sus propias acciones.

La clave para desarrollar la conducta asertiva responsable, es percatarse de estos derechos y aceptarlos. Aunque los derechos tienen limitaciones y conllevan responsabilidades, la aceptación de los derechos asertivos es crucial para el proceso de expansión de las posibilidades humanas.