En nuestras manos está la maravillosa posibilidad de elegir la clase de vida que queremos vivir.

Califica esta frase

Hay dos clases de silencio: uno que asfixia y ahoga, otro que oxigena, equilibra y armoniza…
Hay dos clases de cansancio: uno tedioso y estéril, otro lleno de sentido, rico y fecundo…
Hay dos clases de soledad: una que hasta “acompañada” destruye,  otra que «sola o  acompañada», edifica,  plenifica y ¡revive!…
Hay dos clases de trabajo: uno que esclaviza y mutila, otro que vivifica, ilumina y libera…
Hay dos clases de risa: una que ofende y agrede, otra que alegra, entusiasma y reanima…
Hay dos clases de mirada: una que degrada y mutila, otra que enaltece, reconforta  y sublima…
Hay dos clases de relaciones: unas que aniquilan y envilecen, otras que logran el ‘milagro’ de hacer surgir lo mejor de nosotros mismos…

…¡En fin!, en la vida hay «dos clases» de todo o de casi todo y cada uno de nosotros, desde el fondo de nuestros corazones, sabemos con qué ‘clase’ de realidad decidimos Vivir.…

La vida no se nos da ‘de una vez’ y para siempre…  La vida se nos da cada día, cada minuto, ‘cada instante’…

¡En nuestras manos está la maravillosa posibilidad de elegir la «clase» de vida que queremos vivir…!

Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente pierda la esperanza.

Califica esta frase

Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente pierda la esperanza.
Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio.
Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan.
Voy a seguir hablando de paz, aún en medio de una guerra.
Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad.
Y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha.
Y seguiré gritando, aún cuando otros callen.
Y dibujaré sonrisas, en rostros con lágrimas.
Y transmitiré alivio, cuando vea dolor.
Y regalaré motivos de alegría donde solo haya tristezas.
Invitaré a caminar al que decidió quedarse. y levantaré en brazos, a los que se han rendido.
Porque en medio de la desolación, habrá un niño que nos mirará esperanzado.
Y aún en medio de una tormenta, por algún lado saldrá el sol.
Y en medio del desierto crecerá una planta.
Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que nos sonría y una mariposa que nos brinde su belleza

El maestro verdadero es el que alienta y estimula.

Califica esta frase

El maestro verdadero es el que alienta y estimula:

• La posibilidad de ser diferente.
• El deseo de explorar lo desconocido.
• El valor de valores y opiniones.
• Las ganas de soñar otros mundos.
• La resiliencia al errar.
• El autoconocimiento.
• La lucha por la libertad.
• El derecho a la felicidad.
• La búsqueda de la belleza.

Cinco hechos innegables de la vida.

Califica esta frase

Cinco hechos innegables de la vida: 

1. No eduque a sus hijos para que sean ricos. Educalos para ser felices. Entonces, cuando crezcan, sabrán el valor de las cosas, no el precio. 
2. Las palabras más premiadas en Londres ... "Come tu comida como tus medicinas. De lo contrario, tienes que comer medicinas como tu comida". 
3. Los que te aman nunca te dejarán por otro porque incluso si hay 100 razones para renunciar, él o ella encontrará una razón para aferrarse. 
4. Hay una gran diferencia entre un ser humano y ser humano. Solo unos pocos lo entienden realmente. 
5. Eres amado cuando naces. Serás amado cuando mueras. En el medio, ¡tienes que manejártelas!

Nota: Si solo quieres caminar rápido, ¡camina solo! Pero si quieres caminar lejos, ¡camina juntos!

9 hábitos dañinos para el cerebro

Califica esta frase

9 hábitos dañinos para el cerebro:

  1. Acostarse a dormir muy tarde.
  2. Alto consumo de azúcar, panes y pastas.
  3. Consumir exceso de carnes rojas.
  4. Evitar salir y encerrarse en su casa.
  5. No participar en actividades grupales.
  6. Dejar de frecuentar a sus amigos.
  7. No hacer nuevas amistades.
  8. Estar quejándose de todo.
  9. Ser demasiado rutinario.
  10. Dar por verdadero lo que no sabes si es cierto.

Debes vivir feliz.

Califica esta frase

Ninguno de nosotros tiene muchos años para vivir.
No podemos llevarnos nada cuando nos vayamos.
Debemos ser ahorrativos pero sin sacrificar nuestro bienestar.
Gasta el dinero que deba ser gastado, disfruta lo que deba ser disfrutado, dona lo que te sea posible.
No te preocupes de lo que pasará cuando te hayas ido, no sentirás si te alaban o te critican.
El tiempo para disfrutar la vida es este y la riqueza que tan difícilmente ganaste, ¡debes gozarla!
No te preocupes de más por tus hijos, porque ellos tendrán su propio destino y encontrarán su propio camino.
Cuídalos, ámalos, consiéntelos y disfrútalos.
La vida tiene mucho más, que trabajar desde la cuna hasta la tumba.
No esperes mucho de tus hijos.
Los hijos que se preocupan por sus padres, también están ocupados con sus trabajos, sus compromisos y su propia vida.
No intercambies salud por riqueza trabajando de más, no sea que caves una temprana sepultura.
De mil hectáreas sembradas de arroz, sólo puedes consumir 1/2 taza diaria;
de mil mansiones, sólo necesitas un espacio de 8 metros cuadrados para descansar por las noches.
Siempre y cuando tengas suficiente alimento y dinero para gastar, no necesitas más.
Debes vivir feliz.
Cada familia tiene sus propios problemas.
No te compares con otros midiendo tu fama o estatus social, o para ver los hijos de quién tienen más éxito.
En lugar de éso, ayuda e invita a otros a que logren felicidad, salud, gozo, calidad de vida y vivir más tiempo.
Acepta las cosas que no puedes cambiar, si te preocupas demasiado puedes estropear tu salud.
Debes crear tu propio bienestar y encontrar tu propia felicidad.
Mantén un buen estado de ánimo, buena disposición, haciendo cosas que te diviertan y alegren diariamente, así vivirás días felices.
Un día sin felicidad, es un día que pierdes.
Un día vivido felizmente, es un día ganado.
Teniendo buen ánimo, la enfermedad se curará.
Teniendo un espíritu alegre, la enfermedad se curará más rápido.
Manteniendo muy en alto el ánimo, siempre con alegría, la enfermedad nunca se acercará.
Con un buen carácter, adecuado ejercicio, alimentos sanos y un consumo razonable de vitaminas y minerales, se espera que tengas muchos años de vida saludable y placentera.
Aprende a apreciar la bondad en todo… familia, amigos…..
ellos te harán sentir joven, revivir los buenos momentos, los pasajes interesantes de tu vida.
En la vida quien pierde el techo, gana las estrellas.
A veces pierdes lo que querías, pero conquistas lo que nunca imaginaste.
Aprovecha cada minuto de tu vida.
No te fijes en la apariencia, porque ésta cambia con el tiempo.
No busques a la persona perfecta, porque no existe.
Más busca, por encima de todo, a alguien que sepa tu verdadero valor.
Ten tres amores: tú, la familia y los amigos.